CON LAMENTABLE RESULTADO DEL DÍA DE AYER, SE TERMINARÁ HOY DE VOTAR LA LEY DE TV DIGITAL

  • La aprobación del veto instigado por algunos medios de comunicación representa un retroceso en materias importantes para la libertad de expresión.

larroulet y erràzuriz grande

El día de ayer, de manera sorpresiva porque no estaba en la tabla del Senado, se votó la ley que permite la introducción de la Televisión Digital Terrestre en Chile. Finalmente, si bien hubo una discusión sobre las facultades del parlamento al respecto, se mantuvo la declaración de inadmisibilidad de las  observaciones contenidas en el veto número  3, 4, 6, 7, 10, 13, 17, 18, 19, 22 y 28. Se votaron en cambio las observaciones 2, 8, 9, 12, 14, 15, 16 y 21, y para hoy debieran discutirse y votarse las observaciones  5, 23, 24, 25 y 26.

Ver noticia en sitio del Senado aquí

 

¿En qué se traduce lo aprobado ayer?

SOBRE LA EXIGENCIA DE PLURALISMO

En concreto, a este respecto se eliminó la obligación de promover este valor por los Operadores de Televisión Abierta.  Para el Observatorio esta es una decisión lamentable en tanto refleja , por parte de las agrupaciones de medios que están detrás del veto, una concepción de la libertad de expresión como un derecho que sólo atañe al titular de la concesión, sin considerar el derecho a la información de las audiencias.

Si los medios fueran realmente pluralistas no tendría por qué importarles la norma que se había aprobado.  Claramente lo que se busca con esto es concretar el estado actual de control de la opinión pública, excluyendo las opiniones de muchos sectores relevantes del país.

Asimismo, al Observatorio le llama la atención la  desconfianza con que los parlamentarios de la Alianza miran la labor del Consejo Nacional de Televisión como órgano constitucional que  debe  velar por el correcto funcionamiento de la televisión y porque esta obligación se cumpla. En ningún caso el juicio sobre el mayor o menor respeto del pluralismo habría estado en manos del gobierno de turno, como argumentaron, sino que de un organismo donde representativo de nuestro Parlamento. Al parecer, la línea editorial de cada medio se considera un valor superior a las normas esenciales de nuestro Estado de Derecho y a los lineamientos  establecidos por numerosos organismos internacionales, sobre cómo debe entenderse la libertad de expresión y el derecho a la información.

Al respecto, basta señalar que es evidente que en Chile no existe pluralismo en los medios de comunicación, en los términos que ha establecido la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Es así como el informe anual sobre derechos humanos de Estados Unidos recientemente publicado, señala sobre Chile que «No existe un marco legal que garantice la distribución justa de las frecuencias a los diferentes medios de difusión» lo que redunda en una excesiva concentración de las frecuencias, con la consecuente homogeneización de  los discursos. (Ver enlace aquí)

 

SOBRE LA PARIDAD DE GENERO EN EL CNTV
En lo que respecta a la composición del Consejo, se aprobó una mejora en la redacción, relativa a la inclusión de la sociedad civil en este órgano y se declaró inadmisible aquellas en que se eliminaba la paridad de género.

 

SOBRE LAS CAMPAÑAS DE INTERES PUBLICO

Otra materia importante para el Observatorio es la relativa a las campañas de interés público. El texto aprobado señalaba que cualquier órgano público podría diseñarlas de acuerdo a sus competencias. Sin embargo, de acuerdo al texto del veto que fue aprobado, sólo tendría esta atribución el Ministerio Secretaría General de Gobierno.

Afortunadamente, se declaró inadmisible que se redujera este tipo de campañas sólo a las catástrofes y epidemias, y en cambio puede ser  «con el objeto de proteger a la población y difundir el respeto y promoción de los derechos de las personas».

S restringe la renovación de estas campañas a una sola vez y se permite que los concesionarios elaboren sus propios spot para cada campaña, el cual debe ser aprobado por el Consejo Nacional de Televisión. Lo anterior es simplemente contradictorio con la esencia de  las campañas publicitarias que deben ser masivas y con un solo mensaje, para no inducir a equívocos a la población. Nuevamente vemos el reclamo de los titulares de los medios de situarse por encima del Estado y una muestra de desconfianza en el CNTV, al insistir inexplicablemente en que una campaña de interés público aprobada por el Consejo puede vulnerar su línea editorial.

 

SOBRE EL USO DEL ESPACIO COMUNITARIO POR ENTIDADES RELIGIOSAS

Finalmente, se aceptó que las entidades religiosas sean titulares de concesiones de carácter comunitario. Con esto, uno de los pocos espacios desde donde podía emerger una diversidad de opiniones comunales queda en peligro de ser usada con fines proselitistas. No se entiende por qué, siguiendo la misma lógica, se excluyó de estas concesiones a los partidos políticos u otras organizaciones que no podrán acceder  estas concesiones.

La norma aprobada sólo excluía a las entidades religiosas de las concesiones comunitarias y no representaba ninguna discriminación puesto que las entidades religiosas pueden acceder a otro tipo de concesiones, aún con menos restricciones que las comunitarias. De hecho ya tienen asignadas varias en TV analógica que migrarán automáticamente a digital.