Diario La Nación denuncia campaña en su contra

la-nacion_003En su página editorial el diario La Nación responde al Consejo de Transparencia que acusó a ese periódico de no hacer pública la información sobre los sueldos de su directorio. La Nación aclara que los datos solicitados por dicho Consejo están publicados en su sitio web y plantea la tesis de que un sector político está en campaña contra “el único diario que no es de derecha en Chile” y que el periódico electrónico El Mostrador sería cómplice de esa maniobra.

Lea a continuación la editorial de La Nación y el artículo publicado hoy por El Mostrador sobre el tema:

 

EDITORIAL DE LA NACIÓN

Por qué la derecha ataca a La Nación

Sobre la base de una equivocación del Consejo de la Transparencia, un medio de comunicación on- line, “El Mostrador”, ha montado una operación a todas luces malintencionada y funcional a los intereses políticos más reaccionarios.

Los medios de comunicación deben tener siempre como principio el compromiso con la verdad y el pluralismo. Ese debe ser el norte de todo diario, canal de televisión o plataforma multimedial. La búsqueda de la verdad es un camino complejo, que siempre dependerá de la visión editorial de cada medio y que admite tropiezos, avances y retrocesos. Lo que no se puede aceptar es la mentira descarada sin el más mínimo reconocimiento del error. La Nación es un medio que, por decir la verdad, está hoy enfrentado al ataque sistemático de la derecha política y de sus “tontos útiles” mediáticos.

Gracias a informaciones de La Nación se ha conocido en los últimos meses los negocios poco claros de diversos personeros de la derecha política. Gracias a nuestro trabajo periodístico se ha desenmascarado en el último tiempo el origen de la fortuna del candidato presidencial de la derecha (reportaje conocido como el caso Banco de Talca), se han aclarado las circunstancias de crímenes como el de Víctor Jara y se ha dejado en evidencia la forma en que un diputado del partido de Sebastián Piñera usaba de manera irregular recursos públicos, al punto que se ha visto obligado a renunciar a la colectividad.

Se puede considerar hasta cierto punto natural que los medios de comunicación que defienden los intereses de los herederos políticos de Pinochet ataquen a este diario. Están dolidos porque su aspirante a la presidencia cae en las encuestas y ahora están dispuestos a usar toda su artillería en contra de La Nación.

Sobre la base de una equivocación del Consejo de la Transparencia, un medio de comunicación on-line, El Mostrador, ha montado una operación a todas luces malintencionada y funcional a los intereses políticos más reaccionarios.

La intención, manifiesta o encubierta ha sido poner en duda la transparencia de la editora del diario La Nación. Se trata de una sociedad anónima. Por esa razón, la Empresa Periodística La Nación S.A publica una memoria anual. Toda la información requerida por la Ley de Transparencia está allí.

Los antecedentes citados, junto con el balance de la empresa y todos los detalles relevantes de su operación, se encuentran en el sitio web www.lanacionsa.cl desde el 16 de abril pasado. Curiosamente, ni “El Mostrador” ni el Consejo de la Transparencia pudieron encontrar la información que cualquiera de los niños que recibieron recientemente notebooks en las escuelas públicas del país podrían haber ubicado sin dificultad.

Hemos hecho ver tanto a la institución como al medio de comunicación su error, sin que hasta el momento hayan rectificado o considerado nuestro punto de vista.

Como nuestros lectores saben, no se trata de una situación aislada: el candidato presidencial de la derecha ha amenazado que cerrará el único diario que no es de derecha en Chile si llega a ser Presidente. No pasa un día sin que algún parlamentario de la Alianza profiera un ataque contra este medio, a pesar de que ellos son continuamente entrevistados en nuestras páginas y hemos ofrecido reiteradamente espacios de Opinión para que expresen sus puntos de vista. Sólo demuestran su falta de convicciones democráticas al responder a la práctica del pluralismo con burdas operaciones comunicacionales, que hacen recordar aquellas montadas por Manuel Contreras en los tiempos de la DINA.

ARTÍCULO DE EL MOSTRADOR

Directorio de la empresa defiende estatuto jurídico que la eximiría de transparentar

La Nación en picada contra el Consejo de la Transparencia

En una declaración emitida ayer y firmada por su gerente general, Francisco Feres, el diario de gobierno pide explicaciones al CDT, indicando que los dineros que reciben los altos directivos sí están publicados en la web. En dicha entidad, sin embargo, comentan que los datos están “casi escondidos” en la memoria anual. La vocera del gobierno, Carolina Tohá, señaló que el medio debe cumplir lo ordenado “como todos los organismos de la administración del Estado”.

Por Jorge Molina Sanhueza

Mientras la ministra secretaria general de Gobierno, Carolina Tohá, aseguró ayer que el diario La Nación debe cumplir la orden del Consejo de la Transparencia (CDT) y publicar los sueldos de los directores y sus viáticos, entre otros tópicos, el gerente general de la firma periodística, Francisco Feres, fue categórico en señalar que “todo está en nuestra web, incluso sobre informado”.

Feres explicó, reaccionando a una nota publicada el jueves por El Mostrador, que los datos se encuentran en la página 34 de la memoria financiera y manifestó su extrañeza por el oficio enviado por el CDT que lo obligaba a cumplir la normativa de transparencia, so pena de aplicar sanciones de hasta 50 por ciento del sueldo al presidente del directorio, Manuel Valenzuela Bejas.

Las palabras de Feres contrastaron con las emitidas en la mañana de ayer por Tohá en La Moneda al ser consultada por este medio: “Es una ley que tendrá que aceptar La Nación y someterse a esos lineamientos como todos los organismos de la administración del Estado”, afirmó.

Sin embargo, el ejecutivo insistió que existe un desconocimiento de los Informes en Derecho encargados por la empresa periodística para enfrentar la decisión del organismo que vela por el cumplimiento de la normativa estrella de la administración Bachelet.

Al respecto, Feres fue categórico para entrar en el tema que él considera de fondo: “Recurriremos a todas las instancias para que quede claro que la legislación de la transparencia no puede aplicarse a nosotros, porque somos una empresa privada con el apoyo del Estado y los estudios en derecho que encargamos así lo dicen. Somos una empresa que tiene una naturaleza jurídica única dentro el Estado”.

La Nación tiene la posibilidad de apelar tanto a la Corte de Apelaciones como al máximo tribunal, y eventualmente al Tribunal Constitucional (TC) para defender sus derechos, donde podrá esgrimir que la Ley de Transparencia no le es aplicable.

Feres incluso fue más allá y criticó al CDT, “ya que nos enteramos del oficio a través de la prensa, en vez de haber sido notificados, por lo que pedimos explicaciones al organismo, ya que el documento que me enviaron no me dice cómo tengo que informar esto en la página web”.

De hecho, ayer pasadas las 19:00 horas, previo mandato del directorio de la empresa, publicaron en el sitio web del diario una declaración exigiendo “explicaciones al Consejo de Transparencia”, a través de la cual cuestionaron al organismo encargado de fiscalizar el cumplimiento de la Ley de Transparencia.

La empresa acompañó la declaración con un oficio enviado al CDT con copia a los ministros José Antonio Viera-Gallo y Carolina Tohá, que podría leerse como una declaración de guerra contra la entidad debido a que acepta las atribuciones del CDT pero por otra parte las cuestiona. De hecho, la declaración de La Nación S.A. equivale a un rayado de cancha de lo que viene en materia judicial:

“Quiero reiterar a usted, que la Empresa Periodística La Nación S.A. no renunciará, por motivo alguno, a defender su naturaleza jurídica y los legítimos derechos que le corresponden a sus accionistas. Entendemos que dicha materia no es de vuestra competencia, motivo por el cual nos hemos allanado a cumplir con la normativa legal, la que a nuestro juicio es inaplicable por inconstitucional a nuestra empresa. Es bien sabido por dicho Consejo, que la Empresa Periodística La Nación S.A. tiene sólidos fundamentos constitucionales, legales y jurisprudenciales los que haremos valer, en su oportunidad, ante los órganos jurisdiccionales competentes”.

El Mostrador se comunicó con uno de los asesores de prensa de Tohá -la responsable de la relación del gobierno con el medio de propiedad público-privada- y este afirmó que pasadas las 20:00 horas la ministra aún no recibía ninguna notificación por parte de la empresa periodística, ya que la secretaria de Estado se hallaba en una actividad en terreno, por lo que recién podría emitir alguna opinión hoy.

No words

Pese a lo anterior, el CDT señaló también señaló claramente en su web cuáles eran los tópicos que debían estar a la vista de los usuarios, los cuales son similares a los itemes publicados por Televisión Nacional, canal que junto con publicar el detalle de los integrantes de su directorio incluye información sobre las remuneraciones del presidente de su directorio, los miembros del directorio y enumera la cantidad de trabajadores de la estación y las remuneraciones totales.

Este medio intentó obtener una versión oficial del CDT pero prefirieron no polemizar reafirmando que “la información contenida en el oficio es los que se pidió”.

Fuentes del organismo indicaron, en todo caso, que el problema de La Nación es que los datos están “casi escondidos” en la memoria anual.

Se explicó que dicha empresa debiera tener, en un acceso “fácil y visible”, la información detallada tal y como lo ordenó el organismo y como lo señala la ley. Un ejemplo a seguir, se indicó, es la web del Banco Estado donde se usó la fórmula que tienen el resto de los organismos del Estado.