Estado toma parte a favor de la diversidad: ley del 20% de música chilena lista para su promulgación

 

20 promulgación

El día martes el senado aprobó el proyecto que fija un mínimo de 20% de música chilena y de raíz folclórica en la radiodifusión nacional. Este proyecto que busca favorecer a los creadores e intérpretes nacionales de todos los géneros queda por lo tanto listo para promulgación y convertirse en ley.

El proyecto exige a las radios que un 20% de su programación musical sea de creación o interpretación chilena y de este total por lo menos un 25% corresponda a composiciones o interpretaciones musicales emergentes, entendiéndose por tales aquellas grabadas en fonogramas en los últimos tres años contados desde la fecha de la emisión radial; o a composiciones o interpretaciones de identificación regional o local, de acuerdo al área de concesión. Además instaura el 4 de octubre como el Día de la Música y de los Músicos Chilenos, fecha del natalicio de la cantautora nacional Violeta Parra.

A días de su promulgación el sector de la música nacional todavía está dividido respeto de esta ley. Mientras consejo de la Cultura y las Artes,  organizaciones de artistas y músicos nacionales la celebran, otros sectores en especial cercanos a las radios la critican.  La Asociación de Radiodifusión Archi ha estado en contra desde sus inicios e incluso desplegó una controvertida campaña en la cual se mostraba la música chilena como algo que no se quería pero se obligaba a elegir, expresando total desconfianza de la creación nacional y acusando un atentado contra la libertad de expresión y editorial.

También hay músicos y académicos en contra. Juan Pablo González, director del Instituto de Música de la UAH y miembro del Consejo de Fomento de la Música Nacional en entrevista con Radio Universidad de Chile en abril del año pasado expresaba gran preocupación porque la aprobación de esta ley le hiciera cargar costos a los privados, eximiera la obligación de promoción de la música chilena al Estado y significara en definitiva acabar la discusión sobre difusión de música chilena por años. Además, no está de acuerdo con que las cuotas se cumplan con música tropical o popular y no con otros géneros como piezas tradicionales o folklor nacional, a su parecer la verdadera música chilena.

Como Observatorio creemos que esta ley está planteada en el sentido correcto. No corresponde a la Ley determinar qué música es más chilena que otra. Lo que la ley busca es asegurar que en las radios exista un espacio mínimo para las creaciones o interpretaciones nacionales con la libertad necesaria para que esta exigencia no signifique una alteración de  líneas editoriales, y así evitar que la presión de los grandes sellos internacionales y el acostumbramiento de los programadores nos sigan  privando de conocer qué es lo que está pasando y qué están haciendo los músicos en Chile.

El Estado tiene la facultad y obligación de regular  la radio pues las emisoras para transmitir sus señales hacen uso del espectro radioeléctrico el cual es un bien de uso público y, por tanto,  debe asegurar estándares mínimos de pluralismo con el objeto que los bienes que por ahí se transmiten –que son bienes culturales- puedan reflejar nuestra diversidad.  El derecho a participar en la vida cultural a través de la protección, desarrollo y difusión de la ciencia y la cultura es obligación para nuestro país pues es parte de los Derechos Humanos ratificados por Chile, conocidos como Derechos Económicos Sociales y Culturales (DESC).

En este sentido, creemos que es hora de discutir si la radio debe someterse a otras disposiciones de correcto funcionamiento tal como la televisión a través de una ley especial.