Estado de la prensa en Chile

diarios-paqueteLa Nación/ Editorial / La semana que termina se celebró en Santiago la Semana de la Prensa, bajo el lema “Muchas voces diarias”. Esta actividad fue organizada por la Asociación Nacional de la Prensa, entidad que reúne a 49 diarios y más de 75 revistas que se publican en Chile. Todos ellos estuvieron presentes en una exposición efectuada en la Plaza de la Constitución y en los seminarios temáticos sobre esta disciplina de la comunicación.Fue un momento oportuno para evaluar el estado de este tipo de medios de comunicación en el país. Dos conclusiones preliminares se pueden obtener de los diversos debates, ponencias y discursos que tuvieron lugar en estos días: los medios escritos enfrentan un deber inevitable de modernización y resulta imprescindible la participación del Estado en el mercado de los diarios para asegurar el pluralismo en este ámbito.

Tanto el avisaje como la venta en diarios de papel está bajando en el mundo (con algunas importantes excepciones en los países de menor desarrollo económico). Muchas personas han dejado de comprar diarios con la irrupción de internet y más aceleradamente con la opción de leer información en los celulares. No han dejado de leer, pero están ocupando otros formatos.

Es relevante precisar, tal como lo hizo el ministro del interior, Edmundo Pérez Yoma, al inaugurar la exposición de periódicos, que el medio de comunicación escrito juega un papel imprescindible en la capacidad de reflexionar de un país y en la formación de opinión pública con fundamento y profundidad. Sin embargo, el surgimiento de los formatos digitales obliga a esta industria a modernizarse, a ser más flexible y a abandonar el fetichismo del papel.

Con contradicciones, de maneras diversas, la prensa avanza hacia la conversión de los medios exclusivamente escritos en plataformas de contenido con soportes diversos.

En segundo término, en el mercado de los diarios en Chile, la lectoría de más del 90 por ciento se concentra en las publicaciones de dos consorcios empresariales. Ambos comparten una línea común de reflexión política, identificada con la derecha chilena.

Es imperativo entonces, para mantener y desarrollar a la prensa en un marco de expresiones plurales y diversas, que exista un aporte del Estado para que se manifiesten mil voces distintas y no un centenar que dice, más o menos, lo mismo.

La Nación, como destacó la ministra secretaria general de Gobierno, Carolina Tohá, en una de las actividades de la Semana de la Prensa, contribuye a esa diversidad de miradas que hace falta para construir un país más rico en sus líneas de reflexión.

Con independencia orgánica del Gobierno, pero buscando reflejar una visión progresista que los chilenos han elegido mayoritariamente en los últimos 19 años para conducir el Estado, La Nación crece día a día para dar una visión propia del país, que hoy se proyecta al mundo a través de www.lanacion.cl. Por supuesto, como sucede en los demás diarios, la visión propia se complementa con aquellas de todos los actores relevantes de la vida política y social, sin excepciones de ningún tipo.