MENU

Estudio UDP: participación política y consumo de medios entre los jóvenes

20 agosto 2012 • Artículos recomendados, Documentos de Interés, Noticias

A continuación, compartimos el análisis de la encuesta de la Universidad Diego Portales sobre participación política y consumo de medios en jóvenes, destacando el comentario introductorio de Fernando Paulsen, quien advierte la distancia en el uso de los soportes digitales por parte de estos, y la participación en la política tradicional

Mucha opinión, pocas ideas

Fernando Paulsen

No se puede empoderar tanto al ciudadano, a través del tiempo, dotándole de medios que le permiten registrar y difundir lo que siente, piensa y ve, y esperar que éste no cambie su comportamiento ante la sociedad. Hoy nos encontramos con una ciudadanía capaz de comunicarse horizontalmente con quien quiera, que le cree a líderes de opinión que jamás ha visto en su vida y sólo conoce por sus nombres, avatares y nicknames, pero que aún así generan en las personas la sensación de que no están solas, pues comparten una opinión que se asocia a la de otros.

Se trata de una generación empoderada tecnológicamente, plataforma sin la cual, probablemente, se habría dilatado mucho más el grado de movilización social que se vio el año pasado. Una ciudadanía movilizada contra temas que solían aceptarse y hoy no se toleran más. Una generación que, se dice, es opinante y no tiene miedo a dar su punto de vista; al contrario, teme no darlo. Pero, ¿no hace falta algo más?

Opinar es gratis y no se necesita mucho para hacerlo. Pero la opinión debe estar asociada a elementos que requieren de un esfuerzo extra: ideas. A la generación movilizada le faltan ideas y pareciera que tampoco hay quienes puedan darlas. En los años sesenta había una intelectualidad pensante, propositiva y capaz de articular una relación entre poder y ciudadanía, mediante ideas matrices. ¿Quiénes son hoy los grandes intelectuales? ¿Qué visiones de sociedad guían a los actuales líderes universitarios? Hay escasez de ideas en la interlocución  entre la masa y el poder.

Creo que no se ha producido una revalorización de la democracia, como piensan algunos. Si bien hoy ha aumentado la participación política de los jóvenes entre 18 y 30 años, también ha surgido y se ha manifestado con mayor fuerza un desprecio por la clase política. La generación movilizada se inserta en el sistema no para entenderlo ni modificarlo, sino para tomar posición ideológicamente y desacreditar la única forma de representación que incorpora el parecer de la ciudadanía. Las redes sociales son vitrinas de  este desprecio. “Que se vayan todos” es una frase que muchos suelen compartir en Facebook y Twitter cuando, por ejemplo los parlamentarios suben sus asignaciones presupuestarias o dan una opinión impopular. ¿Se habrán preguntado quienes así se manifiestan, quiénes quedarían si efectivamente se van todos? ¿O a quién le conviene que la imagen de los políticos esté por los suelos? Esta forma de participación, en la que se critica y no se propone, está provocando que todo el andamiaje democrático vaya en retroceso y no evolucione. Pese a todo esto, hemos sido testigos del surgimiento de nuevos modelos de vinculación entre la ciudadanía y el poder, gracias a la intrínseca relación de esta generación movilizada y las redes sociales. Modelos que recién se insinúan, pues no están estructurados como tales. Un estilo que tiene entre sus principales armas la consulta ciudadana tecnológica, que permite a representantes y ciudadanía estar conectados las 24 horas del día. Un canal capaz de convocar a 50 mil personas para marchar por las calles. Un punto no menor para el gobierno, que ve cualquier movilización como una amenaza. Las autoridades deberán ajustarse a estas nuevas formas de vinculación. Los medios de comunicación tradicionales no se escapan a esta transformación y también tendrán que ajustarse a las demandas y necesidades de esta generación movilizada, que se aleja cada vez más de los diarios y se acerca a los contenidos digitales. Así se profundiza la crisis del actual modelo de negocios de estos medios, generalmente regidos por personas educadas en el sistema antiguo.

Es necesario un nuevo diálogo entre la ciudadanía y los medios tradicionales. Se hace cada vez más urgente una aproximación de estos últimos hacia las nuevas generaciones, que vienen todas alfabetizadas digitalmente. O estos medios hallan la forma de integrarse al proceso o mueren en la pasada. Todos somos parte de esta transformación que, me parece, no tendrá vuelta atrás. Cambios que traen nuevas formas en el uso de la individualidad, en la capacidad de ejercerla, así como también en la de hacerse parte de un agregado colectivo de distintos matices y sin grandes barreras de entrada. Es una transformación sustentada por un andamiaje tecnológico gigantesco, cada vez más disponible para la gente y cada día a menor precio.

Documento UDP

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

« »