Baja en las cifras de programas de farándula. Aires de cambio en nuestra TV

Observatorio Fucatel.

El martes 9 de julio en El Mercurio sale un reportaje sobre la baja de rating de los programas de farándula, a 12 años de su arribo a la TV chilena.

La farándula ha sido uno de los géneros más vistos, con mayores rating y más cuestionados de los últimos tiempos. Sin embargo  hace ya un tiempo –tal como ha ocurrido con los programas juveniles de concursos como Yingo o Calle 7- la gente ya no sólo se queja de sus contenidos y los valores de competencia y frivolidad que transmiten sino que, según se puede interpretar de esta baja de rating, los está abandonando.

Lo anterior no es tan curioso. Nuestro país es pequeño y quienes han sido los protagonistas de estos espacios no son muchos y no logran reinventarse. De un tiempo a esta parte todos los personajes que se han integrado no han hecho más que repetir fórmulas (hacerse conocidos por peleas dentro de un reality, novias de futbolistas, etc.) que tarde o temprano llegan a aburrir a la audiencia. Además, tal como indica Passalacqua en El Mercurio, nuestra farándula se limita al espectáculo y nunca se ha dado  espacio para hablar en serio de política o temas ciudadanos de interés masivo como los recientes casos de colusión de farmacias y abuso de consumidores, lo cual restringe aún más el  interés de las audiencias que hoy desertan.

Sí resulta curioso que muchos ejecutivos de los 5 canales que siguen llenando horas y horas de programación con farándula, en vez de interpretar estas cifras como un desafío y preocuparse de innovar con programaciones diferentes, insistan en que  este género se perpetuará. Se escuchó a muchos de ellos afirmar categóricamente con total convicción que “la farándula llegó para quedarse”, sin sospechar que las audiencias son impredecibles y la tendencia mundial de la industria por fidelizar sus audiencias  ha sido la diversificación de contenidos y no la uniformización de la oferta como ocurre en Chile.

Es sabido que una de las principales razones por la que la farándula ha logrado hacerse un espacio tan importante es por la relación de  bajo costo de producción y alto rating, tan preciada por quienes ven a la TV sólo como un negocio.  Bueno, invitamos a los ejecutivos de los canales que afronten este nuevo escenario con creatividad y lo interpreten como lo que, a juicio del observatorio, realmente es: un género que se está agotando porque no se puede ordeñar siempre a la misma vaca.