Arturo Arriagada: “Donde menos se habla de medios es en los medios”

Desde sitio Puroperiodismo.

Junto a Patricio Navia coeditó Intermedios. Medios de comunicación y democracia en Chile (Ediciones UDP 2013), un libro que aborda las relaciones entre política, ciudadanía y audiencia en nuestro país. Con Arriagada conversamos de los encuentros y desencuentros de la academia y los medios, distancia que esta publicación intenta subsanar.

arturo arriagada

 

Arturo Arriagada es sociólogo y periodista de la UDP, universidad donde actualmente se desempeña como académico e investigador, y también es PhD (c) en Sociología de la London School of Economics and Political Science. Su área de interés es la comunicación política y la relación entre cultura y tecnologías digitales. No sólo publica en revistas especializadas: también colabora en medios como Qué Pasa, el diario El Mostrador y, hace poco, en el suplemento “Tendencias” de La Tercera, con una entrevista a Sam Ford, coautor del libro Spredeable Media.

Esta entrevista es hiperfocalizada: la propuesta de Intermedios, el libro que coeditó junto a Patricio Navia. De ahí se desprenden preguntas sobre las audiencias y el empoderamiento, la mixtura de academia y periodismo, y el vínculo entre democracia y la calidad de los medios de comunicación.

 

Transcripción de entrevista:

[1:45] ¿Hay algún fenómeno, discusión o contexto que tú crees que gatilla la idea de este libro? El desarrollo tecnológico en primer lugar llevado al contexto de Chile, el papel que tienen los medios en la vida cotidiana de las personas, también llevado a Chile o visto desde Chile, y hacer un análisis con datos de Chile. Yo creo que esos son los tres temas que se ensamblan y dan vida a un libro como este. Bueno, se habla de los medios, se habla de las tecnologías, se habla del periodismo, se habla de la relación medios-democracia, etc., pero cuesta encontrar un libro que documente el caso respecto de lo que ocurre en Chile. Con Patricio [Navia] veníamos trabajando hace harto tiempo juntos estos temas, haciendo investigaciones con nuestros datos también, con distintas encuestas por ejemplo. Y yo también venía haciendo una discusión de los distintos temas que aparecen en estas relaciones entre medios, política, audiencias, democracia, ciudadanos, consumidores, en distintas columnas y en el sitio. Claro, lo más importante era hacer un libro de estos temas, pero hecho en Chile y que hablara de lo que ocurre en Chile y, al mismo tiempo, que propusiera también una mirada de académicos jóvenes, de gente que también responde a la novedad de estos temas, gente que recién está partiendo una carrera académica, que ha hecho investigación y que habla de un tema que es poco hablado. Al final hablar de medios donde menos se habla es en los medios. Y hablarlo y analizarlo desde el caso chileno y con un trabajo empírico, de lo que ocurre en Chile.

[4:21] Al pensar en esta idea has recalcado ojalá a través de este libro trasladar la discusión a lo que sucede en Chile, ¿tenías un trabajo similar en mente? ¿Alguna obra que haya abordado el mismo tema o que tuviera una aproximación que pudiera servir de guía? Personalmente hay un libro que se llama Mediated Politics, que lo editó Lance Bennett con Robert Entman que son de la Universidad de Washington. Ellos convocaron a una serie de académicos a hacer estudios sobre distintas dimensiones que tenían que ver con la relación medios, ciudadanos, democracia, nuevas tecnologías, etc. Y ese fue el primer libro que me leí cuando empecé a hacer un máster. Ese libro fue como la primera guía, fue como “ah, mira, hay un formato que lo encontraba interesante”, porque me gustaba la idea y con Patricio conversábamos harto al respecto de invitar gente, distintas visiones, distintas corrientes teóricas, distintas formas de abordar preguntas con distintas aproximaciones metodológicas, y además incorporar la visión y la reflexión de la gente que hace en el día a día los medios, que son los periodistas.

[5:47] Hay algo que me llama la atención en el prólogo, que creo sintetiza muy bien las palabras claves que tiene el libro. Ustedes explican que van a analizar la interacción entre los medios, las audiencias, los ciudadanos y la democracia. ¿Qué distingue, al menos en base a lo que uno puede encontrar en el libro,a las audiencias de la ciudadanía o de los ciudadanos? Hoy en día es bien borrosa la distinción. En la medida en que uno está en Facebook hablando sobre temas de interés público o que uno considera de interés público, con amigos y con cercanos, está haciendo el doble juego: es audiencia y es ciudadano al mismo tiempo. Una de las cosas interesantes del desarrollo tecnológico y la masificación de plataformas digitales y la facilidad que puede haber hoy en día en el acceso, es que esa distinción se hace un poco más borrosa, y lo que antes era entendido como una dimensión más privada de las personas y su rol más de audiencias, hoy en día se publicita y se convierte en un insumo de conversación pública. En el momento en que se incorpora la opinión, las voces que aparecen en estas distintas plataformas, como parte de los contenidos de los medios, ahí hablar de audiencias o de ciudadanos es una cuestión bastante confusa.

[7:33] En general este es un fenómeno súper reciente. ¿Cuánta investigación hay? ¿Sientes que están haciendo un aporte, al menos en el campo de investigación acá en Chile, en esta relación audiencias-ciudadanía? Yo creo que estamos contribuyendo a poner el tema. Estamos contribuyendo a proponer distintas miradas para esa discusión teórica y metodológica, y estamos contribuyendo al estado inicial de la disciplina. La comunicación o las comunicaciones son una disciplina o una subrama de las ciencias sociales que es muy nueva; debe tener 60, 70 años. Y en el caso chileno, si uno lo piensa las entidades que podrían haberlo hecho, como las escuelas de sociología, etc., estuvieron cerradas un tiempo. Durante la dictadura no habían muchas escuelas de sociología, hay un hoyo negro en términos de investigación. Y también creo que esto es como reclamar una posición de relevancia en las mismas ciencias sociales. Las ciencias también consideran muchas veces que la comunicación y el papel de los medios, etc., son como el pariente pobre, el patito feo, no le dan mucha bola.

[9:07] ¿Eso crees que en Chile se acentúa un poco más? Sí, también. Yo creo que recién ahora, por ejemplo, se armó una asociación de investigadores en comunicación, está recién habiendo interacción entre los mismos investigadores, hay también una mayor competencia de los fondos que entrega el Estado a través de Conicyt, por ejemplo, para el desarrollo de investigación. Entonces está habiendo un movimiento donde esta investigación se está haciendo más visible y se está desarrollando con mayor frecuencia.

[9:41] Me gustaría que entremos al libro. Intermedios da la sensación, cuando uno comienza a leer los trabajos que se incluyen, que es un libro híbrido, no es un libro completamente académico; hay investigación académica pero también hay, se podría decir que en la segunda mitad del libro, una serie de entrevistas de actores que me imagino ustedes piensan que son claves para el análisis sobre los medios de comunicación, actores que están “en” los medios de comunicación. Son entrevistas bien en profundidad, extensas, donde permiten que el entrevistado se explaye como mayor propiedad. Incluso, me llama la atención que el texto sobre Ciper tiene también un tenor testimonial, ahí hay una una especie de experiencia sistematizada. ¿Ustedes planificaron un libro que tuviera un pie en las dos partes al mismo tiempo? ¿Que estuviera dialogando en los distintos tipos de discursos con los que cada campo trabajo, la academia con la investigación, los medios con su propio formato de diálogo, entrevista? Yo creo que el libro es como el resultado de la identidad de sus gestores y editores, que somos Pato y yo, y de las mismas disciplinas que se entrelazan al estudiar estos temas. No nos habría salido natural haber hecho un libro que fuera solamente investigaciones cien por ciento académicas, cuando nosotros como editores también hemos escrito de vez en cuando en medios; bueno, Pato harto más que yo. Y que tenemos ese interés de vincular mundos. Sí, fue bien deliberado, hay una decisión ahí. Quisimos involucrar a periodistas en la conversación porque nos parecía súper importante que su voz estuviera en la misma posición que la de los investigadores que hacían trabajos empíricos e investigaciones para entender las distintas relaciones entre los medios, las audiencias, etc. Y también para ver el estado de los medios en Chile, para reflexionar, romper ciertos mitos, del duopolio, de las consecuencias políticas de los medios desde un punto de vista más de esa teoría de la conspiración. Sería un poco limitado de parte nuestra haber pensado un libro que se enfocara en un ámbito cuando lo que queremos entender es un fenómeno súper complejo. Nos hacía mucho más sentido de partida no escribirlo nosotros solos, sino que plantar las bases del libro, seleccionar e invitar a la gente que terminó escribiendo e involucrar a una serie de periodistas a que reflexionaran todos desde sus distintas posiciones y diferencias y maneras de entender estas distintas relaciones.

[13:16] Para que los auditores se hagan una idea y se enganchen con el libro, algunos de los entrevistados son Fernando Paulsen, Daniel Matamala, Cony Stipicic, que es directora de radio Duna, Carolina Urrejola, Carola Fuentes, Humberto Sichel, Miguel Paz, que es el creador de Poderopedia, y Felipe Heusser, que en ese momento estaba a cargo de la Fundación Ciudadano Inteligente. Estos son periodistas reconocidos, pero uno se pregunta dónde están las personas que toman decisiones al interior de los medios. ¿Se plantearon esa posibilidad, los excluyeron de plano, es más difícil acceder a ellos o no les interesa participar en estas discusiones? Pensamos que era para otro libro, o para el Intermedios 2, porque es fundamental tener esas visiones. Pero ya incorporarlas en un solo libro, que ya es largo, es un poco complicado. Pero espero que el segundo volumen de Intermedios incorpore otros estudios  y las voces de estos actores. Por una cuestión también de cómo entendemos estas relaciones; no entendemos estas relaciones como actores desconectados entre sí, sino que un medio de comunicación es el resultado de un montón de interacciones, de formas de hacer las cosas, de visiones de mundo, background culturales de cada una de las personas que son parte de un medio, de la legislación de turno, etc. etc. Mi idea es que este libro sea una serie de volúmenes y que estén en las escuelas de periodismo y que se conviertan en un insumo también para las escuelas de periodismo en términos de tener estudios, de tener datos, y tener puntos de vista y discusión respecto a estos temas.

[15:18] ¿Y están pensando ya en una segunda publicación bajo este título Intermedios? Sí y no. Ahora estamos pensando en otro libro que tiene que ver más con cómo se constituyen distintas esferas públicas en el mundo online; pero ese es un proyecto que espero lo tengamos listo el año que viene. Y yo creo que de ahí vamos a estar en condiciones de nuevo de retomar el Intermedios, porque además lo sacamos recién, hay que darle un poco de aire y que sea parte de los programas de estudio de los cursos de periodismo, que la misma gente de las universidades lo incorpore dentro de su stock de referencia, y después de eso yo creo que podemos lanzar una versión más actualizada. Pero está en los planes de todas maneras.

[16:12] Bueno, en el Intermedios que está publicado —esperando, quizás, los que van a venir después— ustedes, o los investigadores y personas que participan en el libro, abordan temas como las encuestas de opinión pública, las cuestiones de género en los medios, y un tema que te interesa mucho a ti sobre las protestas y redes sociales, movimientos sociales. ¿Hay temas que para esta edición ustedes sienten que en este paragua de medios-ciudadanía-audiencia-democracia, se ha quedado afuera? Sí, sí. Yo creo que dentro de todo fuimos bastante… o sea no, sería injusto. Yo creo que igual tratamos de abarcar temas tradicionales o al menos abordar temáticas que podían ser de interés común pero no necesariamente nos metimos en cosas más como exploratorias, de fenómenos más nuevos quizás.

[17:16] ¿Como en qué estás pensando? Por ejemplo, a mí me habría encantado haber incorporado un capítulo que hablara del papel que juega la gente que tiene medios de comunicación… que no son medios de comunicación tradicionales, no es una versión online de La Tercera o El Mercurio, sino que es gente que habla de otros temas pero que en torno a ellos se constituye como un mercado, por decirlo así, y que construyen audiencia como, no sé, Plataforma Urbana, por ejemplo. Me hubiera encantado que ese tipo de medios hubieran sido incorporados y analizarlos de una manera en que se pensara cuál es el rol que tiene esa gente como de curadores, de gente que está diciendo lo que es bueno o lo que es malo, gente que propone mucho tema en función de sus gustos y que yo creo están cambiando un poco la lógica, o que están mucho más cercanos a cómo las audiencias se informan hoy en día. O por ejemplo, no sé, haber incorporado temas que se desprendieran de usos tecnológicos más específicos, que no estuvieran tan asociados al periodismo propiamente tal. Ponte tú Instagram, qué es lo que pasa con Instagram, o cuáles son las razones por las que la gente comparte contenido. Esos temas que no tienen que ver con el periodismo…

[18:51] Pero que también le incumben en una dimensión. Claro, de todas maneras, pero son fenómenos más sociales y más transversales. Yo creo que esos son temas que nos habría gustado, al menos a mí, meterlos. Hubo temas que quedaron fuera y que iban a ir, que eran las campañas políticas, porque no encontramos tampoco… no había un caso de estudio tan interesante para haber incorporado, porque sino era una cuestión bien histórica, era mucha más pega, para haberlo condensado en un capítulo de diez mil palabras. Teníamos más entrevistados y algunos los tuvimos que dejar afuera por una cuestión de espacio, que podían abordar esos temas. Quedará para el próximo volumen.

[19:45] Los temas que te interesan y que estás investigando son audiencias, redes sociales, tecnología, la relación que tiene con la cultura. ¿Crees que se puede hablar hoy de audiencias empoderadas? ¿Cómo lo podemos matizar? Para mí lo que más me parece interesante de esa pregunta es que uno se la debería hacer a la gente; o sea, es una pregunta que hay que contestarla empíricamente. Yo creo que uno se puede topar con sorpresas ahí, qué es lo que entiende una persona con un teléfono celular respecto del empoderamiento, cuáles son las ideas que gatilla el tener una cuenta en Twitter. Si uno ve como los usos de las distintas plataformas como Facebook o Twitter, etc., y cómo la gente en algunos casos interpela a otras, pasando la cuenta a las autoridades o la conversación que hay en torno a esos temas, uno podría pensar que sí, pero al final esa gente tiene que ir a votar. El tema del empoderamiento para mí es una pregunta súper abierta, me cuesta mucho pensar en algo como concluyente cuando creo que es una pregunta que hay que hacérsela a las audiencias, si ellas se sienten empoderadas y qué entienden por estar empoderadas. ¿Es una cuestión que lo facilita la tecnología, hay alguna relación con eso, hay alguna conexión? ¿Es una cuestión meramente de agenda setting, de que los medios planteen esa pregunta y hagan que esa relevancia se transfiera a las personas y se la hagan o es una sensación y una cosa que se da en la práctica, del tipo que sigue por Twitter o por Facebook al Gobierno de Chile, por ejemplo, y que está haciendo una ciudadanía más activa? ¿O la gente que se informa en Ciudadano Inteligente y ve cuáles son los porcentajes o los cumplimientos de metas de los gobernantes, de sus programas de gobierno? Yo creo que es una pregunta súper abierta. Una de las cosas que me ha gustado en este último tiempo es pensar esas preguntas de una manera empírica. Contestarlas en función de lo que los datos te permiten decir, más que decir “bueno sí, hoy día podemos hablar de que en realidad la sociedad está más empoderada porque bla bla bla”. Para eso hay otra gente que lo hace mejor que uno.

[22:28] En base a la experiencia del libro, y es algo que ustedes mencionan en el prólogo, que la calidad de la democracia puede observarse también en la calidad de sus medios de comunicación, ¿cómo observas tú los medios de comunicación en cuanto a transparencia, democracia, participación de género? ¿Sintoniza con la calidad de democracia que tenemos o con la percepción de una democracia deteriorada, poco participativa? Yo creo que, por ponerlo de manera genérica, el desarrollo tecnológico se ha convertido en una ventana interesante para que se vean un montón de cosas que pasan que uno no necesariamente veía a través de los medios, si es que ya los medios podían cumplir o no ese rol. Estoy pensando en la televisión. Pasar de los temas propios de los medios en los años ochenta a lo que hoy en día se ve y el papel que juegan las audiencias y sus ganas de visibilizar ciertos temas o causas, creo que se han dado pasos bien interesantes. Que el discurso de la transparencia haya llegado tanto a los medios como a la clase política en los últimos diez años es una señal de que hay una necesidad de mayor fiscalización y de mayor horizontalidad, de que hay una relación más de pares y honesta que nos permite construir sociedad. Yo creo que eso ha sido bien importante y los medios en ese sentido también han jugado un papel súper importante; están tratando —independiente de que lo hagan a mayor o menor destiempo— de reflejar esas transformaciones y… más que demandas, son temas de sentido común, son temas cotidianos, y lo estoy pensando tanto a nivel como de contenido de entretenimiento como informativo-periodístico más duro. Una cosa es que te guste o no cómo se reflejan esos temas, pero yo creo que hay un esfuerzo. Desde lo que se puede conversar en Tolerancia Cero, independiente que uno pueda tener reproches al tipo de debate, etc., pero se intentan poner temas que están más en sintonía con lo que le pasa a las personas.

[25:02] Su pauta está observando los temas. Claro, está haciendo lecturas que vienen más desde abajo hacia arriba que al revés, más desde una idea de lo que las audiencias están pensando y lo están tratando de poner sobre la mesa. Hay un ejercicio por intentar ampliar las voces, por ejemplo, que aparecen en los medios, los discursos, y eso está mucho mejor de lo que podía haber antes. Siempre van a haber debilidades y siempre van a haber tareas pendientes, etc., que tienen que ver, no sé, con los indicadores de lectoría, con información que podría ser mucho más acotada y transparente respecto al quehacer de los medios y de la prensa, pero también es ahí donde está el desafío para nosotros desde las universidades de poder entender eso que ahí ocurre. Y hoy en día está habiendo más investigación académica que muestra ciertas luces, desde las relaciones de las empresas de comunicación estratégica y los medios, hasta las formas de consumir televisión o prensa escrita de las audiencias chilenas, o el nivel de conexión que pueden proveer los medios con los asuntos públicos a las personas en el país. Yo creo que se está avanzando, y en ese sentido ha sido súper bueno que el tema también esté cada vez más en la mesa. Que se hable de pluralismo informativo, que se hable de transparencia, independiente de que la lógica de empresa de un medio de comunicación impida cumplir con esos objetivos o metas más asociados a una democracia perfecta, que sabemos que no lo existe. Pero son temas que están circulando; ver columnas de opinión al respecto, ver estudios que se hacen públicos, ver que el Gobierno tenga un fondo a través de Conicyt para que se hagan estudios relacionados con la calidad de la información, el pluralismo de los medios, son buenas noticias. Falta mucho más, se puede hacer mucho mejor. Yo creo que la gran pega está por hacerse en las mismas escuelas de periodismo, de entender el oficio como algo que es muy integral y que no es una mera cosa técnica, que requiere cimientos teóricos y reflexivos, que requiere una práctica, que requiere del oficio del periodismo, y este libro intenta aportar a eso, intenta mostrar al menos una conversación sobre el estado actual de los medios en Chile, de cómo la gente los usa, de cuáles son las consecuencias de ese uso a nivel político. Y que eso se converse en las escuelas de periodismo sería un gran logro de un proyecto como este.

[28:22] Arturo, para ir cerrando, y en relación a lo último que estabas diciendo. Hay algo que uno de repente al leer Intermedios dice “y bueno, ¿dónde está la audiencia? ¿Dónde está la audiencia hablando?” Y eso se entronca con un proyecto de investigación donde precisamente ustedes le piden a individuos de la audiencia que documenten su experiencia más rutinaria de consumo de medios. ¿Nos puedes contar más de eso, cuáles son los objetivos, cómo lo están trabajando? Mira, este es un proyecto que lo presentamos el año pasado, lo estamos haciendo con dos investigadores de acá de la Escuela de Periodismo [de la UDP], con Teresa Correa y Andrés Scherman, y se nos ocurrió que dado que previamente habíamos hecho una serie de encuestas nacionales, por ejemplo, para entender los tipos de consumo y uso de la información de los medios, se nos ocurrió abordar esa idea, de cómo la gente se relaciona con los medios, pero de una manera mucho más acotada, en un grupo de gente determinado a lo largo del país a través de diarios de vida. Entonces, que la gente nos contara su rutina cotidiana con los medios y principalmente para entender cuál es la conexión que permiten los medios con los asuntos públicos. ¿La gente habla de lo que ve en los medios? ¿Se plantea preguntas de lo que ve en los medios? Más allá como de hablar de calidad de la información o de que nos gustaría de que la televisión o la prensa fuera así o asá, nos interesa ver cómo se relaciona la gente con los medios, qué valor le da en su vida cotidiana a los medios, cómo la gente entiende, por ejemplo, lo que es lo local en relación a la información que ve en los medios de comunicación, lo que es lo global en relación a lo que ve en los medios de comunicación, de qué manera esa información permite que la gente se sienta parte de un proyecto común de sociedad. Es como de una forma desafiar la idea de la agenda setting, pero desde otra aproximación en realidad. ¿Son tan relevantes los medios para las personas? Esa es como la pregunta inicial. ¿O esto es como una intuición? A ver, veamos para distintos tipos de gente qué papel tienen los medios en su vida y qué es lo que gatilla la información o los contenidos con los que se relaciona. Y ese es un proyecto que lo financia Conicyt con el Fondo de los Estudios de Pluralismo y nosotros esperamos tenerlo listo ya en septiembre. Para eso tenemos un sitio que se llama diariosdevidaudp.tumblr.com donde vamos subiendo el estado en que va el proyecto, pequeñas reflexiones. Además la metodología es muy bonita, relacionarte con diarios de vida, con gente que reflexiona de su relación con los medios de manera inmediata es bien interesante. Yo estoy súper contento con este proyecto.

[31:28] Ojalá que los medios se interesen en sus resultados también. Es la pega nuestra de difundirlo. El Conicyt financia este tipo de proyectos para que esta información sea pública, para que sus resultados se difundan de la mejor manera posible. Y en ese sentido, claro, sitios como Puroperiodismo o Antimedios o un montón de otros sitios que hay, y los mismos medios que de repente se interesan en estos temas, son claves para poder seguir esta conversación. Porque finalmente estamos conversando y estamos viendo, tratando de entender cómo pasan las cosas más que dar como grandes respuestas del deber ser y eso.

Escuchar audio aquí