MENU

“Detención ciudadana” en el centro de Santiago: cobertura periodística reñida con derechos constitucionales y legislación penal

27 noviembre 2014 • La Opinión de FUCATEL

Observatorio Fucatel

ajusticiamiento 2

El día de ayer un hombre fue sorprendido robando a una persona de la tercera edad con un arma blanca, tras lo cual fue detenido por transeúntes, golpeado, desnudado y amarrado a un poste con papel de alusa transparente, lo cual fue grabado por los presentes, subido a redes sociales y reproducido por parte de la prensa en el día de ayer y de hoy.

De acuerdo a nuestra legislación, en el caso de  sorprender a un delincuente cometiendo un delito flagrante sólo da derecho a detenerlo para  ponerlo a disposición de la policía o carabineros. En exceso, es penado.  En este caso, además de detenerlo lo golpean y humillan con el agravante que de acuerdo a carabineros, no fueron informados  en el momento que esto ocurría. Sin duda es un caso de “ajusticiamiento” y “autotutela” contrario a nuestro sistema penal.

Este hecho fue informado por la prensa nacional tanto en diarios, medios electrónicos y televisión. Como Observatorio nos parece preocupante que periodistas y equipos de prensa, desconociendo nuestra legislación, hayan informado de esta detención sin criticarla y mostrando desconocimiento de la gravedad del asunto pues en rigor se trata de dos delitos: el cometido por el sujeto que robó al anciano y, además,  los delitos de secuestro y lesiones cometido por las personas que lo detienen, golpean, humillan y no llaman  a carabineros, sancionado a su vez por el artículo 143 del Código Penal. La  tortura también está prohibida y penada por la Ley.

Además, las imágenes de la humillación de este sujeto fueron difundidas incluso en horarios de protección de menores por parte de algunos canales de TV. La difusión de imágenes de este tipo también podría constituirse como una contravención de la obligación de correcto funcionamiento de los canales de televisión de acuerdo a la ley 18.838 del CNTV y su artículo 4,  referido al respeto a la dignidad humana y  los derechos fundamentales reconocidos en la constitución que debe resguardar la programación.

Esperamos que este hecho sirva e invite a los medios y en particular a los periodistas a reflexionar sobre su labor considerando la gran responsabilidad que nace del hecho que, además de informar,  educan y entregan claves de comprensión sobre los valores democráticos, derechos y deberes de nuestros ciudadanos.

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

« »