Comienza la televisión digital en EE.UU

bye_bye_tvEFE / Cuando este viernes llegue la medianoche, dejarán de funcionar en el país norteamericano todos los aparatos con antena, a menos que sus propietarios hayan conseguido una caja convertidora, comprado un televisor con sintonizador digital o estén conectados a un servicio de cable o satélite.Los canales de televisión de EE.UU. comenzarán hoy a transmitir exclusivamente señales digitales en un “apagón analógico” que dejará en blanco millones de pantallas en todo el país.

A partir de la medianoche (04.00 GMT del sábado), esos canales transmitirán solo señal digital tras años de demoras y campañas destinadas a preparar a la población para el cambio.

En ese momento dejarán de funcionar todos los aparatos con una antena de techo o una antena fijada al aparato análogo a menos que sus propietarios hayan conseguido una caja convertidora, comprado un televisor con sintonizador digital o estén conectados a un servicio de cable o satélite.

Según fuentes de la industria, a partir de ese momento los que posean el sistema digital verán mejorada la imagen y tendrán, además, una mayor oferta de canales.

Las cajas sintonizadoras de la señal digital tienen un costo de entre 50 y 80 dólares.

Pero, según el diario The Washington Post, el cambio dejará a oscuras a unos tres millones de hogares que dependen de un aparato de televisor análogo y no realizaron el cambio.

En su página de Internet el diario indicó que se trata principalmente de hogares rurales, de bajos recursos u ocupados por gente con escaso conocimiento de inglés.

Según el diario, lo anterior se debe a una campaña para la transición que fue mal dirigida y descoordinada.

Añadió que un programa federal que debía subsidiar la compra de las cajas convertidoras se quedó sin dinero y que no se informó debidamente la necesidad de contar con equipos adicionales para recibir la televisión digital.

“Los problemas para esa gente serán mucho mayores de lo que se había previsto”, dijo a The Washington Post John Carey, profesor de comunicaciones de la Universidad Fordham.

EFE