Anatel dice que señales abiertas seguirán siendo gratuitas

Observatorio / El presidente de la Asociación Nacional de Televisión Bernardo Donoso, asegura en una editorial del diario La Tercera, que “las señales de televisión que llegan al 100% de la población de nuestro país son y seguirán siendo gratuitas”. Seguramente lo dice en respuesta a la campaña de organizaciones ciudadanas, entre ellas el Observatorio de Medios, por la mantención de la gratuidad de la TV abierta de libre recepción. Esto porque el proyecto de ley para el tránsito a la TV digital aprobado por la Cámara de Diputados, permite que hasta un 50% de las señales que tendrán los actuales operadores producto de la digitalización puedan ser de pago. El temor que ven las organizaciones ciudadanas es que en el 50 % que se mantiene gratuito se emitan los contenidos menos valiosos reservándose los mejores para la señal de pago.

Lea la columna a continuación:

Nuestra apuesta por la TV abierta

Bernardo Donoso / La Tercera

Insistir en que la nueva ley de televisión podría poner en riesgo la gratuidad de la televisión abierta es falso, y sólo crea confusión. Las actuales señales de televisión que llegan al 100% de la población de nuestro país son y seguirán siendo gratuitas. Eso está fuera de cualquier discusión.

Distinto es considerar la posibilidad de tener otros servicios complementarios a la televisión tradicional, que permitan sustentar el proceso de digitalización que estamos viviendo. Al respecto, acaba de ingresar al Senado un proyecto que significará una revolución para la industria televisiva: la ley de TV digital.

De aprobarse este proyecto, permitirá que todos los chilenos podamos tener alta definición, lo que hoy sólo puede tener una parte de quienes cuentan con televisión de pago en sus hogares, es decir el 40% de la población. Permitirá, además, que surjan nuevos canales regionales, locales y comunitarios. Asimismo, regulará un mayor número de horas de contenido cultural y campañas de bien público.

El país entero celebra este paso, pero seamos realistas: para cumplir todas estas expectativas se requiere un marco regulatorio que permita su desarrollo. Hoy la televisión, como la conocemos, se financia a través de la inversión publicitaria, la cual se ha mantenido estancada durante los últimos cinco años. La evidencia internacional da cuenta de que la implementación de la televisión digital no produce mayores ingresos, situación que se torna crítica cuando en Chile queremos digitalizar la actual red de transmisión.

Por eso, en mercados como EEUU y Europa han regulado la retransmisión que hacen los operadores de pago, cable o satélite, de la señal de la televisión abierta (must/may carry) permitiendo de este modo reconocer los derechos que tienen los canales sobre sus contenidos. Hoy en Chile pagan por los contenidos que provienen del extranjero, no así por los nacionales. ¿Por qué pagan por unos y no por otros, cuando les cobran a las personas por ambos?

De modo similar, países como Suecia, España, Inglaterra y Francia han permitido la televisión de pago a través del espectro radioeléctrico que usa la TV abierta. En Chile, una medida así permitiría aumentar la competencia en un mercado tan concentrado como éste, generando más alternativas y de menor costo para acceder a los contenidos de televisión de pago, favoreciendo a todos los potenciales consumidores.

Cumplir a cabalidad con el desafío que implica la digitalización de la TV en Chile requiere que la actual industria televisiva contribuya activamente en esta tarea. Entendiendo por industria a los productores, artistas, trabajadores, periodistas, y todos aquellos que le han dado vida y sentido a la televisión por medio siglo. Podemos hacerlo. Y para ello es esencial que se respeten los actuales plazos de las concesiones que rigen este mercado. Cambiarlos introduciría un detrimento de un actual derecho, procedente de la propia Constitución, además de un riesgo en la continuidad de esta industria.

Creemos firmemente que la discusión de la ley debe ser amplia. Tenemos experiencia que aportar y la esperanza de que lograremos que nuestro país tenga más y mejor TV.