Francisco Vidal: “Si TVN no puede ser más pública, mejor que se privatice”

En el seminario que busca métodos más eficientes para regular la televisión, el vocero de Gobierno aseguró que durante la próxima semana serán enviados al Congreso dos proyectos de ley modificatorios, uno para Televisión Nacional y otro para el Consejo Nacional de Televisión.


Francisco Vidal no pasa inadvertido. Y esta vez no fue la excepción. En la apertura del seminario internacional sobre regulación de la televisión que comenzó ayer en el Hotel Radisson y que finaliza hoy, el ministro explicó los tópicos fundamentales de las modificaciones que serán enviadas al parlamento y que buscan cambiar estructuralmente al CNTV y a TVN. Plazos para las concesiones, financiamiento de la TV pública y su rol en sociedad, y concentración de medios, fueron algunos de los temas que adelantó.

“TVN tiene que ser más pública de lo que es hoy día, si no cumple eso, mejor que se privatice”, dijo.

Más adelante se refirió a la importancia del evento y anunció que los fondos concursables del CNTV se van a duplicar en el 2009 y llegarán a los 4.400 millones. Además, aseguró que próximamente serán presentados por el Gobierno (al Senado) los nombres que deberían llenar las actuales vacantes del CNTV, luego de la muerte de Juan Hamilton (DC) y la partida de Mario Papi (PRSD) a TVN.

Sin embargo, fue precisamente el modelo del Consejo el que se cuestionó en parte del seminario. En la ponencia de la abogada española Elisenda Malaret (Consejo Audiovisual de Cataluña), la experta enfatizó en la necesidad de que el ente regulador sea independiente y que sus componentes no los elija el gobierno de turno.

“Hablar de televisión es hablar de valores de la democracia, no es mercado, es democracia”, dijo y explicó que la idea es que la entidad debe tener condiciones legislativas, gubernativas y judicial. Es decir, autonomía e independencia que garantice tanto la libertad de expresión y protección a los grupos que se ven afectados, por ejemplo, por la publicidad.

Demoliendo teles

¿Deben existir regulaciones a la televisión? ¿Qué contenidos son cuestionables? ¿Quién debería hacer esas regulaciones? Tres preguntas claves de este seminario que busca respuestas donde los intereses sociales, empresariales y políticos se disputan la pantalla.

“No podemos olvidar que esto es un negocio y que cada vez pierde más adeptos ante la llegada de internet”, dispara uno de mirada empresarial. “Un canal público se debe al servicio público”, rematan las vertientes más progresistas. Y es que el Seminario Internacional sobre Regulación de la Televisión tuvo muchas miradas y largas mesas de conversación. En los pasillos del hotel el olor a café inundaba las salas. Traducción simultánea para algunos y salas con proyectoras transmitiendo en directo lo que sucedía en la habitación contigua.

Por esos pasillos desfilaron varias caras conocidas, incluso algunos que habían desaparecido. Un relajado Ricardo de la Fuente, hoy como gerente regional de UC-TV, hace bromas junto al periodista Felipe Pozo.

En tanto, Abraham Santibáñez calienta una silla esperando a los impuntuales comensales de la mesa número uno, donde el tema a debatir era “¿Por qué se debe regular la televisión?”.

Personajes de todo el mundo entregaron sus miradas. Exponentes de Nueva Zelandia, de República Checa, Japón y Brasil. Sin embargo, una de las experiencias más notables fue la que contó Witold Kododziejski, National Broadcasting Council de Polonia. Dijo que antes se dedicaba a la publicidad y ahí sentía que no debía existir regulación. Sin embargo, luego tendría que ubicarse al otro lado. Hoy no sólo cree que es extremadamente necesaria la regulación, sino que asegura que la televisión discrimina. Es fácil compensar en el tema político, pero la “verdadera discriminación se da en los ancianos”. “La televisión está hecha para gente desde los 16 a los 40 años y también hay programación infantil pero enfocada muy comercialmente “, sentenció.