CNTV pide reunión con La Moneda por propiedad de Chilevisión

CNTVMariela Herrera / El Mercurio / Una reunión con la ministra secretaria general de gobierno, Ena von Baer, acordó solicitar el Consejo Nacional de Televisión (CNTV) tras una sesión ordinaria efectuada el 12 de abril pasado, y donde el primer tema en tabla tuvo que ver con los posibles conflictos de intereses que enfrenta el Presidente Sebastián Piñera al ser dueño del canal de TV Chilevisión al mismo tiempo que ejerce su mandato.

El tema fue puesto ese día en la mesa de discusión por uno de los consejeros de la entidad, el ex ministro DC Genaro Arriagada. Frente al presidente del CNTV, Herman Chadwick; los consejeros Gonzalo Cordero, Roberto Pliscoff, María Luisa Brahm y María Elena Hermosilla, y el secretario general Guillermo Laurent- Arriagada planteó que «la naturaleza del conflicto de intereses que aludo se refiere a la existencia de un Presidente de la República que, al ser dueño de Chilevisión, es un actor principal en la propiedad de canales de TV. Esa circunstancia (…) se ha visto agravada por el inexcusable retraso del Presidente para dar una solución oportuna, justa y racional a esta situación».

El consejero, según se lee en el acta respectiva, enumeró diversos escenarios sobre el alcance de este tema. Por ejemplo, que el ministro de Transportes y Telecomunicaciones es funcionario de exclusiva confianza del Presidente y «le corresponde llevar adelante las leyes sobre reforma de la TV que están pendientes y que son urgentes de aprobar».

Arriagada señala que el Mandatario debe nombrar al presidente del CNTV, organismo regulador de la industria de la TV y «que debe ejercer sus atribuciones sobre el total de su actividad, incluido el canal de TV del que es propietario el Presidente». También hace notar que, debido al retraso de la ex Presidenta Bachelet de enviar al Senado la propuesta de nuevos miembros del CNTV – es Piñera quien «tendrá una influencia decisiva en el nombramiento de cinco nuevos consejeros».

Similar conflicto lo subrayó en relación a TVN, indicando que el Presidente cometió una «lamentable imprudencia» al hacer nominaciones para el canal nacional. «La imprudencia consiste en una violación del artículo 6º de la Ley 18.575, que establece que un funcionario ‘no puede intervenir en razón de las funciones, en asuntos que tenga interés personal…’ «.

«Hemos llegado a una suerte de bloqueo, no originado en hecho alguno de la oposición, sino creada por la falta de prolijidad del Presidente, que implica la parálisis de órganos esenciales al funcionamiento de la TV», remató.

Este conflicto, más otras realidades sobre la televisión actual, llevaron al consejero -quien además es cercano al Mandatario- a pedirle al consejo que solicitara audiencias con la comisión de Educación del Senado y con la ministra secretaria general de Gobierno.

Tras la intervención del cientista político, los consejeros presentes tomaron la palabra. Según se deja constancia en el acta, María Luisa Brahm -quien además de consejera es la jefa de asesores del «segundo piso»- argumentó que «el Consejo carece de piso legal para inmiscuirse en el tema de la propiedad de los medios de televisión».

Una postura similar tuvo Gonzalo Cordero, quien precisó que la posición de Arriagada le parecía «bien fundada», pero que en su opinión «el Consejo, como tal, carece de competencia legal para pronunciarse sobre la materia».

Pese al acuerdo del CNTV, desde el gabinete de la vocera señalaron que aún no les llega la petición de una cita por parte del organismo.