Extend: las reinas de la comunicación en problemas por hablar mucho

Es fines de 2007. El año ha sido intenso para Extend, “la mayor empresa de comunicaciones corporativas”, y los próximos meses se anuncian auspiciosos. Dentro de la firma, una unidad especializada de periodistas tiene a su cargo su propio negocio del siglo: la fusión Falabella-D&S.
Los números del acuerdo son elocuentes. Los medios de comunicación hablan del hito más importante en la industria del comercio, de una operación “monstruosa”. No es para menos. Están por unirse la multitienda más grande de la plaza con la cadena de supermercados con más metros cuadrados a nivel nacional.
Si todo llega a puerto, Extend, que por años ha asesorado a la familia Ibáñez en D&S, tendrá en su cartera de clientes al Primer Grupo de Retail en Chile y Sudamérica, y el segundo a nivel latinoamericano (detrás de la mexicana Walmex).
La nueva firma será la mayor operadora de tarjetas de crédito no bancarias en Chile, con más de 6 millones de plásticos circulando. En sus manos quedarán Falabella, los supermercados Líder, Tottus y San Francisco, Sodimac, los centros comerciales Mall Plaza, las farmacias Farmalider y el muy rentable negocio crediticio de las tarjetas CMR y Presto. Se espera que sus ventas bordeen los ocho mil millones de dólares anuales.
Y arriba de todo eso, Extend, las hermanas María de la Luz y María del Pilar Velasco junto a un ejército de asesores expertos en comunicación, marketing, coaching, producciones y lo que al cliente le apetezca.
Para fines de 2007 solo falta un paso, clave. La fusión, que se anunció en mayo de ese año, está a la espera del fallo del Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC), que tiene que autorizar el acuerdo.
Para apoyar ese proceso y “orientar la información”, Extend crea una unidad especializada, a cargo de Ana María Laguna, periodista y socia de la empresa.
Un año más tarde, Laguna será sancionada por la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) con una multa de 100 UF. La acusación en su contra es por “incumplimiento de deber de reserva”. La investigación de la SVS señala que la periodista le contó a su marido de la inminente operación y éste, dateado, compró casi 8 millones de pesos en acciones de D&S. En el mismo caso, otros 7 ejecutivos y directores vinculados al negocio o a sus gestores figuran sancionados. Hoy, del gran negocio, eso es todo lo que queda.

SALMÓN PARA LOS PERIODISTAS

La tarea de la unidad dirigida por Laguna es seducir a los periodistas especializados del área económica, alimentarlos con datos sobre lo bueno del proceso de fusión. Para ello organizan periódicamente almuerzos privados en el Club de la Unión y en las dependencias de Extend, ¿Los invitados? De un lado, periodistas económicos; del otro, nada menos que los inalcanzables ejecutivos encargados de la fusión: Hans Eben (D&S, quien también fue sancionado) y Alfredo Moreno (Falabella) ¿El menú? Glamour empresarial, primicias de Eben y Moreno (todo en off the record), y mucho salmón con salsa de camarones.
Un asistente recuerda que a medida que se acercaba el fin de año y el fallo del TDLC, la periodicidad de los encuentros fue aumentando. Y es que la pista se había puesto dura para D&S y Falabella. Los estudios sobre competencia con que contaba el tribunal daban cuenta de los riesgos asociados al negocio. A ello se sumaban los reparos de instituciones como la Fiscalía Nacional Económica (FNE), el Sernac y el hasta entonces casi desconocido economista Manuel Cruzat Valdés, hijo del mítico empresario de los 80, Manuel Cruzat Infante.
Para contrarrestar esos argumentos, Eben y Moreno encargaron otra batería de estudios económicos sobre las ventajas de la operación. Fueron 12 textos en total que entregaron al TDLC para demostrar los beneficios que traería al país la fusión. Tras cada uno de ellos, Extend organizaba un almuerzo con los periodistas y representantes de los medios especializados del sector económico.
Las citas eran producidas y conducidas por los periodistas de Extend. Al día siguiente, los matutinos amanecían con sendos titulares sobre la presentación de un nuevo estudio ante el Tribunal que hablaba una vez más sobre las bondades de la fusión para el mercado chileno. Ello, pese a que en más de una oportunidad los escritos aún estaban en la oficina de recepción del TDLC, es decir, teóricamente, en absoluta reserva.

MALAS NOTICIAS

Contra todo lo invertido por los gestores, el TDLC anunció finalmente su fallo en contra de la fusión. Esto ocurrió a fines de enero, y puso fin al sueño de la operación del siglo para Extend.

PEOR QUE ESO

Otra pésima noticia golpeó su puerta por los mismos días. La SVS había decidido formalizar a una de sus socias: Ana María Laguna. A la periodista, cabeza de la “unidad fusión”, se la investigaba por una sospechosa compra de acciones por parte de su marido, el ejecutivo bancario Peter Studer.
De acuerdo a la investigación de la SVS, la mañana del 16 de mayo de 2007, un día antes que se anunciara oficialmente el acuerdo entre D&S y Falabella, Eben y Moreno le comunicaron a Laguna sobre la operación. Ese mismo día, acusó la SVS, Laguna le contó a su esposo sobre los planes de ambas firmas. La situación fue aprovechada por Studer, quien compró $7.879.585 en acciones de D&S. Al día siguiente los papeles estaban rentando un 30%.

LOS OTROS CLIENTES

Extend fue creado en 1992 por la periodista María de la Luz Velasco y un par de años después se sumó su hermana, María del Pilar. En aquella época, entre los socios fundadores figuraba el hoy candidato a Presidente, Marcelo Trivelli. Tras 17 años, el exiguo equipo original se ha multiplicado y hoy son 10 las socias directoras (solo hay un hombre). El presidente de la firma es Juan Antonio Guzmán, ex ministro de Educación de Pinochet, ex consejero de la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa) e integrante de los directorios de Indisa y Grupo Polpaico.
Las asesorías de Extend cruzan las principales compañías del país, en los más diversos rubros: Agrosuper, BancoEstado, Mall Plaza, Cruz Blanca, por nombrar algunas. De hecho, apenas conocida la noticia de la sanción contra una de sus socias, la firma envió a sus clientes una carta donde explicaba los alcances de la investigación de la SVS y su versión de los hechos ocurridos.
La propia María de la Luz Velasco dio una entrevista a La Segunda, donde señaló que estaban trabajando en una suerte de manual ético para la empresa. Recordó, sin embargo, que ésta era la primera oportunidad en que enfrentaban un proceso como el de la SVS, aunque han sido parte de una veintena de operaciones complejas. Velasco aclaró también que respaldaban la versión de Laguna, quien ha negado en reiteradas oportunidades los cargos de la SVS. Su defensa es que ella no dijo nada. Que su error estuvo justamente en quedarse callada. De hecho, ya contacto un abogado (Enrique Alcalde) para apelar a la sanción de la SVS.

LA OTRA ARISTA DE LA INVESTIGACIÓN DE LA SVS: HANS EBEN Y LAS AFP

“En mis más de 40 años de trayectoria de negocios, en múltiples empresas, jamás he vulnerado ni la ley ni la ética”, declaró la semana pasada Hans Eben Oyanedel tras conocer el dictamen de la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS).
Eben, vicepresidente de D&S, fue sancionado por “incumplimiento de deber de reserva”, el mismo cargo que afecta a la socia de Extend. En su caso, el monto de la multa fue mucho más alto, 400 UF, pues de los 7 sancionados, 3 eran parientes o cercanos suyos. Todos ellos adquirieron acciones de la firma supermercadista en los días previos al anuncio de la millonaria fusión D&S-Falabella. Y obtuvieron jugosas rentas con el dato.
Eben también señaló que no apelaría a la multa que le fue impuesta. “Prefiero evitar lo ingrato que sería un proceso de apelación judicial y doy por cerrado el tema”, comentó.
Sin embargo, puede que no le sea tan fácil cerrar la puerta. La SVS ha dicho que continúa investigando otras aristas relacionadas con esta causa, y una de ellas podría estar relacionada con Eben.
En los días previos al anuncio de la fusión, en mayo de 2007, la AFP Bansander adquirió un paquete accionario de D&S por 6.500 millones de pesos. La operación está en la mira de la SVS, pues Eben era también director de ésta. Como muestra la tabla de la imagen (que da cuenta de las compras y ventas por parte de las AFP en mayo de 2007), la única que adquiere valores de D&S es Bansander (de hecho, hay otras AFP que venden acciones de la supermercadista). ¿Curioso o no? Tanto que el martes la Superintendencia de AFP pidió información de las transacciones que las AFP hicieron en estos meses. Porque si alguna de estas firmas se vio afectada por los precios inflados a causa del uso de información privilegiada, el tema se vuelve grave, ya que las perjudicadas son las pensiones de miles de chilenos.
Hoy, Eben ya no es director de Bansander, que se vendió y ahora es AFP Capital, de ING