Comunicar para la solidaridad

solidaridadgente_conversandoObservatorio / “Qué oportunidades ofrece la nueva cultura digital a las Organizaciones no Gubernamentales para el Desarrollo en su condición de entidades educadoras”, se plantea la periodista y experta en comunicación y movimientos sociales, Teresa Burgui Jurío en un libro recién editado en España en torno a las experiencias donde se vincula la comunicación con la solidaridad.

Según la autora, en la era digital emerge una nueva cultura de las comunicaciones y surge la interrogante de si las ONGD están preparadas para moverse en ese inédito escenario.

La era digital, plantea Burgui, abre a cada ciudadano la posibilidad de superar la condición de consumidor o de espectador y tornarse sujeto operativo, reflexivo, colectivo y participativo. En este sentido existe una demanda social de interactividad, entendida como una exigencia de la era digital y de la educación ciudadana. Con la interactividad, plantea la autora, el mensaje cambia de naturaleza, el emisor cambia de papel y el receptor cambia de condición.

Estaríamos ante un nuevo lector que no se somete a las recetas de quien produce, sino que interfiere, manipula, modifica y reinventa el mensaje. Un nuevo lector menos pasivo, más intuitivo que tiende a un aprendizaje fundado en la propia exploración que realiza solo o con otros, utilizando también la imagen y el sonido, la conectividad y la velocidad.

Teresa Burgui sostiene que la máxima expresión de esta afirmación la representan los jóvenes: “La escuela enseña, pero ellos aprenden fuera, no pegados a una pantalla plana, sino zambullidos dentro de ella, por fuera del sistema educativo del que cada día se sienten más alejados. Podríamos afirmar que aprenden a pesar de la escuela, que sigue anclada en un sistema dominado por la clase magistral. Uno dicta y el resto calla, un principio inadmisible en nuestro tiempo digital. Han estallado las fronteras y el proceso educador no puede quedar encerrado en la escuela”, puntualiza la experta.

Lea en el siguiente enlace el artículo completo:

Artículo Teresa Burgui