Argentina adopta la norma japonesa de TV digital

internet-ChinaEl sistema ya fue incorporado por Brasil y Perú, mientras que México apostó por el estadounidense ATSC y Colombia, Panamá y Uruguay por el europeo DVB. El estándar japonés para la televisión digital se ganó hoy un nuevo cliente latinoamericano, Argentina, y empató así con uno de sus competidores, el sistema europeo, que hasta ahora llevaba la delantera en esta región de unos 400 millones de habitantes.

Antes que Argentina, Brasil y Perú optaron por la norma japonesa ISDB-T, mientras que México apostó por la estadounidense ATSC y Colombia, Panamá y Uruguay por la europeo DVB.

Por ahora son solo estos siete países latinoamericanos los que han decidido ya su herramienta para la era de la TV digital, que arrancará tras el “apagón” del actual sistema analógico que, para Estados Unidos y la Unión Europea, ocurrirá en no más de cuatro años.

La Secretaría de Comunicaciones argentina, en una resolución publicada hoy en el Boletín Oficial del Estado, formalizó la decisión de adoptar el estándar denominado ISDB-T (Integrated Services Digital Broadcasting Terrestrial) como base para el Sistema de Televisión Digital local.

Está previsto que hoy mismo la presidenta argentina, Cristina Fernández, anuncie en la ciudad de Bariloche, junto a su colega brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, que Argentina se suma a los países con esa norma.

La resolución argentina tuvo en cuenta un informe técnico de la Universidad de San Martín, según el cual “los principios del estándar ISDB-T, con sus mejoras introducidas y disponibles, resultan los adecuados para la creación y posterior implementación del Sistema Argentino de Televisión Digital Terrestre”.

Un elemento a favor de la norma japonesa, que en realidad es también es de Brasil, pues ese país fabrica la tecnología necesaria, es, según Argentina, que brinda mayores posibilidades de fabricar localmente algunas de las partes para los artefactos.

Argentina fue en realidad un pionero en decidir cuál iba a ser su estándar para disfrutar de una televisión con una calidad de imagen comparable a la de un DVD y una señal a prueba de interferencias.

En 1998, siendo presidente Carlos Menem, anunció la adopción del estándar estadounidense. Era la época de las “relaciones carnales” con EE.UU., como las bautizó el entonces canciller argentino, Guido di Tella.

Sin embargo, una organización no gubernamental, el Consejo de TV Digital, pidió a la justicia anular esa decisión, por considerar que se había adoptado a partir de supuestos tecnológicos falaces y sin consultar a la sociedad civil.

La justicia nunca se pronunció sobre el asunto, pero en el año 2000 el Gobierno de Fernando de la Rúa dio marcha atrás a la adopción del estándar estadounidense.

Con la resolución publicada hoy en el boletín oficial por la Secretaría de Comunicaciones se anula definitivamente la resolución de 1998.

Perú fue el anterior país que se sumó al club de los adelantados. El pasado viernes firmó un convenio para implementar el estándar japonés-brasileño para la televisión digital, que se prevé que comenzará a operar en ocho de sus ciudades en 2015.

Aunque la transición es lenta, ya ha habido algunas experiencias piloto.

En diciembre de 2007, Brasil comenzó con transmisiones digitales de prueba en Sao Paulo, mientras que Uruguay lanzó en 2008 el servicio de televisión digital para teléfonos móviles, como un proyecto piloto.

En México, según la página web de la Secretaría de Comunicaciones y Transporte, se estableció “un calendario de transición para que las diferentes estaciones del país inicien y consoliden transmisiones digitales”, con el fin de que en 2021 sean las únicas.

La Comisión Nacional de Televisión de Colombia planea que dentro de dos años el 25 por ciento de los usuarios esté conectado al nuevo sistema y que en diez años se haya completado la transición.

En Chile, estaba previsto que se hiciera el anuncio en marzo de 2008, pero por razones no explicadas se retrasó indefinidamente.

Para la Superintendencia de Telecomunicaciones de Bolivia, el sistema de la televisión digital todavía es un proyecto de muy largo plazo, sin fechas definidas para tomar una decisión, y lo mismo pasa con el Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones (Indotel).

Ecuador aún no se decide por una de las tres plataformas y advirtió a los ciudadanos de que no es conveniente comprar aparatos de TV digitales, pues podrían no servir para la norma que finalmente se elija.

El pasado 27 de mayo, la Unión Europea volvió a reunirse con el Gobierno ecuatoriano para negociar la oferta de su estándar de televisión digital, sin embargo, días antes el presidente Rafael Correa había indicado que estudia apoyar el estándar japonés-brasileño.

“En principio, nosotros quisiéramos apoyar a un hermano latinoamericano como Brasil, que es el que produce la tecnología para ese sistema de televisión digital”, comentó el mandatario.

En Venezuela, el Gobierno descartó la opción estadounidense y efectuó pruebas piloto en agosto y septiembre de 2007 con las plataformas europea y japonesa.

Al respeto, el presidente venezolano, Hugo Chávez, afirmó el pasado 9 de agosto que su Gobierno está en la fase final de las negociaciones con Brasil y Japón para “instalar el sistema más avanzado de televisión digital” en Venezuela.

En Paraguay la Comisión Nacional de Comunicaciones (Conatel) emprendió un proyecto dividido en tres fases, sin fechas concretas, para implantar la TV digital.

Panamá aprobó el pasado 12 de mayo un decreto ejecutivo para la implementación de la norma europea, y en los países de Centroamérica el asunto no ha ocupado por ahora la atención de los Gobiernos.

Por su parte, Cuba creó una comisión técnica para estudiar la implantación en la isla de la televisión digital, proceso que puede durar unos 15 años.

EFE