Ayer, miércoles 18 de octubre, a petición del Gobierno no se voto en el Senado proyecto de TVN

En la sesión de ayer no se votó, como se esperaba,  el proyecto de ley de TVN que ingresó en Noviembre del año 2008 . Por la vía de indicaciones sustitutivas, el proyecto que pretendía reformar TVN para convertirlo en un verdadero canal público, se ha reducido tras largos períodos inmovilizado ,  principalmente a la asignación de US$ 47 millones para la digitalización de la red  estatal y un presupuesto US$ 18 millones para echar a andar una segunda señal cultural. Los aportes iniciales habían ya sufrido considerables recortes, pero al parecer parte de la oposición no está dispuesta a aprobarlo y de acuerdo a la nota de La Segunda también se habrían presentado deserciones de votos de la Nueva Mayoría e independientes con los que se contaba. Por esto la propia Ministra Navaez retiró el proyecto de la votación.

Fucatel ha lamentado la disminución del presupuesto para la inversión en tecnología de la red en tanto ella debería estar destinada a impulsar la transición de todos los canales a la conversión digital y con ello  diversificar la oferta escasamente pluralista de la hora actual. Fucatel hubiera deseado una mayor claridad sobre ese rol que podría cumplir TVN, arrendando sus capacidades a otros canales y permitiendo así que la fase de transición de los actuales canales se realice rápidamente y puedan integrarse nuevos canales atribuidos con una visión de aumento del pluralismo y la diversidad.  Cabe recordar que los canales existentes deben primero transitar de la actual tecnología a la digital para que puedan comenzar su difusión los nuevos  y que hasta la fecha no han hecho las inversiones necesarias retardando el período de entrada de estos últimos.

En lo que respecta el canal cultural, la suma que se está asignando no garantiza la sustentabilidad de un canal de ese tipo, ni siquiera para sus comienzos,  y por lo tanto, puede resultar negativa para un proyecto de esta importancia , a lo que se agrega que su definición conceptual sobre la cultura ha sido objeto de observaciones críticas por parte de sectores que ya llevan una importante trayectoria en una TV de gran calidad, marginada de los horarios de mayor audiencia. Sería lamentable llevar al fracaso una iniciativa de esta relevancia  en un escenario televisivo que observa una clara disminución de sus audiencias por la baja calidad, así como por el cambio de hábitos debido a las nuevas tecnologías. Fucatel piensa que una segunda señal de este tipo, no exime a la señal principal,  de las grandes audiencias de mejorar sus contenidos, sin relegar los programas de menor rentabilidad comercial, pero de sí de gran rentabilidad social y política, a una señal de nichos. Es obligación de TVN en su calidad de canal público primero  mejorar su oferta para las grandes audiencias y no “deshacerse” de sus obligaciones a través de un segundo canal, necesariamente de menor audiencia, lo que puede ocurrir si no se precisa ahora la voluntad de TVN de cumplir su rol de ser contrapeso de la TV comercial, expuesta a representar los intereses de sus dueños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *