Directorio fija «jornada de reflexión» para debatir sobre segunda señal de TVN

Compartimos noticia de la segunda que informa de la jornada de reflexión que tendrá el directorio del canal público sobre la segunda señal de TVN y el futuro de la TV pública con la digitalización.

Además del rol de TVN como canal público, se discutirá el programa de Bachelet en que dice que TVN debe abrir a lo más dos frecuencias abiertas y gratuitas más, una de noticias (actualmente en el cable) y otra señal cultural.

Como Observatorio debemos recordar, sin embargo, que la segunda señal  de TVN, tal como dice el artículo 15 de la Ley  “tiene por objeto la transmisión de señales de la propia concesionaria de carácter regional o de otros concesionarios que no cuenten con medios propios, en cuyo caso se entenderá que la capacidad de transmisión de esta nueva concesión constituirá un remante para todos los efectos contemplados en el artículo 17 (sobre uso de medios de terceros)”.

Esto quiere decir que  la segunda señal de Televisión Nacional de Chile tiene la obligación y la carga pública de transportar a  televisiones de diversidad en sus parrillas programáticas, por lo cual no es sobre la segunda señal de TVN que pueden abrir la programación sino sobre la misma, que migrará a la TV digital, la cual puede dividirse para transmitir más de una.

Directorio fija «jornada de reflexión» para debatir sobre segunda señal de TVN

Cumbre analizará cómo materializar las oportunidades que entrega la nueva Ley de TV Digital: Programa de Bachelet incluye canal de noticias y otro “educativo cultural”. Análisis podría derivar en discusión sobre cómo financiar estas iniciativas: Rol del Estado se instalará en el debate.

Politica@1_GRE2F1SPH_1_25353494

A un verdadero retiro se irá el directorio de TVN a fines de mayo. La última reunión de los jueves de cada mes se transformará en una “jornada de reflexión” para tratar temas estratégicos, donde uno de los puntos clave de la agenda será el uso que podría dársele a la segunda señal que tendrá el canal estatal, una vez que se estrene la nueva ley de TV digital.

La entrega de nuevos contenidos en la empresa pública es parte del programa de gobierno de Michelle Bachelet. Pero esta definición abrirá un debate político no sólo respecto a este punto, sino que sobre el financiamiento -y el papel del Estado en ello- para estos nuevos servicios.

Actualmente TVN tiene una señal de libre recepción (canal 7), pero la TV digital permitirá desarrollar otra más en alta definición o dividir ésta en dos de una calidad con el estándar actual.

Yacometti es el hombre

 

Aunque el lugar aún no es ratificado, y podría definirse en la sesión de directorio de este jueves, la idea es realizar esta cumbre para debatir sobre la segunda señal, y escuchar los estudios que la plana directiva ha encargado a las gerencias del canal.

Fuentes consultadas ratifican que el director de gestión Enzo Yacometti es uno de los que tiene la principal responsabilidad de proponer opciones temáticas y evaluar posibles costos de los escenarios que se manejen.

“Nada está definido en esta materia y por eso va a ser necesario este encuentro de fin de mes para reflexionar”, señala una fuente del directorio.

“Esta es la segunda ocasión en la cual realizaremos este tipo de retiros. La anterior fue cuando definimos la misión del canal. Ahora deberemos acercar posiciones respecto a qué contenidos debiera desarrollar el canal para aprovechar las oportunidades que abre la futura TV Digital”, agrega otro miembro de la mesa.

A la hora de debatir qué contenidos pudiesen desarrollarse en estas señales nuevas de TVN, al menos se mencionan cuatro posibilidades:

1) Canal de noticias: Ya está en el programa e implica traspasar a señal abierta la que actualmente transmite noticias 24 horas vía TV de pago.

2) Canal cultural: “Este podría ser un paraguas para otros contenidos”, se señala. Otra fuente agrega que “es necesaria la cultura. Para muchos eso suena a lata y para otros es un concepto que aún no está bien definido. La gente tiene la pose de que le gusta lo «cultural» y programas como el de Cristián Warnken tienen 1 punto de sintonía. Nosotros tenemos la obligación de la masividad y por eso la discusión que viene es muy rica”.

Desde el directorio también comentan que falta una tarea de “educación a la audiencia, que se acostumbró a los realities”.

3) Infantil: Recientemente la secretaria ejecutiva de la Comisión Nacional de la Infancia, Estela Ortiz, -de gran influencia en la Presidenta Michelle Bachelet-, en un artículo de opinión en La Segunda, planteó que “la infancia y adolescencia han estado mayoritariamente excluidas de la oferta televisiva. Los datos al respecto son abrumadores: el 8,6% de la oferta total está dirigida a menores de 12 años, y el 3,3% a adolescentes entre los 13 y 17 años (…)”.

Desde el directorio de TVN se reconoce que una apuesta en este sentido es necesaria, pero “se corre el riesgo de perder audiencia”.

Otro consultado agrega que “se estima que efectivamente hay un déficit de programación infantil, a pesar de que TVN creó 31 Minutos, lo que demuestra que hay preocupación por el tema”.

Pero al menos dos fuentes coinciden en que un paraguas que apunte a lo “cultural” podría servir también para incorporar ahí televisión infantil: “Podría ser franjeada, infantil y cultural”, se enfatiza.

4) Educativo: “O competimos con los grandes grupos económicos o salimos del mercado, y nos transformamos en un canal «educativo» con clases de inglés y programas de viajes”, es otra idea que se lanza desde el canal.

5) Regional.

El problema de los recursos: ¿Aporte del Estado?

 

Las opciones de contenido de una segunda señal inevitablemente caerán en una discusión más espinuda, por sus implicancias políticas y la posibilidad de cambiar la ley que ha regulado por más de 20 años al canal estatal: Los recursos.

Actualmente la torta publicitaria de la televisión suma cerca de USD$500 millones, sin mayores variaciones en el tiempo, y que debe repartirse entre los mismos actores actuales. Por ello, hay quienes advierten que más señales (oportunidad que tendrán también los otros canales) sólo significaría atomizar los ingresos por canal.

“Un elemento que es fundamental para la definición final que se adopte es si el Estado entregará recursos adicionales que permitan financiar estos nuevos contenidos”, enfatiza un director.

En su historia, en el directorio de TVN se han alineado dos posturas respecto al financiamiento: Quienes consideran que aportes directos del Estado arriesguen la autonomía y arriesga al canal a doblegarse a la autoridad de turno, y otro extremo que ha defendido que debiera ser enteramente financiado por el Fisco.

“Hoy no somos un canal totalmente autofinanciado, porque también participamos en los concursos del Fondo Nacional de TV. Una manera de aumentar el financiamiento es que se incrementen esos montos para subsidiar programas. Es un tema que hay que poner en el tapete”, se enfatiza desde el canal.

 Luis Breull: “Formar ciudadanos, no consumidores de retail”

 

Para Luis Breull , académico UC y consultor de medios, el retiro que organizará TVN no es la mejor opción para discutir el carácter, contenido y modelo de gestión de una segunda señal de la TV pública digital abierta. Un encuentro que terminará, para él, en anuncios generales, en vez de decisiones “político-estratégicas”.

El experto dice que hay que observar cómo ha evolucionado la industria mundial.

“Si en el 2006 la penetración mundial de la TV abierta en hogares era del 50%; el 2012 representaba sólo el 31% y a nivel local la inversión publicitaria del sector desciende constantemente desde el último quinquenio ante el alza de la TV paga y la TV web”.

“Por lo tanto este canal es una decisión política, porque el mercado ha dado permanentes claves de lo que se puede financiar y lo que no en la industria generalista. Es decir, rentabilidad creciente a menores costos de producción e ingresos publicitarios. Esto tiene a TVN luchando por ser masivo a costa de casi 19 horas diarias de lunes a viernes destinadas a teleseries, noticiarios extendidos y magacines para dueñas de casa y adultos mayores, mezclando farándula con servicio y refritos de archivo. ¿Eso es cumplir con su misión de diversidad como una TV de clase mundial?”.

Chadwick: “Debe ser una señal cultural”

 

Para el ex presidente del Consejo Nacional de de Televisión (CNTV), Herman Chadwick, la nueva señal de TVN debe fomentar la cultura.

Y es que mientras estuvo a la cabeza del organismo “insistí en que la nueva señal de TVN debía ser cultural y podría tener varios canales”.

Para el ex ejecutivo, otra alternativa viable es que sirviera de “carrier” para canales regionales que carecen de presupuesto y no pueden tener cobertura nacional.

“Ahora, el contenido educativo para elaborar una parrilla programática podría salir de todo el material del CNTV que proviene de Novasur, más la producción guardada de los más de 250 proyectos que han postulado CNTV, que no han ganado, pero que son de gran calidad”, dijo Chadwick.

La idea, añade, es que sea un canal estatal sin fines de lucro y sin publicidad.

Respecto a la falta de contenido infantil en la televisión abierta, Chadwick reconoció que es cierto que se ha quedado atrás, “pero el cable ha logrado penetrar en un 65% de los hogares chilenos y tiene mucha programación infantil excelente. Pero sin duda que hay que revisar el tema en la televisión abierta”.

Nueva oportunidad del canal estatal

 

La Nueva Mayoría llegó al gobierno con un apoyo abrumador, logrado gracias a un proyecto que pretende hacer transformaciones de fondo y que Chile pedía a gritos. La reforma tributaria, la educación pública y de calidad, y el cambio constitucional, apuntan a crear un país más equitativo. En ese mismo contexto, recuperar el verdadero rol público de TVN sería un gran paso y un gran legado para la inspiración reformadora de la Nueva Mayoría, consigna el director de Cine y académico de la UDD, Marcelo Ferrari.

La oportunidad no es nueva. Con el retorno de la democracia, TVN se manifestó como un canal con genuina vocación de liderazgo comunicacional y cultural en el amplio sentido. Esto no sólo por la creación de contenidos 100% culturales-artísticos, como el “Show de los libros”, sino también por producciones de alta calidad, valor y también rating, como “El Mirador”, “Los Patiperros” y otros.

De eso no queda mucho. Y fueron las propias administraciones de la Concertación las que terminaron abandonando esos proyectos, para centrarse en competir económicamente con los canales privados, creando mayoritariamente contenidos de bajo costo y alta rentabilidad (realities, programas de concursos, etc).

Ricardo Solari, nuevo presidente del directorio de TVN, tiene la palabra. Es el momento de evitar la tentación -por algunos enarbolada- de utilizar alguna de las nuevas señales que recibirá TVN con la llegada de la televisión digita, como una especie de “vertedero” de los programas culturales, para así marcar “cumplido” en la casilla de la misión canal. En cambio, es la oportunidad de levantar la señal abierta de TVN como una voz potente de televisión realmente pública, desde sus estatutos y financiamiento, capaz de crear contenidos plurales, participativos y exigentes que ayuden a la ciudadanía a tener nuevos conocimientos, a tomar mejores decisiones y a elevar sus estándares de vida.

TVN debería ser el correlato de las profundas transformaciones que la Nueva Mayoría está encabezando con el nuevo gobierno de Bachelet. Al igual que en la educación, Chile merece una televisión pública donde la calidad y el rating no sean incompatibles, como lo demuestran cadenas cable como HBO, y como lo hizo la propia TVN con “Cuentos Chilenos” y otros.

Si TVN optara por desarrollar un canal cultural como señal aparte, éste debería nacer desde su ADN, con una fuerza e inspiración renovadora de la televisión chilena. Un canal con agallas, con potente línea editorial y presupuesto, que podría encaminarse a dejar su huella en la historia de las transformaciones que recién comienzan.

 

Lo que dice el programa de Bachelet

“En el nuevo escenario de TV Digital, el canal público debiera desarrollar a lo menos dos frecuencias abiertas y gratuitas adicionales. Una, la del canal 24 horas, actualmente sólo en plataformas de pago, y otra para un canal educativo-cultural. Son justamente estas iniciativas las que requieren de un decidido apoyo del Estado”, dice la página 135 del programa de gobierno de Michelle Bachelet. El texto también sostiene que “enviaremos un proyecto de ley al Congreso para realizar un conjunto de modificaciones en materia de televisión pública”: Además de ampliar las facultades de TVN para cumplir mejor su “misión pública”, “debe incorporar financiamiento público de manera sistemática, con el objeto de que pueda producir bienes públicos socialmente valorados”.

Ver desde La Segunda

.