40 principios por el derecho humano a la comunicación

comunicación manosObservatorio / 40 principios para garantizar la diversidad y el pluralismo tanto en la radio como en la televisión presentará la Asociación Mundial de Radios Comunitarias, el próximo 29 de octubre, en una audiencia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH.  

LA CIDH es junto a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, con sede en San José, Costa Rica, uno de los dos organismos más importantes de promoción de estos derechos en las Américas. De funcionamiento autónomo, está integrado por siete miembros elegidos por la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos, OEA. Tiene entre sus atribuciones observar la vigencia de los derechos humanos en los Estados miembros, entre los que se encuentra Chile, y cuando lo considera conveniente publica informes especiales sobre la situación en un estado en particular. Ante la violación flagrante de un derecho humano fundamental puede someter los casos a la jurisdicción de la Corte Interamericana y actuar  frente a la Corte en dichos litigios.

El programa de legislación y derecho a la comunicación se ese organismo que agrupa a emisoras de la comunidad de nuestra región y el Caribe, Amarc-Alc, se planteó como objetivo central  al redactar el documento que recibirá la CIDH, defender el derecho de las personas a acceder a medios de comunicación diversos y plurales y, en términos más precisos, servir de guía para que cada país integrante de la comisión promueva normas y reglamentaciones que regulen las concesiones radiales y televisivas, velando por el acceso equitativo a las mismas y evitando cualquier apropiación monopólica de ese espacio por el cual transitan las señales de radio y TV.

El presentar estos principios ante una comisión de Derechos Humanos se explica como una respuesta ante la tendencia a reducir el debate sobre las concesiones a un ámbito meramente técnico y no apreciarlo en su dimensión política y cultural. Más allá de las consideraciones legítimas desde el mundo de la ingeniería o de la pertinencia de discutir sobre las bondades prácticas de una determinada tecnología, como, por ejemplo, la digital que se está implementando en el sistema televisivo mundial, el legislador no debe perder de vista los derechos involucrados: el de la comunicación y la libre expresión de los ciudadanos, garantizados en tratados internacionales y suscritos por la mayoría de los países democráticos. “Estos derechos, incluido el acceso justo y equitativo a los medios de comunicación, deben protegerse y extenderse en el contexto de los rápidos cambios en las tecnologías de la información y de la comunicación” señala textualmente la introducción al documento que quedará en manos de la CIDH desde el 29 de octubre próximo.

En cada uno de los 40 puntos se abordan aspectos esenciales para el desarrollo de un sistema democrático de medios como las garantías para ejercer la libertad de opinión, la prevención de los monopolios en el sistema medial, el establecimiento de limitaciones a la cantidad de licencias televisivas y el reconocimiento y promoción de los medios comunitarios. En este último punto el documento sugiere que dicho reconocimiento al sector comunitario debe ir acompañado de “procedimientos, condiciones y políticas públicas de respeto, protección y promoción para garantizar su existencia y desarrollo”. En consecuencia, pasar de la declaración de principios generales a la búsqueda de caminos concretos que permitan la sustentabilidad legal y económica de los medios comunitarios y su permanencia y desarrollo en el tiempo.

Lea a continuación los 40 Puntos en PDF:

40_Principios_diversidad_pluralismo