Diputados socialistas advierten falencias en el proyecto de televisión digital

EMOL / Uno de los aspectos que critican los parlamentarios es que el proyecto “no asegura los derechos de los chilenos, respecto de un bien que les pertenece, sino que termina consolidando un modelo de televisión en el que priman los intereses privados”.

Aunque con los votos de la Alianza su articulado fue mayoritariamente aprobado, el diputado Marcelo Díaz (PS) afirmó que “este proyecto de ley está muy lejos de responder a los intereses de los chilenos”.

En sus aspectos fundamentales, en cuanto al tiempo de concesión, el proyecto establece un período de 20 años, pero se mantiene la excepción en aquellas concesiones otorgadas antes del año 1970, con carácter indefinido.

Además, se modifica el procedimiento y la concepción del régimen de concesiones del espectro radioeléctrico destinado a la televisión abierta, definiendo la figura de concesiones de servicios intermedios, así como de concesiones regionales, locales y comunitarias.

Al respecto, el diputado Díaz si bien le reconoció algunos avances al proyecto, advierte que la iniciativa “no está en el óptimo de lo que corresponde”.

Por ejemplo, subrayó que “no asegura los derechos de los chilenos, respecto de un bien que les pertenece, sino que termina consolidando un modelo de televisión en el que priman los intereses privados”.

Aseguró que los parlamentarios tienen el derecho y la obligación de regular y establecer los límites de explotación de este “bien escaso”, insistiendo en que “le pertenece a todos los chilenos”.

Por lo tanto, planteó que “lo que queda por hacer en el tema, es acabar con las concesiones indefinidas, impedir que se establezca el régimen de pago para la televisión, que segmente contenidos de calidad pagados y de televisión basura de libre recepción”.

Entre los déficit de la iniciativa gubernamental, el diputado Díaz considera que independiente de quién sea el titular de la concesión, los canales de televisión deben cumplir con las cargas públicas, particularmente con las campañas de salud, como la prevención del SIDA “y en forma íntegra y no a su antojo, porque terminan desdibujando dichas campañas públicas”.

A juicio del diputado socialista Carlos Montes, “lo más grave es que perdimos por 58 votos a 50 el tema de la gratuidad, ya que se aprobó una indicación que dice que el 50% podrá ser de pago, lo que significa que los canales existentes que hasta ahora no cobraban, en virtud de este proyecto, con la televisión digital podrían cobrar hasta el 50% de su programación”.

Respecto de la duración de la concesión, Montes deploró que estas hayan quedado en forma indefinida, lo que según dijo, “esperamos y exigimos que esto se corrija en el Senado.