A los 80 años muere Claude Chabrol, uno de los fundadores de la Nueva Ola francesa

claude chabrolFernando Zavala / El Mercurio / Experto y mordaz retratista del lado más oscuro de la burguesía, deja como indeleble legado más de 60 películas en medio siglo de carrera. Su película «El bello Sergio» (1958) marcó el punto de partida de uno de los movimientos cinematográficos más influyentes de la historia, la Nueva Ola francesa. Al mismo tiempo, de sus compañeros de generación era el que más cómodo se sentía en el «mainstream». Claude Chabrol era, según todos los que lo conocieron, un hombre afable, jovial, pero también un autor mordaz, con un manejo único del thriller . Su visión de la burguesía era siniestra. En sus películas, la clase media siempre ocultaba secretos e incluso crímenes. Por estas razones, en varios momentos se le comparó con Hitchcock, de quien era admirador confeso.

Dueño de una carrera prolífica, dirigió más de sesenta películas en cincuenta años, manteniéndose vigente hasta la actualidad: su última película, «Bellamy», se estrenó en el festival de Berlín del año pasado. Por eso, el mundo se sorprendió la mañana de ayer cuando Christophe Girard, el encargado de asuntos culturales de la municipalidad de París, anunció el fallecimiento del cineasta, a los 80 años. Las causas del deceso no fueron reveladas, aunque durante la tarde trascendió que se trataría de una falla cardíaca.

«La mujer infiel» (1968), «El carnicero» (1969), «La ceremonia» (1995) y «Gracias por el chocolate» (2000) son algunos de sus filmes más importantes.

Nacido en la capital francesa en 1930, desde muy niño demostró interés en el cine, pero su familia echó por tierra sus sueños de ser director. «Mi madre decía que el cine estaba lleno de homosexuales», dijo en 2000. Así que Chabrol se enroló en la Universidad de París para estudiar Farmacología, la profesión de su padre. Sin embargo, ya en la ciudad se metió de lleno en el movimiento cinéfilo. Entró a escribir en la icónica revista «Cahiers du Cinema» y formó parte de un posteriormente influyente círculo compuesto por Juan-Luc Godard, Francois Truffaut, Eric Rohmer y Jacques Rivette, entre otros. Cuando ellos comenzaron a hacer películas, la historia del cine cambió para siempre.

Chabrol financió parte de «El bello Sergio» con una herencia de su primera mujer, Agnès Goute, con quien estuvo casado seis años y con quien tuvo a su hijo Matthieu, compositor que desde los 80 trabajó junto a su padre en la mayoría de sus filmes. Su ópera prima le reportó aplausos, premios y la posibilidad de una carrera. Durante el rodaje de su segunda película, «Les cousins» (1959), conoció a la actriz Stéphane Audran, con quien se casó en 1964 y que fue su musa por más de 25 películas. Después de su divorcio, en 1980, él dijo: «Mi relación con ella es mejor ahora que cuando estábamos casados. Cuando pasas día y noche con tu esposa y luego la miras a través de la cámara, es demasiado». Su tercera esposa, Aurore Paquiss, fue su supervisora de guiones desde los 50 hasta su muerte.

Sobrevivientes

La muerte de Chabrol es una dura pérdida para la Nueva Ola francesa, pero aquella generación resultó longeva. Tres de los máximos exponentes del movimiento siguen con vida: Jean-Luc Godard tiene 79 años; Jacques Rivette, 82: Alain Resnais, 88. Y todos siguen trabajando.

El mundo lamenta la pérdida

«Era la alegría de vivir misma. No acabo de creer que se haya ido. Jamás hablaba de la muerte».

Gérard Depardieu

Actor y amigo.

»De Balzac tenía la finura de su pintura social; de Rabelais, su humor y seguramente también su truculencia. Pero era sobre todo él mismo, tanto en sus películas como en su vida»

Nicolas Sarkozy

Presidente de Francia.

»Demostró una tremenda comprensión y cariño por ‘Taxi para tres’ y logró captar perfectamente la película. Tengo un recuerdo imborrable de él, muy inteligente, muy afable y sensible».

Orlando Lübbert

Director

Chabrol fue presidente del jurado del Festival de Cine de San Sebastián de 2001, que ganó el filme chileno.

»Él se debe estar riendo de su propia muerte. Ponía mucho humor y corazón en todos sus filmes. No era un

cineasta que lloriqueara».

Claude Lelouch

Cineasta.

Las películas esenciales de un maestro

«EL BELLO SERGIO» (1958)

Con la evidente influencia de Alfred Hitchcock, Chabrol fue aplaudido por la crítica con esta cinta en la cual Jean-Claude Brialy es un hombre que regresa a su pueblo luego de una larga ausencia. Allí se reencuentra con un amigo de juventud, Serge (Gérard Blain), quien se ha convertido en un ser amargado, debido la reciente pérdida de un hijo.

«LES COUSINS» (1959)

Cinta que cuenta la conflictiva relación entre dos primos y compañeros de departamento, Charles y Paul. Mientras el primero es un ingenuo joven que llega a París a estudiar derecho, el segundo es un hombre desencantado de la vida. El choque ocurre cuando Charles se enamora de una amiga de Paul. Cinta que ganó el IX Festival de Cine de Berlín.

«LA MUJER INFIEL» (1969)

Michel Bouquet es un hombre que sospecha que su mujer (Stéphane Audran) le es infiel. Para salir de dudas contrata a un detective privado que confirma sus temores. El amante es un escritor, a quien asesina. En 2002 el norteamericano Adrian Lyne hizo un alabado remake de esta cinta, «Infidelidad», protagonizado por Richard Gere y Diane Lane.

«EL CARNICERO» (1970)

Audran es Helene, una bondadosa profesora que ama su trabajo y a sus alumnos. Durante una boda conoce al carnicero Popaul (Jeane Yanne), de quien cominza a sospechar que podría tratarse de un asesino en serie. Cuenta la leyenda que el propio Alfred Hitchcock habría señalado que ésta es una de las pocas películas que él habría deseado hacer.

«GRACIAS POR EL CHOCOLATE» (2000)

Con siete películas juntos, Isabelle Huppert, debe algunos de sus mejores momentos en cine a Chabrol. En éste, uno de sus trabajos más populares, ella es la heredera de una empresa chocolatera que acaba de casarse por segunda vez con el mismo hombre, un pianista (Jacques Dutronc).