11 esculturas y 15 artículos arqueológicos como fósiles, puntas de flecha, piedras y cofres, que serían de carácter robado, son parte del saldo con el que se encontraron los funcionarios de la PDI que el pasado fin de semana llegaron hasta la Hacienda “La Punta”, en San Francisco de Mostazal, y cuyo operativo fue cubierto por el programa “En su Propia Trampa” de Canal 13.

El fundo es propiedad del empresario Raúl Schüler Gatica, quien está en calidad de imputado y según se conoció este lunes, será formalizado por receptación reiterada, infracción a la ley de Monumentos Nacionales y también por infracción a la ley de control de armas y municiones.

“Se incautó armamento y munición y hasta ahora no se ha justificado que estuvieran debidamente inscritos”, señaló a La Tercera, el fiscal de Alta Complejidad de O’Higgins. Sergio Moya.

Desde hace cuatro semanas que la PDI estaba en busca de la estatua “La República”, perteneciente a la municipalidad de Valparaíso, y a través de una publicación en el medio electrónico local “Diario Independencia” titulada “Las maravillosas Casas Patronales de la Hacienda La Punta y su parque de ensueño”, se detectó que la pieza se encontraba en lugar que es propiedad del empresario agrícola.

De este modo, llegaron hasta el lugar y detectaron que existían más piezas en el lugar, por lo que se solicitó a la Fiscalía de O’Higgins que se diera curso a una incautación más amplia que fue la que se llevó a cabo el sábado pasado.

Un vecino “atípico”: Quién es Raúl Schüler Gatica

Los cercanos a Raúl Segundo Carlos Teodoro Schuler Gatica lo describen, según publica La Segunda, como un empresario dedicado al cultivo de arroz, y un coleccionista amante de la historia, quien incluso participó en el Salón de Anticuarios 2018.

El vespertino además señala que, según quienes han visto el interior de la casona ubicada en la hacienda “La Punta”, parece congelada en el tiempo: no tiene elementos ni artículos modernos, ni electrodomésticos, y en sus tres pisos, es un verdadero portal a otra época.

El empresario demostró públicamente su interés por la conservación de edificios históricos, por ejemplo, en octubre pasado a través de una carta que envió a El Mercurio y en la que criticó el estado de la Basílica del Salvador, titulada “Una recuperación ejemplar”.

Schüler se interesó en comprar la hacienda “La Punta” a mediados de la década de los ’80, que estaba en manos de la familia Lyon. Específicamente quien estaba a cargo era Samuel Pereira Lyon, un antiguo político, que fue candidato a senador por el Partido Conservador en los ’60.

El empresario fue arreglando la casona en ruinas, cuyos planos originales fueron encargados por Roberto Lyons y su mujer, Amelia Lynch, a los reconocidos arquitectos Alberto Cruz Montt y su socio Ricardo Larraín Bravo. El parque, en tanto, fue diseñado por Jorge Dubois, el mismo que hizo el Parque Forestal.

De acuerdo a distintos relatos, el empresario no es muy conocido por sus vecinos, quienes rara vez lo ven y lo describen como una persona “atípica”.

En tanto, según información pública posee un departamento en Cau Cau, Puchuncaví; una oficina en la calle Brasil, en Santiago, y una vivienda de uso habitacional en Sazié.