Filósofo Hopenhayn y la parodia a Jesús

club de la comedia 2Rodrigo Villa / LUN / Fallo del CNTV: «Esto puede convertirse en una caza de brujas» / E l filósofo y director de desarrollo social de la Cepal, Martín Hopenhayn, se sorprendió con los cargos formulados por el Consejo Nacional de Televisión contra el programa “El club de la comedia” por las parodias a Jesús. “La libertad de expresión es una conquista tan valiosa y difícil que ponerla en jaque invocando una frase ofensiva es algo muy delicado”, fue su primera reacción.

A esa misma hora, en el canal CNN Chile, el presidente del organismo regulador, Herman Chadwick, explicaba la decisión con un rotundo “se burlaron de Cristo, hombre y dios, uno de los grandes pilares de la sociedad occidental”.

Para Hopenhayn, el asunto es incomprensible. “Siempre es problemático que un grupo reducido o representativo se arrogue el derecho a decidir qué es presentable o no. Está en los límites de un procedimiento democrático”.

Y más específicamente sobre la parodia cuestionada, asegura que “el género satírico o humorístico tiene como característica que puede tener cualquier objeto de humor. Se cuentan chistes de homosexuales, judíos, gallegos. Decir que esto vulnera figuras sagradas puede convertirse en una caza de brujas. Además la blasfemia es un subgénero del humor, no debe ser considerada ofensiva si está en un contexto de humor”.

Si bien concuerda en que la libertad de expresión debe tener un límite, como la pornografía o los horarios infantiles, cuestiona a la voz colectiva que lo determina, en este caso el CNTV. “Salvo que sea un organismo con expertice en el tema, por ejemplo formado por sicólogos infantiles u otros profesionales, pero no por un criterio moral, sino de salud”.

Chadwick argumentó la decisión del organismo que preside partiendo con una declaración: “Soy un partidario acérrimo de la libertad de expresión, pero entiendo que el humor y la libertad tienen cierto límites”.

Según el abogado, que además es presidente de la plataforma de Consejos de Televisión de Iberoamérica, “la figura de Cristo como ser humano especial, que vino a hacer una revolución, no es para jugar con ella. Por eso hay que cuidar que libertad no se transforme en libertinaje y que el humor no se transforme en esto”.

Por supuesto desestimó las acusaciones que se han hecho al Consejo. “No somos censuradores, porque calificamos después de exhibido. Además no somos obsoletos, somos muy modernos y actuales, no hay nadie arcaico ni conservador, acá está representada la sociedad chilena en su más amplio espectro”.

Ante la consulta de otros casos de parodias o alusiones a Jesús, recordadas ayer en LUN, dijo que las estaban analizando. “Me lo advirtieron y lo estamos revisando. Esta mañana (ayer) vimos 31 minutos ”, finalizó.