Carta de ajuste en Canal 13

LND / Cambio de rostros, reducción de personal y baja de costos. Para reducir los números rojos, la señal católica puso en marcha un plan de ajuste que incluyó reducciones de sueldos millonarios a algunos rostros. Sergio Lagos es la única excepción a la nueva estructura de salarios.

La obligada austeridad de los chilenos a causa de la crisis económica, también ha golpeado las puertas de Canal 13. Aunque la atención ha estado concentrada en el cambio de rostros, el plan de ajuste adoptado por los ejecutivos de la señal católica involucra fuertes reducciones de personal y un drástico recorte de costos en la producción. Todo como una forma de revertir las bajas utilidades y volver a hacer caja en 2009.Durante el lanzamiento de la parrilla programática del 2009, Mercedes Ducci (en la foto), directora ejecutiva de la red católica, se mostró incómoda al ser consultada sobre la estrategia para enfrentar la crisis económica, dejando la respuesta en manos de relaciones públicas.

Para salir al paso de la crisis, Canal 13 ha definido una estrategia que busca obtener provecho a través de la apertura de nuevos negocios como el cable, internet, móviles, Radio Play y D13. “Tenemos un flujo continuo de proyectos que van en la línea de la identidad que queremos afianzar, cuyo éxito no depende de las celebridades invitadas”, asegura Margarita de la Guarda, gerente de Comunicaciones de la estación.

Este plan de ajuste no se reduce a nuevos negocios, sino también a reducir costos en las nuevas producciones. Existen más de diez productoras trabajando con el canal, según fuentes internas.

La plana ejecutiva ha optado por privilegiar programas de bajo presupuesto y alta sintonía, como el caso de los docu-realities. Un claro ejemplo es “Cásate conmigo” y “Cárcel, nadie está libre”, los que tienen alta sintonía y cuya realización es baja. “Son tres veces más baratos que lo que puede costar la elaboración de un programa al interior de Canal 13”, explica una fuente del área de producción de la red.

No obstante, la estación católica busca preservar el valor de sus productos y de manera oficial aseguran que “nunca vamos a recurrir a producciones externas si no cumplen con el nivel de factura al cual la audiencia está acostumbrada en Canal 13”.
Ordenar la casa

Con la llegada de Alejandro Santelices como nuevo gerente de Producción, Canal 13 implementó el área de Nuevos Negocios. Su principal misión es revertir los malos resultados económicos que ha tenido la red católica con relación al 2007. El ex director de producción de “Morandé con Compañía”, debe generar modelos de proyectos con empresas externas para reducir los costos de producción.

Para afrontar la crisis económica, la gerencia de Rostros, a cargo de Patricia Undurraga, encaró la situación con una baja obligada de los sueldos más altos. Un claro ejemplo es la no renovación del contrato de Luis Jara, cuyos haberes alcanzaban los 22 millones de pesos mensuales.

La misma cifra que gana Sergio Lagos, el rostro fuerte de la estación católica y a quien se le mantienen todos los beneficios, gracias a un acuerdo económico que negoció en marzo pasado. La estrategia de Lagos se apoyó en su intención de irse del canal, una vez terminada la animación del Festival de Viña del Mar.

Esta excepción a la regla es posible porque Lagos resultó ser “mejor evaluado, abarca un público transversal, es comercialmente activo y es un rostro sin conflictos. Si hay que invertir frente a una crisis financiera importante, es mejor apostar por Lagos… con vistas al bicentenario, un año que será muy importante para la televisión”, señala una fuente al interior del canal.

Cifras negativas

El estado financiero de Canal 13 presenta serios problemas económicos, cuyos gastos crecieron de 976 millones de pesos en 2007 a 1.370 millones de pesos en 2008, según las cifras consignadas en el documento que es entregado por ley a la Superintendencia de Valores y Seguros, también conocido como ficha FECU.

Otra cifra reveladora del documento es la disminución de disponibilidad de efectivo, o caja chica, que maneja Canal 13 en los dos primeros trimestres de este año. Los mil 652 millones de pesos que disponía en 2007, cayeron drásticamente a sólo 113 millones de pesos.

Estas cifras no sólo se explican por un mal manejo financiero, sino también por errores en la conducción económica, como el pago de altos sueldos y significativos desembolsos por juicios laborales. En este sentido existe una larga lista de litigios judiciales pendientes cuyos costos, de resultar negativos para el canal, terminarían por agudizar todavía más su difícil situación financiera.

Entre los casos más importantes figura la indemnización al periodista Claudio Sánchez quien ganó un juicio por despido sin causas justificadas y daños morales por 586 millones de pesos. LN