Cyberbullying: El matonaje digital

Julián Ferraro / La Nación.cl/ Ya no es sólo meter la cabeza en el wáter. Escondidos tras un teclado, miles de individuos utilizan las redes para atacar a quienes están más vulnerables. Los niños son los que se ven más expuestos a estas agresiones.

Este jueves en la mañana, el Presidente Barak Obama dio una conferencia sobre prevención del bullying. Según sus declaraciones, él mismo sufrió de este tipo de abusos durante su infancia. “Con grandes orejas y con el nombre que tengo, yo no fui inmune”, reconoció. Hasta el Mandatario de la economía más poderosa del mundo ha sufrido maltratos de esta índole, los cuales se han ido adaptando a las nuevas tecnologías.

Internet se ha convertido en un antro de individuos amparados en el anonimato o en identidades falsas que aplican numerosas técnicas para hostilizar a sus víctimas. Esta semana se supo la historia de una joven que tuvo un pololeo en línea con alguien que nunca existió, al que sus creadoras inventaron un suicidio.

Ejemplos sobran. Algunos han sido inmortalizados por toda la comunidad de cibernautas, como “an hero”, un joven que se suicidó porque le robaron el iPod y ante las constantes mofas de usuarios anónimos provocaron la reacción de sus amigos, quienes en un inglés muy mal escrito dijeron que era un héroe, lo que causó más risotadas. También una pareja de fanáticos de la banda de rap Insane Clown Posse enterró a su hija con una polera de la agrupación, lo que causó que recibieran cientos de burlas por haber puesto a la bebé en el féretro con una imagen de un “payaso insano”.

Los niños chilenos tampoco se han librado de las garras de los atacantes cibernéticos, y el problema es que para los padres es muy difícil controlar la situación, ya que no pueden estar permanentemente observando lo que sus hijos hacen por internet, e incluso cuando tratan de conseguir programas para monitorear la actividad de los menores muchas veces se encuentran con que éstos son virus.

AGRESIÓN FÍSICA Y SICOLÓGICA

“El bullying es la agresión de un niño a otro y le provoca daño. Está todo dentro de lo mismo, el que nos dice si hay daño o no es la víctima. Para que sea bullying tiene que ser sistemático y reiterado. Puede ser de uno o varios jóvenes”, explica Claudio Arrales, sicólogo de la salud y académico de la Universidad Central.

El matonaje, ya sea físico o sicológico a través de internet, nace de tendencias agresivas que se desarrollan en el niño. “Hay dos factores. El medio ambiente, como los medios de comunicación y sus temáticas, la TV, sitios de internet o el cine dedicados a adolescentes están llenos de mensajes violentos, pero también tiene que ver con las familias”, añade el experto, “que muchas veces presentan problemas de estrés familiar, deudas, problemas con el jefe, cesantía que terminan volviendo a los padres en un modelo violento. Los niños ven esos modelos inadecuados”.

Según Arrales, los niños al desarrollar su identidad muchas veces confunden poder con matonaje. “Hay edades en las que los niños tienden a ser líderes y socializar con otros, pero confunden este liderazgo con poder y violencia”, observa. “También se ha visto con estudios internacionales que adultos que delinquen o consumen drogas practicaron o fueron víctimas de matonaje”.

El sicólogo considera que muchos niños, como son tímidos, no manifiestan en el colegio de forma explícita su agresividad. “Como tienen bajas habilidades sociales utilizan el internet para hacer eso. Entonces hacen como una catarsis, se desquitan, expresan sus emociones negativas y se descargan contra otros niños, el que sea y de forma anónima. Lo que no consiguen en vivo lo pueden hacer virtual”. Hay que mencionar que muchos arrastran este comportamiento hasta edades muy avanzadas.

TIPOS DE CYBERBULLYING

Los insultos, uso de identidades falsas para denigrar a una persona o engañarla, las amenazas de publicar secretos vergonzosos o fotografías comprometedoras e incluso apoderarse de cuentas personales son algunas de las herramientas que ocupan estos “cybermatones” contra sus víctimas.

Este tipo de agresiones virtuales generan heridas en sus víctimas: “Baja autoestima, depresión, timidez y después llegamos a problemas psicopatológicos como autoagresión, problemas de personalidad e incluso suicidio”, enumera el académico.

Pero… ¿Por qué estas víctimas hacen caso de este tipo de ataques? El sicólogo explica que es porque en la adolescencia y preadolescencia los niños se identifican con el grupo, con los otros. Es tanta la importancia de estas relaciones que “es alta la vergüenza a esa edad y la descalificación fácilmente pueden llegar a una depresión, una psicosis, o hasta podrían matarse”. El no querer ser exhibidos en público es un miedo salvaje que tienen los jóvenes. “Que me expongan al grupo a través de fotos o mensajes de bullying hace que los niños tomen malas decisiones”, advierte Claudio.

AYUDANDO A LAS VÍCTIMAS

 Los tips que da el sicólogo para descubrir y ayudar a niños víctimas del cyberbullying:

– Fortalecer los lazos familiares a través de la escucha activa, sobre todo el tema de la violencia, que es un problema que la familia debe afrontar.

– Involucrar a los profesores, al establecimiento y poner el tema en el tapete público, ya que afecta a la comunidad en su conjunto. Trabajar el tema con la comunidad educativa.

 …Y A LOS VICTIMARIOS

 También es responsabilidad de la familia y los académicos detectar a tiempo a los atacantes.

– Los padres de los niños agresivos deben tratarlo de inmediato a través de una ayuda integral, ya que de lo contrario existe un desarrollo progresivo de las tendencias violentas que se irán reforzando.

– La familia debe ser un modelo donde el niño no encuentre este tipo de actitudes beligerantes, donde pueda encontrar un ejemplo a seguir