Debate sobre la propiedad de los medios y el pluralismo

libertad-de-prensa-3OBSERVATORIO / Un interesante intercambio de posiciones sobre la concentración de la propiedad de los medios y su incidencia en el pluralismo, se produjo, este martes 5 de mayo, durante el seminario “Los desafíos para construir ciudadanía: medios de comunicación como plataforma de diálogo”, realizado en la Casa Central de la Universidad de Chile para conmemorar el Día Mundial de la Libertad de Prensa.

“El pluralismo y la diversidad en las industrias culturales y el impacto de la concentración de la propiedad de los medios en la libertad de expresión”, fue el título que los organizadores le dieron al segundo panel de la mañana, moderado por la periodista de Canal 13 Constanza Santa María.

El experto argentino de la Universidad de Buenos Aires, Guillermo Mastrini, tuvo a su cargo la primera ponencia. Partió haciendo una revisión histórica del concepto de ciudadanía y su vínculo con la libertad de expresión y de prensa, para finalizar planteándose una pregunta clave que tiene que ver con la propiedad de los medios: ¿qué sacamos con detentar el derecho a decir, el derecho a expresarnos, si no tenemos donde decir y donde expresarnos?
En este sentido Mastrini hizo un llamado a pasar de un rol pasivo a uno activo en el ejercicio del derecho ciudadano a la comunicación y lamentó la falta de una política de medios desde la esfera pública que consideré a la sociedad civil, la gran ausente en la discusión sobre el tema.

Mastrini, profesor de la Universidad de Buenos Aires, compartió con los asistentes, las principales conclusiones de un estudio que realizó junto a su colega Martín Becerra y que se tradujo en un libro titulado “Periodistas y Magnates. Estructura y concentración de las industrias culturales en América Latina”, donde se analiza la concentración en la propiedad de los medios latinoamericanos. En ese estudio, Chile figura con uno de los índices más altos de concentración medial en la región. En esta realidad de medios concentrados, Mastrini ve una amenaza para el pluralismo y planteó la necesidad de constituir “ciudadanos de la comunicación” capaces de tener una mirada crítica frente a la producción de los medios, y con la fuerza suficiente para exigir la creación de políticas públicas que fomenten el pluralismo y promuevan el surgimiento de medios independientes que den cuenta de la diversidad de actores sociales.

Finalmente, Mastrini advirtió que los grados de concentración medial en Latinoamérica han ido aumentando paulatinamente, al punto de que unos cuantos operadores monopolizan el mercado regional y nacional, hasta llegar a niveles que “en EEUU y la Unión Europea no se permitirían”.

libertad-de-prensa-6El derecho humano a la comunicación

Después de Mastrini, le tocó su turno a la periodista Beatriz Costa Barbosa, del grupo “Intervozes” de Brasil, cuyos activistas tienen como principal objetivo la defensa del derecho humano a la comunicación. Este grupo ha tenido exitosa muy concretos, como lograr sacar del aire por una orden judicial, un programa llamado “Tardes Calientes”, basado en la humillación en cámara de las personas, y conseguir que un juez ordenara, en el mismo espacio de la televisión abierta brasileña, transmitir durante un mes un programa que promoviera los derechos humanos.
Barbosa, inició su intervención planteando que estamos viviendo una sociedad medial donde la construcción de La subjetividad y la representación de lo real pasa necesariamente por los medios e incide directamente en la formación de opinión pública. Por lo mismo, según Barbosa, la concentración en la propiedad de los medios es una amenaza para la libertad de prensa y puede implicar la perpetuación del “racismo, el sexismo, la xenofobia, la homofobia y los prejuicios…”, que abundan en ciertos medios de comunicación social.

Antes de cerrar su intervención, Barbosa hizo un llamado a los medios a no ampararse en la libertad de expresión para atentar contra la dignidad de las personas, y a usarla para promover el respeto por los derechos humanos, la tolerancia a lo diferente, la erradicación de la violencia contra la mujer y la construcción de una sociedad más justa e igualitaria.

“Concentración no es sinónimo de falta de diversidad”libertad-de-prensa-21

La intervención de la periodista de “Intervozes” fue seguida por la de Guillermo Turner, presidente de la Asociación Nacional de la Prensa, de Chile, ANP, y director de la revista “Capital”. Turner invirtió buena parte de su intervención en revisar la relación entre pluralismo, propiedad y diversidad de contenidos en los medios.

Inició su argumentación planteando que, de acuerdo a las encuestas, las personas tienen, en general, una buena opinión de los medios y que, aunque reconoce la existencia de dos grandes conglomerados que dominan en la prensa -El Mercurio y Copesa-, no cree que esto se traduzca necesariamente en el predominio de una cierta ideología y en falta de diversidad: “si no, no se podría entender, entonces, que el grupo Copesa haya apoyado la formación del “Diario 7″ y ahora lo esté haciendo con Ciper Chile, un centro de investigación periodística que no se puede decir que pertenezca a la derecha”, enfatizó Turner.

En el plano estadístico, el presidente de la ANP planteó, en defensa de la credibilidad de los medios chilenos, los resultados de algunas encuestas donde la radio figura en cuarto lugar dentro de las instituciones que más confianza generan en la gente, seguida por la TV en el quinto y los diarios en el sexto, muy distantes de la poca confianza que producen, por ejemplo, instituciones como los partidos políticos. Complementariamente, desplegó un abanico de indicadores sobre consumo de medios, los cuales indican que un 76 por ciento de las personas se informan a través de la TV, el 55 por la radio, el 26 por Internet y el 22 por la prensa, esto en el marco de un 46 por ciento de las personas que manifiestan estar satisfechas con los contenidos de los medios.

Por otra parte, en el análisis de la propiedad, Turner sostuvo que centrar la discusión en el duopolio Mercurio-Copesa , deja fuera el fenómeno de numerosos diarios regionales y locales que no pertenecen a ninguna de estos consorcios y a través de los cuales, según los estudios citados, se informa alrededor de un 56 por ciento de la opinión pública. Para ejemplificar lo anterior nombró una larga lista de diarios provinciales y locales de larga tradición y que no dependen del duopolio.

En relación a la crisis económica que también ha golpeado a los medios, Turner recordó que en el caso de la prensa escrita, que es lo que lo incumbe de manera directa en su calidad de presidente de la ANP, la principal fuente de ingresos es la publicidad con la dura competencia de otros soportes como la vía pública. Comentó, asimismo, como un problema del sector, que afecta en especial a los diarios pequeños, la falta información confiable sobre lectorías reales de los medios y que afecta las decisiones en materia de inversión publicitaria. Además, recordó que las “agencias de medios” son las que determinan donde se coloca la publicidad, maximizando el costo por contacto “sin consideraciones ideológicas”. Con igual lógica se movería, según Turner, la publicidad de los organismos del Estado y cree que atribuir la desaparición de ciertos medios independientes a la discriminación en la publicidad estatal, impide evaluar cuántos de esos medios dejaron de existir por una mala gestión y cuántos por falta de avisaje público.
Finalmente, Turner cuestionó la relación que se establece entre la concentración de la propiedad de los medios y la falta de diversidad de los mismos: “¿ Me pregunto qué contenidos desearían ver en las prensa los que sostienen esta teoría, porque yo tengo la impresión de que los medios que no cumplen con integrar la diversidad fracasan en su misión y también como empresas”, puntualizó Turner.

libertad-de-prensa-41Otras visiones, otras fuentes, otras miradas

Durante las preguntas del público, leídas por Constanza Santa María, la periodista brasileña Beatriz costa Barbosa llamó a no demonizar los medios, sino a dialogar con los editores para que integren en sus pautas los derechos humanos. También reivindicó la importancia de que la ciudadanía se apropie de las tecnologías para difundir sus propios mensajes y promover la alfabetización mediática que permita a las personas tener una mirada crítica frente a los medios de comunicación.

Por su parte Turner, ante una pregunta que insistió en la relación entre concentración en la propiedad y predominio de una cierta ideología, sostuvo que le parecía simplista creer que todos los medios de una cadena se estarían moviendo en una cierta dirección por una orden centralizada que discriminaría entre los contenidos favorables o desfavorables. Posteriormente, ante una invocación del público para que la prensa incorpore “otras visiones, otros actores, otras fuentes y otras miradas”, Turner insistió en que “la mayoría de la población se encuentra satisfecha con los medios que tiene”.

Frente a esta respuesta Pía Barbosa planteó que los grandes medios cada vez que son impugnados en su rol social “se defienden con encuestas”, pero no consideran el hecho de que en esos estudios la manifestación de las preferencias ciudadanas se produce dentro de una homogeneidad de contenidos que empobrece la libertad de elección de la gente.