Decálogo de la Ciudadanía sobre TV digital

ciudadanía y TV digital 2Observatorio / Artistas  y creadores, periodistas y comunicadores, gestores de medios comunitarios y regionales, productores audiovisuales, activistas de la sociedad civil, integrantes de ONGs, participantes de redes y colectivos sociales y culturales,  se reunieron el 27 de octubre con el objetivo de elaborar el Decálogo Ciudadano de la TV digital.

El propósito de la actividad era analizar  los proyectos de ley para el tránsito a la TV digital terrestre, en discusión en la actualidad en el Parlamento y plantear la postura de la sociedad civil sobre la televisión que tenemos y la que queremos.

 

Asistentes al encuentro en Corporación La Morada
Asistentes al encuentro en Corporación La Morada

La televisión es un servicio público

El encuentro se produjo en la Corporación La Morada, donde se dieron cita alrededor de 50 representantes de organizacones sociales. Se trabajó en mesas de discusión  para abordar los temas centrales del debate: calidad de los contenidos de la televisión, acceso a las frecuencias televisivas, expresión de la diversidad cultural, fomento a la televisión comunitaria, usos sociales derivados de la nueva tecnología y características de la transición hacia la TV digital. Algunas de las principales conclusiones apuntan a reivindicar un tercio del espectro radioeléctrico para las televisiones locales, regionales y comunitarias, a la recuperación del sentido de sevicio público de la TV abierta y en especial de TVN;  una definición más clara de lo que se entenderá por televisión local y cultural y el derecho de la ciudadanía a  poder hacer uso de los beneficios que conlleva la nueva tecnología, en especial de la interactividad y creación de contenidos que permite la digitalización.

Del trabajo de las mesas surgió un borrador del Decálogo Ciudadano de la TV digital, que fue entregado a autoridades de la Dirección de Organizaciones Sociales  y representantes de las candidaturas presidenciales, en un acto público realizado, a la hora de almuerzo de mismo martes 27 de octubre, en  el Teatro del Sindicato de Actores, SIDARTE.

A continuación damos a conocer el Decálogo, que resume los puntos de consenso entre todos los participantes.

Propuestas del Encuentro Ciudadanía y TV Digital

 

 LLAMAMOS A LOS PARLAMENTARIOS A NO LEGISLAR SOBRE LOS PROYECTOS PRESENTADOS POR EL EJECUTIVO AL PARLAMENTO PARA EL TRANSITO A LA TELEVISION DIGITAL TERRESTRE (TDT), HASTA QUE SE HAYA DESARROLLADO UNA AGENDA DE PARTICIPACION CIUDADANA SOBRE ESTA MATERIA.

 Las organizaciones y ciudadanos/as participantes demandan que los proyectos de ley garanticen:

1.- El cumplimiento y la profundización de las obligaciones de servicio público de la televisión abierta, en especial las de TVN, las cuales se han ido perdiendo con el tiempo, y que representan las exigencias mínimas por los privilegios que les han sido otorgados a los actuales concesionarios.

2.- La promoción, el justo equilibrio y la democrática coexistencia entre los canales de televisión privados, públicos y comunitarios.

 3.- Que quienes concursan a una concesión televisiva declaren su propuesta programática y de contenidos y no solo el proyecto técnico como sucede hoy. El regulador tiene la obligación de velar por el cumplimiento de la propuesta declarada y evaluar de acuerdo a ésta el desempeño de los canales abiertos.

4.- Que el acceso de la ciudadanía al espectro radioeléctrico sea igualitario, por ser un bien público, escaso y que pertenece a todos los chilenos, evitando cualquier forma de apropiación a perpetuidad de ese espacio. Asimismo, apostamos a que la televisión digital llegue a todos y sin costos, una vez ocurrido el apagón analógico.

 5.- Que el organismo a cargo de la regulación de la TV sea el Consejo Nacional de Televisión, con verdaderas atribuciones para fiscalizar los contenidos televisivos. Demandamos, además, que la asignación de concesiones sea una atribución del Consejo y no de la Subsecretaría de Telecomunicaciones como sucede hoy, y que la composición del CNTV represente la diversidad del país y no responda al cuoteo político.

 6.- La expresión de la diversidad en la televisión chilena, para lo cual se requiere que las concesiones no se concentren sólo en los mismos canales de TV abierta. El proceso de digitalización, que implica la multiplicación de las señales, debiera garantizar, también, el acceso igualitario a ellas por parte de la ciudadanía, a través de una distribución equitativa del espectro, acorde con los estándares internacionales de libertad de expresión, consignados en la convención Interamericana de Derechos Humanos. .

 7.- Que exista una definición clara de los conceptos de producción nacional y cultural para las cuotas exigidas por la ley del CNTV, ya que los actuales concesionarios usan el rótulo de “cultural” para programas que no lo son.

 8.- Que Televisión Nacional de Chile lidere el proceso de digitalización, ocupando un rol protagónico de servicio público y como intermediario de servicios, garantizando la existencia de un transportador estatal que promueva la entrada al sistema televisivo de aquellos que no tienen posibilidades de tener su propia concesión.

 9.- Que se fomente una cultura ciudadana activa en relación a la TV digital como servicio público y comunitario, velando por el respeto a la diversidad y la inclusión social. A su vez, es preciso garantizar que las oportunidades asociadas a la televisión digital en términos de interactividad y usos sociales -tales como el tele-gobierno, tele-educación, tele-medicina, tele-trabajo y otros servicios-, alcancen a la mayoría de los chilenos.

 10.- Que se reconozca el sector comunitario de la TV, como espacios de expresión para comunidades de interés como las mujeres, los pueblos originario u otras, así como de organizaciones territoriales, comunales o barriales. Que exista una política pública que fomente este sector e impulse su sostenibilidad integral y la viabilidad económica de la televisión comunitaria, incluidos los canales comunitario existentes.

 Exigimos que todo lo planteado en este pronunciamiento de la sociedad civil, respecto de la televisión digital, sea refrendado en la ley de participación ciudadana con el fin de que exista un reconocimiento explícito del derecho a la comunicación de todos los ciudadanos y ciudadanas.