CNTV adelantó normativa sobre programación cultural

los 80 2Rodrigo Alvarado E. / La Nación / “Franja” se pone exigente pero sigue quedando corta / Reglamentación incorpora el patrimonio y prohíbe la repetición de los espacios, aunque persiste el mínimo de una hora semanal. “Es como decirle a un niño que se porte bien diez minutos al día”, dijo el presidente del CNTV.

Por tercera vez la normativa sobre televisión cultural sufrió modificaciones. Ayer el Consejo Nacional de Televisión (CNTV) presentó la nueva norma sobre la obligación de las concesionarias televisivas a transmitir un mínimo de programas culturales a la semana. Una nueva “franja” que entrará en vigencia a partir del 1 de octubre y que reemplazará a la aprobada en 2003, que consideraba “culturales” a los espacios sobre artes y ciencias que fueran emitidos una vez a la semana entre las 18 y 24 horas.

La nueva reglamentación incorpora la identidad y el patrimonio, excluye a los programas periodísticos y extiende el horario de alta audiencia hasta las 00:30 horas. Por otra parte, las producciones deberán estar identificadas con un símbolo común y no podrán ser repetidas en un espacio de seis meses.

“Les pedimos a los canales que los programas que presenten se identifiquen con un ícono que advierta que es una de las ofertas culturales para cumplir, porque la autorregulación es básica”, explicó el presidente del CNTV, Jorge Navarrete, mientras la consejera de la entidad, Consuelo Valdés, destacó que “hay muchos programas con un rating competitivo que no están incluidos en esta norma y que tienen calidad y aportan reflexión, como “Héroes”, “La tierra en que vivimos”, “Pentagrama” y “Los 80″, que ha tenido un impacto social importante”.

DE LO BUENO MUY POCO

El informe que acompaña la nueva normativa señala que el mínimo de una hora semanal de programación cultural equivale a 52 horas anuales por canal y que en 2008 correspondió a un 1,5% de la programación total. Peor aún, sólo el 50,8% de las producciones presentadas bajo esta normativa, son consideradas para el cálculo de cumplimiento; el 19% están fuera del horario estipulado y el 29,5% restante carece de contenidos culturales.

Navarrete reconoció que el mínimo requerido de una hora semanal para estos programas es “un error de la ley”: “Dentro del horario de alta audiencia pasa a ser un agregado casi aberrante. Pero la norma básica que distingue el derecho privado del público, es que los primeros pueden hacer lo que quieran mientras no esté prohibido por la ley y los segundos, que es nuestro caso, sólo lo que está expresamente permitido por la ley. Aún buscando el bien del público, no podemos exceder nuestras atribuciones”.

-Pero al exigir el mínimo de una hora de programación cultural o de calidad, el CNTV asume que es un “cacho” para los canales más que una responsabilidad social.

-Creo que es poco, pero es lo que hay. No me parece una buena señal, es como decirle a un niño “tienes que portarte bien diez minutos al día”. Por otro lado, los canales hacen muchas cosas valiosas a parte de los facturados para el cumplimiento de esta norma específica. Este tema será un punto a tratar en la nueva Ley de Televisión que está en el Congreso y, seguramente, muchas otras normas serán revisadas. Decidimos no esperarla para cambiar esta normativa, aunque hay que prepararse para modificarla en el futuro.