El precio de la TV

tv pop 2Juan Varela / Periodistas 21 / España / ¿Cuánto está dispuesto a pagar por la televisión? La televisión es cada día menos gratis. Sólo las públicas cuestan a los hogares más de 130 euros anuales, 87,6 euros por hogar sólo en subvenciones: 1.450 millones de euros el año pasado. Pero además la TDT será cada vez más de pago. Iba a ser gratis, ¿se acuerdan? La crisis y los llantos de las grandes cadenas para entrar en el negocio de pago y no depender sólo de la publicidad acabaron con aquella promesa.

Bruselas estudia si aprobará la nueva financiación de RTVE con su tasa a las telefónicas (el 0,9% de sus ingresos). El Gobierno quiere cobrar por el negocio audiovisual de televisión por internet (IPTV) y por la oferta de vídeo e internet TV directamente a los ordenadores y a los móviles.

Más de cuatro millones de hogares españoles son abonados a la televisión de pago. Les cuesta más de 31 euros mensuales, según datos de Red.es, aunque la mayoría pagan más de 40 euros. Alrededor de 400 euros al año en televisión de pago para un 22% de los hogares.

Pero los ciudadanos siguen sin saber muy bien cuánto les cuesta el telestado. Con la TDT el gasto ha sido enorme para cambiar antenas, comprar descodificadores o abandonar el viejo televisor para entregarse a las grandes pantallas planas. Las televisiones públicas, autonómicas y locales incluidas, costaron alrededor de 2.000 millones de euros a las arcas públicas en 2009, 1.450 sólo en subvenciones y el resto en otros conceptos. La financiación de tanta televisión sigue sin estar clara. RTVE ingresa menos de lo que esperaba de las tasas a las televisiones privadas y por uso del espectro radioeléctrico mientras Bruselas dirime el impuesto a la nueva televisión en internet. Las autonómicas y locales públicas mantienen la publicidad, pero el año pasado la crisis se cebó con ellas por su pérdida de audiencia.

Por eso no es de extrañar algunas voces vuelvan a defender un canon para la televisión pública. Las cuentas claras, que cada ciudadano sepa cuánto paga. ¿Preferimos saberlo o ver la tele sin mirar al bolsillo?