Carmen Gloria López y el mal momento de TVN: «No vamos a hacer las cosas a la rápida»

Por Rodrigo Garrido, La Segunda.

 

En sólo 7 meses, el canal pasó del primer al cuarto lugar de sintonía. Hoy está en 4,5 puntos promedio. «Nuestro único camino es cambiar», dice su directora ejecutiva.

A la televisión, ya se sabe, le gustan los dramas. Sobre todo cuando hablan de ella misma. Hoy en TVN hay un estado de ánimo de preocupación. Algunos, incluso, hablan allí dentro de «un canal deprimido, dividido y sin un norte claro». Nunca antes en apenas siete meses la señal había pasado del primer a cuarto lugar en rating. No es líder en ninguna de las franjas importantes. Hoy está en 4,5 puntos promedio.

«Informe Especial» ha llegado marcar 1.7 puntos en su tanda comercial. «El Informante» no sube de 4 puntos y su influencia en Twitter no condice con su rentabilidad comercial. «Tu mañana», el matinal de noticias a cargo de Mauricio Bustamante, se mantiene en los 4 puntos y es cuarto en su horario. «Buenos días a todos» oscila entre el tercer y cuarto puesto en sintonía. Misma situación de todo el bloque que va desde las 20:00 a las 00:00 horas.

Son malos tiempos y la directora ejecutiva, Carmen Gloria López, tiene conciencia de eso. «Es un escenario difícil. Nosotros tenemos vocación de señal pública. Somos un canal para los habitantes de este país, debemos congregar a la mayor parte de ellos, para que se encuentren, y obviamente las cifras indican que no estamos congregando con la intensidad que queremos, buscamos y necesitamos para cumplir bien con nuestra misión», dice la ejecutiva mientras desciende de un avión que la trasladó desde Temuco a Santiago, luego de inaugurar un nuevo edificio corporativo de la señal en Temuco.

López está cansada, pero sabe que no es momento para el descanso. Al interior de TVN hay voces que dicen que estaría arrepentida de haber asumido el cargo, que así se lo habría comentado a sus más cercanos allí. Ella, sin embargo, lo desmiente: «No me arrepiento. Me gustan los desafíos difíciles y esta situación lo hace aún más desafiante. Trabajar para la televisión pública cada día me da más fuerza».

Para las próximas semanas, la ejecutiva tiene previsto visitar cada uno de los equipos que integran el canal para entregar sus lineamientos para lo que viene. «Mi deuda grande es que no he podido ir visitando a la gente; quiero hacerlo. No sólo para que me escuchen, sino para escucharlos, compartir ideas, cruzar áreas».

Más que lamentarse por los resultados del 2014, López visualiza el 2015. Sostiene que la televisión que ella busca requiere de procesos sistemáticos, rigurosos. «Estamos trabajando en profundidad en el plan estratégico y tratando de que el corto plazo no nos impida ver que las cosas que se hacen en TVN son a largo plazo. Lo he dicho muchas veces: la buena televisión se cocina a fuego lento y lo que podemos hacer ahora es buscar ideas, probarlas, desarrollarlas y profundizarlas».

La directora ejecutiva de TVN tiene claro que se requieren cambios y analizar las razones por las que TVN perdió su piso de sintonía histórico, al menos en el prime: 12 puntos de rating que hoy no existen. En lo que va de noviembre, el canal alcanza apenas a un tercio de eso (ver tablas). «Es tiempo de sentarse a revisar -dice-. Si antes el cambio era una opción a tomar para mejorar, hoy nuestro único camino es cambiar».

Y aunque los fantasmas de cambios conviven hoy en TVN. López explica: «Estamos trabajando con los equipos y reestructurando algunos procesos internos».

La culpa

Tras el Mundial de Brasil, se agudizó la caída libre. La cobertura del evento futbolístico significó altas pérdidas. Además de un fracaso en sintonía.

Vino además una seguidilla de estrenos fallidos, como «La sangre tira», espacio que marca menos de 3 puntos; «31 minutos», que en franja sabatina prime no logra superar los 7 puntos, y el gran fracaso de la teleserie vespertina «Caleta del sol», que incluso hoy -trasladada a las 17 horas- no logra superar los 5 puntos.

Aunque la teoría, y los ejecutivos, sostienen que la alternancia en el liderazgo de sintonía es parte del juego, algunos equipos al interior de TVN acusan pesimismo. Las sucesivas rebajas de presupuesto han desgastado los ánimos. «Por estos días, un capítulo de un estelar no supera los 50 millones de pesos, lo que se ha notado en espacios como «Top Chef», cuya sintonía va a la baja. Se ha notado cómo «Masterchef» (de Canal 13), con un poco más de presupuesto, nos ha ido relegando», cuenta un integrante de la producción.

Otros hablan de un clima enrarecido. De dos corrientes que se culpan por la situación. Por un lado, los dardos apuntan a la administración anterior, encabezada por Mauro Valdés. «La caída del canal viene desde 2005. No tiene que ver con la actual administración», dice un ex director de TVN. Pero hay vocves que culpan al período entre marzo y agosto, ya que el canal estaba «acéfalo» y no se tomaron decisiones que «hoy pesan».

Las noticias

Una de las principales pérdidas de este año para TVN es la del noticiero central. De un liderazgo indiscutido, «24 Horas» pasó al cuatro lugar. No es un detalle, ya que en las noticias se juega el 25 % de la torta publicitaria de la TV chilena. En esa franja los canales se disputan anualmente alrededor de 137 millones de dólares.

Desde el directorio hay voces que consideran la situación del noticiero como la más preocupante. «Haber perdido el valor de marca y liderazgo es un costo demasiado alto. Poner películas que no generan fidelidad, en lugar de las teleseries, sigue atentando contra el noticiero que recibe con escasa sintonía y no logra levantar», cuenta uno de sus miembros.

Al interior del departamento de Prensa también hay inquietud. Un periodista cuenta que Alberto Luengo ha demostrado ser un nuevo director de prensa con «un perfil de periodista serio, muy riguroso y alejado de las temáticas blandas. Los temas de magazine no le interesan mucho. Se percibe como una persona que mantiene su posición, independientemente de lo bien o mal que le vaya en el rating».

Es considerado el director de prensa más político que ha tenido la estación en los últimos años, dada su vinculación y extensa agenda con personales de la vida pública. Fue editor de «Tolerancia Cero», trabajó en El Mercurio, El País de España. Fue editor general de La Tercera, director de La Nación. «Se codea con el poder, es simpatizante de la Nueva Mayoría, pero es fundamentalmente un hombre que cree en la libertad», cuenta un ex compañero de Chilevisión. Luengo es amigo personal de Ricardo Solari (PS), presidente del directorio de la estación.

Sus cercanos aseguran que llegó a TVN pensando en un proyecto 2015 y que prepara transformaciones profundas en el funcionamiento del departamento. Se especula que en marzo habrá despidos masivos. Hay allí un clima de incertidumbre, pero se trabaja intensamente. El propio Luengo ha dado el ejemplo en estas últimas semanas: «Llega a trabajar con alergia, aunque no participa de las reuniones», cuenta uno de sus dirigidos.

«Dramáticos»

Al interior del área dramática, también hay preocupación. Se habla de actores desilusionados «que se quedaron en el canal por un proyecto de televisión de calidad, pero que ante los cambios constantes quieren irse».

Otros critican las medidas recientes en programación que ha decidido reponer «El señor de la querencia», cuya sintonía no supera los 4 puntos y le entrega un piso muy bajo a «Medianoche», noticiero que en los primeros 12 días de noviembre promedia 2.7 puntos.

La polémica medida de exhibir películas en el horario vespertino de las teleseries. Un ex ejecutivo de TVN cuenta que una película como «Ricky Ricon», aunque se emita «en tercera pasada, no cuesta menos de 50 mil dólares; e incluso a ese costo no es rentable para la estación».

Más molestia aún causó el despido de Alex Bowen de la dirección del área dramática. Y no por su salida, sino porque el canal debió asumir un alto costo de indemnización. «Su contrato duraba hasta diciembre de 2015 y debió ser pagado íntegramente -cuenta un miembro del equipo-. Su cheque superó ampliamente los 100 millones de pesos».

Carmen Gloria López no se desespera. Antes de cortar su celular, advierte: «No vamos a hacer las cosas a la rápida y mal hechas; eso sería profundizar los problemas en vez de solucionarlos».

 El costo de la baja audiencia

La señal estatal se ha transformado en símbolo del difícil momento que vive la industria y junto con la fuga de su sintonía tradicional ha tenido que recurrir a bonificar a sus avisadores, comprometiendo el futuro de sus tarifas publicitarias al compensar cuando sus productos no responden a las garantías mínimas de audiencia. La práctica es utilizada por todos los canales en periodos de baja audiencia y consiste en que a cada programa que se vende garantiza una cantidad de público. Al no cumplirse, inmediatamente la estación se ve obligada a ofrecer una alternativa.

«Cuando esto pasa por consecuencia tu tarifa baja. Tu marca se degrada. El valor de marca cae un poco desfasado de tu baja de rating, por lo que por más que en el canal piensen en el próximo año, la marca ya no costará lo mismo», dice otro alto ejecutivo de TVN.

Dado lo anterior, la situación del canal estatal se pone cada vez más compleja, tomando en cuenta que su principal fuente de ingreso lo constituye la venta de publicidad en televisión abierta e internet, representando 90,64% de sus ingresos de explotación (91,5% en el año 2013). El restante 9,36%, está conformado principalmente por la venta de la señal internacional, servicios de producción a terceros y otros (8,45 % en el año 2013 ).