El ajuste no para en Canal 13

canal-13La Nación / El viernes, los trabajadores de Canal 13 se reunieron para escuchar el llamado del sindicato: no firmar la propuesta del canal de reducir en un 25% los sueldos a los trabajadores de producción.Esa fue la medida que la Gerencia de Producción, comandada por Alejandro Santelices, eligió para ajustar el presupuesto 2009, y que intentó hacer efectiva llamando uno a uno a los trabajadores a aceptar esta resolución.

Los dirigentes sindicales recomendaron -a través de un megáfono- “no firmar ningún documento” ni aceptar cambios en el contrato, mientras instaban a la plana mayor de la estación a reducir los sueldos de los ejecutivos y no de los trabajadores.

Desde el segundo piso, observaba la asamblea el gerente de Programación, Vasco Moulián.

Lo cierto es que la reducción de costos en el 13 ha tenido varias etapas; primero una serie de despidos en diciembre pasado; luego un plan de renuncia voluntaria indemnizada, que terminó el pasado 30 de marzo, y ahora esta propuesta de disminuir remuneraciones en el área de producción, donde los salarios varían entre 250 mil pesos y 1,5 millones.

El ajuste vía trabajadores, sin embargo, no ha sido bien visto en la Iglesia, pues contradice el mensaje que tanto el Papa como los obispos criollos han enviado en defensa del empleo.

Fuentes de la industria señalan que hace algunas semanas la intervención del propio cardenal Francisco Javier Errázuriz logró frenar el despido de más de un centenar de trabajadores en la estación católica.

El martes pasado, en tanto, dirigentes sindicales de varios medios de comunicación, junto con representantes del Colegio de Periodistas, se reunieron con el vicario de la Pastoral de los Trabajadores, Rodrigo Tupper, para informarle de la situación laboral en el sector.

“Queríamos señalarle nuestra crítica frente a los ejecutivos de los medios y establecer una fórmula de trabajo”, explicó Juan Domingo Silva, presidente del Consejo Metropolitano del Colegio de Periodistas, quien indicó que el propio Tupper admitió que había intentado sin éxito publicar en un diario una columna en defensa del empleo y los trabajadores.