Ex Dinacos presidirá el Tribunal Constitucional

Observatorio / venegas 2Nada de bien cayó en sectores ligados al oficialismo la designación de un ex director del aparato que controlaba las comunicaciones durante la dictadura como director del Tribunal Constitucional. Parlamentarios de la bancada de Gobierno como Camilo Escalona y Juan Pablo Letelier –al igual que el diputo independiente y candidato presidencial Marco Enríquez Ominami- manifestaron su malestar por la designación del abogado Marcelo Venegas a la cabeza del organismo. Mientras ejerció como director de Dinacos, Venegas aplicó en varias oportunidades –atentado a Pinochet, hallazgo de los arsenales de Carrizal Bajo- la censura previa a los medios de comunicación en uno de los períodos más tensos del régimen militar.

Lea a continuación la minuciosa información publicada en el diario electrónico El Mostrador sobre el tema:

Marcelo Venegas fue electo por unanimidad este martes

Ex director de Dinacos es nuevo presidente del Tribunal Constitucional

El abogado estuvo a cargo del organismo de comunicaciones de la dictadura en 1986, año en que el FPMR atentó contra Augusto Pinochet y se encontró el arsenal de Carrizal Bajo, tema por el cual aplicó censura previa a los medios. También fue uno de los votos decisivos a favor de la prohibición de la distribución de la píldora del día después. Su nombre concentró la adhesión de todos los miembros del Tribunal, incluido el DC Mario Fernández, con quien son cercanos. Asumirá el cargo el 28 de agosto.

Por Miguel Paz

Con un escueto comunicado de tres líneas el Tribunal Constitucional (TC) informó la tarde de este martes, la designación de Marcelo Venegas Palacios como el próximo presidente del organismo. El viernes pasado el nombre del ministro del TC ya se mencionaba como el candidato con más posibilidades de ser elegido. Pero sorprendió en círculos que conocían las tratativas, que Venegas obtuviese la unanimidad de los votos.

Uno de los argumentos para ello, sostienen, es la diferencia de criterio que ha existido en materias “valóricas” entre los ministros catalogados como “conservadores”, grupo que integra Venegas, con los “progresistas”. Pero también está su currículo.

Censura previa en 1986

Definido como un duro, afín a los lineamientos del viejo Partido Nacional, Venegas fue jefe de gabinete de Sergio Onofre Jarpa a comienzos de los 90’ en el Congreso y es amigo del senador Sergio Romero y del presidente de Renovación Nacional y miembro del Opus Dei, Carlos Larraín.

Su llegada al TC ocurrió en 2006, cuando fue propuesto por la unanimidad de la Cámara de Diputados y ratificado por todos los miembros del Senado como miembro del Tribunal, resguardando así el cuoteo que ha existido en el organismo.

Nacido en 1948, Venegas egresó de la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile en 1972. Tras integrarse a la dictadura como funcionario del Instituto de Desarrollo Agropecuario y dirigir el Instituto de Desarrollo Indígena, la Dirección Nacional de Asuntos Indígenas y el INDAP, tuvo un breve paso por el Ministerio del Interior como abogado hasta que en 1986 fue designado Director de la División Nacional de Comunicación Social (DINACOS).

Aunque estuvo sólo un año a la cabeza del organismo encargado de emitir los comunicados oficiales de la dictadura y de la censura previa a los contenidos de la prensa, a Venegas le tocó encabezar la entidad en el período de mayor tensión del régimen de Pinochet: el hallazgo, el lunes 11 de agosto, de la internación de armas de Carrizal Bajo, organizado por el Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR) con apoyo de Cuba, y el atentado a Pinochet, efectuado el domingo 7 de septiembre en el Cajón del Maipo por un comando del FPMR compuesto por 24 fusileros.

El viernes 8 de agosto de 1986, como jefe de DINACOS Venegas impuso una férrea censura a los medios de comunicación y agencias de noticias, argumentando que en esos momentos se llevaba a cabo un operativo que podría poner en riesgo la seguridad nacional. La medida se mantuvo hasta el lunes 11, día en que se hizo público el descubrimiento del arsenal ingresado al país por el FPMR.

En 2005, el nombre de Venegas volvería a figurar relacionado a hechos de 1986 (el “año decisivo” en que el Partido Comunista y el FPMR apostaron sus fichas para derrocar a Pinochet), cuando el juez Hugo Dolmestch lo incluyó en la lista de civiles miembros del comité político asesor de Pinochet, llamados a declarar en el marco de su investigación sobre los asesinatos de José Carrasco, Gastón Vidaurrázaga, Felipe Rivera y Abraham Muskablit, realizados por la CNI en represalia por el atentado contra el ex dictador.

Cercano al “Peta”

Entre los “progresistas” que dieron su apoyo a Venegas se encuentran el actual presidente del TC, Juan Colombo, los PS Francisco Fernández y Hernán Vodanovic, y el DC Carlos Carmona, cercano a la Presidenta Michelle Bachelet. Apodado “La República” debido a su experiencia en materias legales, Carmona fue jefe de la División Jurídica durante los gobiernos de Eduardo Frei, Ricardo Lagos y Bachelet, hasta que el 9 de abril pasado la Mandataria lo nombró como reemplazante de Jorge Correa Sutil en el TC.

De ahí que, según fuentes del gobierno, la noticia generó ruido en La Moneda, donde se sabía que Venegas producía consenso entre sus pares. Pero no se contemplaba un voto unánime.

El cargo de presidente del Tribunal Constitucional es catalogado como de la más alta importancia puesto que junto a los consejeros del Banco Central, los integrantes del TC son los únicos funcionarios que no están sujetos a una acusación constitucional, sin mencionar el rol del TC como órgano donde se interpretan y zanjan cuestiones legales que afectan la voluntad y la vida de los ciudadanos, como la distribución de la “píldora del día después”.

Según fuentes del organismo, uno de los ministros clave en la articulación del apoyo cerrado que tuvo Venegas fue Fernández. El “Peta” como le dicen al ex subsecretario de Guerra del gobierno de Frei y ex ministro de Defensa de la administración Lagos, es cercano a Venegas.

En abril de 2008, los votos de ambos fueron decisivos para que el TC prohibiera la distribución gratuita del anticonceptivo de emergencia en los consultorios del país.

Entonces, la molestia de La Moneda recayó en Fernández, hombre de fuertes convicciones religiosas, apegado a los dictámenes de la Iglesia Católica, que se mantuvo inmune a los llamados de Edmundo Pérez Yoma y Soledad Alvear, correligionarios suyos que habrían conversado con él para que cambiara su opinión sobre la prohibición de distribuir gratuitamente el fármaco. La resolución del TC fue calificada como “una vergüenza” por el senador Juan Pablo Letelier y recibió las críticas del vocero Francisco Vidal.

venegas 1Molestia por su rol al frente de la Dinacos

Balde de agua fría en la Concertación por pasado del nuevo presidente del TC

No fueron pocos los parlamentarios del bloque oficialista que cuestionaron el hecho que Marcelo Venegas se haya desempeñado como director del organismo encargado de las comunicaciones de la dictadura. El ministro de Justicia no quiso emitir juicios al respecto y se limitó a manifestar que el Gobierno respeta la autonomía del Tribunal Constitucional para tomar este tipo de decisiones.

Por El Mostrador

Como un verdadero balde agua fría recibieron en la Concertación la designación de Marcelo Venegas como el nuevo presidente del Tribunal Constitucional (TC), considerando que durante la dictadura militar se desempeñó como director de la desaparecida y cuestionada Dirección Nacional de Comunicación Social (Dinacos).

Para el presidente del Partido Socialista, Camilo Escalona, se trata de una decisión “incomprensible”.

“No voy a emitir juicios sobre la persona porque creo la opinión pública sola se formará su opinión a la luz de los antecedentes públicos, pero creo que para el Chile que estamos viviendo hoy a 20 años de restablecida la democracia resulta completamente incomprensible esta designación”, dijo.

Asimismo, se declaró imposibilitado “de entender esta situación”, al ser consultado respecto a los votos de los miembros del TC ligados a la Concertación y expresó que “yo al igual que todos los chilenos que ganamos con el NO el 5 de octubre de 1988, hemos asumido la reforma de las instituciones que dejó la Constitución de 1980 como una larga tarea democrática a desarrollar en el tiempo y por lo tanto nos hemos abstenido de entrar en la discusión de la legitimidad o ilegitimidad de estas instituciones, porque si no no hubiese sido posible la transición, así que en ese debate no voy a entrar en esta ocasión, lo que si me resulta imposible de comprender la designación Venegas”.

En tanto, el senador Juan Pablo Letelier también del PS fue más allá y afirmó que Venegas desempeñó “una función horrorosa de ser cómplice y encubridor de crímenes horribles que se realizaron. De enfrentamientos falsos, de montajes, de asesinatos, de cuadros realmente trágicos”.

No obstante, dijo que las críticas apuntan sólo a un problema ético, ya que su designación se apega al Estado de Derecho y a las leyes existentes.

Por su parte, el senador DC Jorge Pizarro cree que el hecho que se haya omitido el pasado de Venegas al momento que se votó su designación compromete el ejercicio de sus funciones.

“Es evidente que esa información no se manejaba, por lo menos nosotros no la manejábamos, porque si lo hubiéramos sabido seguramente lo hubiéramos cuestionado”, dijo.

Y agregó que “cometimos un error tremendo dejando pasar un hombre así, sin haber consultado los antecedentes, porque desde el punto de vista político jamás lo podríamos haber nombrado. Una persona que cumplió una función claramente represiva hacia los medios de comunicación, hacia los chilenos no podría haber sido aprobado por nosotros”.

Cautela del Gobierno

El gobierno, a través del titular de Justicia, Carlos Maldonado, mantuvo cautela frente a los cuestionamientos al nuevo presidente del TC, organismo con el cual el Ejecutivo mantiene una fría relación luego de los dictámenes contrarios a la distribución de la píldora del día después, pero principalmente por la decisión del organismo de impugnar el préstamo que pidió el Ministerio de Transportes al BID para financiar el Transantiago.

Maldonado sostuvo que la designación “es una resolución autónoma de los miembros del Tribunal Constitucional. Ellos han estimado pertinente y por unanimidad apoyar la presidencia del señor Venegas. Por lo tanto, no nos corresponde como gobierno expresar opinión al respecto sino respetar la decisión del TC”.

Vocero de MEO cuestiona el pasado en Dinacos del nuevo presidente del TC

Esteban Maturana dijo que “nos parece cuestionable que alguien que privilegió la censura en el país ahora dirija el Tribunal Constitucional, precisamente un organismo al que le incumben aspectos de la vida y voluntad de las personas”.

Su rechazo a la designación de Marcelo Venegas como nuevo presidente del Tribunal Constitucional manifestó el vocero del comando presidencial de Marco Enríquez-Ominami, Esteban Maturana, quien cuestionó el nombramiento del abogado debido a su vinculación con el gobierno de Pinochet y diversas acciones suyas favoreciendo la censura.

Al respecto Maturana recordó que el designado presidente del Tribunal Constitucional fue director de la Dirección Nacional de Comunicación Social (Dinacos) de Pinochet, y que fue él quien aplicó censura a los medios de prensa cuando ocurrió el descubrimiento de armas en Carrizal Bajo en 1986.

El vocero de Enríquez-Ominami dijo que “nos parece cuestionable que alguien que privilegió la censura en el país ahora dirija el Tribunal Constitucional, precisamente un organismo al que le incumben aspectos de la vida y voluntad de las personas”.

Agregó que el perfil prohibicionista de Venegas quedó de manifiesto en su voto en contra para la distribución de la denominada “píldora del día después”, cuando el TC rechazó su distribución gratuita en consultorios.

“Creemos que el Tribunal Constitucional debiera ser una entidad que garantice representatividad y sintonía con la ciudadanía, lo que claramente no queda manifiesto con la designación de Marcelo Venegas como presidente, una persona ligada al pasado y no al presente y futuro de Chile”, concluyó.