Aprobada ayer capitalización de TVN en el Senado. Falta aprobación de la Cámara y que el canal estatal inicie una seria reflexión sobre su rol

En El Mostrador / 7 noviembre 2017
Los US$ 47 millones que se inyectarán desde el Presupuesto, eran esenciales para la continuidad de la señal pública. El Gobierno, luego de intensas gestiones que incluyeron un protocolo de acuerdo con la oposición, consiguió los votos que no tenía.

A las 18 horas, el presidente del Senado, Andrés Zaldívar, anunció que se despachaba a la Cámara de Diputados el proyecto que perfecciona la ley que rige a TVN. La iniciativa fue aprobada luego de un extenso debate y de intensas negociaciones hace al menos dos semanas y en que el Gobierno desplegó con éxito el lobby necesario para conseguir los votos que se necesitaban. Por eso, después del anuncio de Zaldívar, se escucharon aplausos desde las tribunas y la ministra de la Secretaría General de Gobierno, Paula Narváez, se abrazó con el titular de la Segpres, Gabriel de la Fuente.

Ciertamente el proyecto tenía dos nudos importantes. El primero, respecto de la implementación de una señal en TVN sin publicidad que se concentre en programas culturales, científicos e infantiles. Esta puesta en marcha, según los datos entregados durante la discusión, costará casi US$18 millones. La iniciativa se aprobó por 21 votos a favor, 12 en contra y 1 abstención.

Las intervenciones de los parlamentarios representantes de las distintas bancadas, estuvieron marcadas por dos extremos. En la oposición se encargaron de poner en duda la forma en que se van a usar el dinero, en el contexto de la administración reciente del canal que le ha generado millonarias pérdidas, que a junio de este año acumulaban una cifra de $51 mil millones. Esto, a pesar de que los parlamentarios de oposición reconocieron su compromiso con la “televisión pública”.

Por el lado del oficialismo, los senadores insistieron en que por parte de la derecha existe una estrategia para privatizar el canal y, como parte de ella, se oponen a la capitalización. “Ahora la derecha nos dice que no debemos tener un canal cultural (…). Los mismos que están acá aprobaron la TV digital y le están diciendo a TVN que no podrían contar con una señal cultural e infantil (…). Aquí hay una agenda encubierta, quieren debilitar TVN, porque no quieren beneficiar a la TV pública. Esto afectará a los trabajadores, es una irresponsabilidad”, dijo el senador PPD Felipe Harboe.

Por su parte, el senador Carlos Montes (PS) apuntó también a la administración del canal durante el Gobierno anterior. “Es sabido que la señal sufrió distintos embates durante la administración Piñera. En esta ocasión, la derecha ha apuntado sus dardos contra la nueva señal cultural, eje del proyecto de modificación”, señaló.

En la vereda de enfrente se lamentaba el senador UDI, Hernán Larraín: “Ha habido una actuación irresponsable del Senado, porque estamos votando la capitalización para salvar un canal, pero a la vez estableciendo las condiciones para un déficit permanente. Hemos pedido, por responsabilidad, que se postergara la entrada en vigor del canal cultural de manera de, primero, salvar a televisión nacional y, luego, tener la televisión pública que todos los chilenos queremos. Pero el capricho político es más importante que el buen uso de los recursos. Lo que hemos hecho es consagrar un déficit permanente”, expresó.

Por su parte, el senador RN Andrés Allamand aseguró que “todos somos partidarios y valoramos la existencia de una TV pública, pero existe divergencia con el estado actual de TVN. No es novedad que el canal está quebrado. (…). Pedimos un compromiso del directorio para ser responsable con la entrega de recursos y nos indiquen cómo se gastaría la plata, pero fracasó. Con respecto al canal cultural, lo lógico sería que quede condicionado”, dijo.

Otro nudo era la aprobación de los US$47 millones para enfrentar las pérdidas y solventar el canal que ya no tenía liquidez para pagar los sueldos en los próximos meses.

Esta parte esencial se aprobó también por 19 votos a favor, ninguno en contra y 7 abstenciones. De esta manera, el ministro de Hacienda está autorizado para que, mediante uno o más decretos, aplique un monto total de hasta $47.000.000. de dólares, los que se financiarán con activos financieros disponibles en el Tesoro Público. Dicho aporte extraordinario de capital estará destinado a financiar exclusivamente los proyectos de inversión que se identifiquen y solo podrá ser entregado una vez que la empresa informe al Ministerio de Hacienda el Presupuesto de Inversiones.

Otro cambio importante es la facultad que se entregó a la Contraloría para fiscalizar a TVN como a las otras empresas del Estado.

Termina así la agonía para el canal público, la que estuvo acompañada de una fuerte campaña en redes sociales, impulsada por trabajadores y celebridades de la estación con el hashtag #tvnimporta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *