Gerente de Chilevisión explica éxito económico del Canal de Piñera

chilevision-2En una entrevista concedida a La Nación Domingo, Mario Conca, gerente general del canal de Sebastián Piñera, intenta explicar los supuestos méritos de Chilevisión para aparece con ganancias superiores a los 1200 millones de pesos, en el primer trimestre de este año; justifica además su parrilla programática a pesar de tener productos permanentemente amonestados por el Consejo Nacional de Televisión, y, por supuesto, asegura que en las decisiones de contenidos operan con absoluta independencia de lo que piense el candidato de la derecha.

El artículo va acompañado de un recuadro donde se analiza la “fórmula mágica de Chilevisión”, con entrevistas a la jefa de la carrera de Periodismo de la Universidad de Chile, Ximena Póo, y al siquiatra Marco Antonio de la Parra , quién esboza una explicación para las cifras económicas favorables: “su parrilla programática se conecta directamente con el inconsciente del espectador medio, aterrado de la violencia o estimulado eróticamente de forma muy primaria. Por eso hay bastante éxito”.
Lea a continuación ambos textos:

concaMario Conca Rosende, gerente general del canal de Sebastián Piñera
“No es cierto que Chilevisión base su éxito en violencia y sexo”


Giglia Vaccani / La Nación / Mientras TVN perdió el primer trimestre mil 900 millones de pesos y el canal del angelito otros 860, el canal de Sebastián Piñera golpeó el mercado con ganancias por sobre los mil 200 millones. Las críticas sobre el éxito por quinto año consecutivo del canal del candidato derechista no se hicieron esperar. Los ganadores se defienden.

 Mario Conca es un hombre de detalles. Basta entrar a su oficina estilo colonial y ver el orden privilegiado que da sobre un librero a sus fotos familiares antes que a los textos. También por cómo combina su ropa sport con chaqueta elegante y colleras. Pero el detalle más significativo es el que cuelga enmarcado en una de las paredes de su oficina y con el que deja en claro al menos la diferencia más abismal que mantiene hoy por hoy con su jefe Sebastián Piñera: una camiseta azul de la Universidad de Chile, el equipo de sus amores.
“Soy director”, dice inflando el pecho mientras permanece sentado en su mesa de reuniones y posa la pequeña taza de café sobre el plato sin derramar ni una gota.
-Chilevisión ganó este trimestre por paliza al resto de los canales con mil 900 millones de pesos a su favor, ¿cuál es la fórmula?
-Los secretos pasan en general por el gobierno corporativo y la propiedad de la empresa; por un equipo ejecutivo muy profesional que sabe cómo hacer programas que le gusten a la gente y que además, le gusten a los avisadores. Nos da satisfacción y tranquilidad a quienes administramos, pero también a quienes trabajan en el canal porque da estabilidad.
-Pero en esta fórmula, ¿qué se privilegia? ¿bajos sueldos para los rostros, auspicios más baratos o productos que enganchen fácil a las audiencias?
-La clave está en que nosotros producimos productos que gustan a la gente pero que tienen costos recuperables. Por eso uno no tiene que tener costos ni muy altos ni muy bajos. Si son muy altos, se pierde plata; y si son muy bajos, no se logra tener la calidad que se requiere para que al público le gusten. El arte de poder manejar eso es parte del know how.
-Críticas: sólo usan violencia y sexo y no entregan cultura.
-Esa es una discusión más del ámbito político, no tiene ningún correlato con la realidad. No es cierto que Chilevisión base su éxito en violencia y sexo. Chilevisión basa su éxito en las noticias principalmente, en programas como “SQP”, sus telenovelas de la tarde, “Yingo”, “Primer plano” e “Infieles”, que es una producción de comedia, picaresca no es puro sexo. Nosotros no tenemos programas violentos. Tenemos, por ejemplo, “Tolerancia cero” los domingos, que es un espacio de discusión pública que ningún otro canal tiene. Eso por un lado.
-Pero, ¿qué es cultura para Chilevisión?: el documental con imagen cinematográfica o el programa de entretención tipo “Yingo”.
-Nos parece que hay que distinguir entre lo que es cultura que son las tradiciones, las creencias de una sociedad en su conjunto , de lo que son las bellas artes o el intento de educar o transmitir una manera de ver el mundo, un poco imponer la voluntad de uno. Nosotros creemos hacer cultura, pero la cultura común, la de todos los ciudadanos. Y en esa cultura general, me parece que tenemos que tener una parrilla equilibrada. Tenemos “SQP”, “Primer plano”, “Infieles” y “Yingo”, pero también un área de prensa consolidada que compite por el primer lugar con todos los noticiarios. Tenemos “Tolerancia cero”, “Documentos”, “Deportes”, “Siete días” por lo tanto, nos parece que estamos alineados con un concepto de cultura más amplio que el de las bellas artes.
-Pero la crítica en este sentido contra Chilevisión es insistente: ¿no será por el dueño del canal?
-No, me parece que no. Creo que es una discusión política que va mucho más allá del canal. Es una discusión que está presente en TVN, Canal 13 y en toda la discusión pública sobre el rol de la televisión. Me parece que la televisión es fundamentalmente de entretención e información, no un medio para educar. Para educar están los colegios, las universidades, los teatros, los conciertos.
-Estas críticas de exacerbar la violencia y el sexo tienen base. Basta ver el número de denuncias que acumulan en el Consejo Nacional de TV, ¿las siguen?
-Reparamos en ellas. Hemos hecho una serie de iniciativas para que se nos hagan menos cargos. De hecho, este año el número de cargos ha disminuido drásticamente
-¿A cuánto?
-Teníamos muchos cargos relacionados con nuestros programas de farándula: “SQP”, “Primer plano”
-Por degradación a las personas .
– Por la línea que separa lo privado de lo público, que es un poco sutil pasa que los programas que caminan por esa línea son más fácil que caigan a un lado y al otro, pero con la iniciativa que tuvimos de que “SQP” y “Gente como tú” se produjera al interior del canal, lo hemos resuelto adecuadamente. Nosotros creemos que ese sistema de que la gente mande emails al CNTV de manera anónima se presta para mucho abuso. Es poco transparente porque cualquier persona puede concertar y construir una imagen que no es real. //LND

ELECCIONES
-Se viene una campaña presidencial dura y uno de los candidatos es dueño de este canal. ¿Cómo se van a manejar?
-Eso se maneja de forma muy fácil. Entre otras cosas por decisión del dueño. Este es un canal que ha decidido ser independiente, un poco más liberal que el resto, bastante abierto en su manera de tratar el tema político y definitivamente declaro que este canal es muy -por lejos-, el canal donde la propiedad tiene menos influencia en los contenidos. Sin lugar a dudas. Tiene menos influencia que el diario en el que usted trabaja, “The Clinic” o la Radio Cooperativa.
-Por cierto, pero su canal es propiedad de un solo candidato.
-En esta campaña política vamos a mantener nuestra línea editorial: independiente y pluralista. Así como la mantuvimos en las elecciones pasadas y así como la hemos mantenido en los últimos años. Este canal va a seguir siendo el canal más creíble en términos periodísticos, como se reflejó en nuestro triunfo en la sintonía para las elecciones municipales de 2008. El público no opina que haya inconvenientes porque el público elige este canal al momento de informarse sobre los resultados de las elecciones. Este canal siempre había sido cuarto en sintonía en las elecciones. Pues bien, en las últimas elecciones municipales fue primero. Ganó la sintonía.
-Pero todos los que trabajamos en medios sabemos que todos los medios tienen su influencia y su línea editorial…
-Todos los medios tienen línea editorial, pero no todos son pluralistas. Usted no me dirá que la línea editorial del “The Clinic” o de La Nación es pluralista… hay que leer La Nación.
-No existe ningún medio que no obedezca una línea…
-Pero dígame usted: ¿quién tiene más influencia en la propiedad? La Nación o “El Mercurio”.
-Pero Chilevisión también tiene su influencia, como todos ¿o razono mal?
-Está bien, pero me parece que esa discusión de cuánta influencia tiene la propiedad en Chilevisión es política. No tiene ni un correlato con la propiedad. Aquí no se llama por teléfono para controlar los contenidos, no hay una influencia negativa ni adecuada.
-Otro ejemplo para rebatirle: la llegada de Vicente Sabatini a Chilevisión fue interpretada como un concertacionista apoyando a Piñera más que el arribo de un profesional de primera línea. ¿Por qué será?
-Hablemos de Sabatini: puede ser que eso sea lo que se comenta, pero eso no tiene nada que ver con la realidad. Vicente Sabatini, primero que nada, fue despedido por TVN, situación que nosotros no produjimos. Créame. Como consecuencia, nosotros le planteamos a Vicente que se viniera a trabajar con nosotros. Vicente tenía algunas dudas políticas con respecto a trabajar en el canal de Piñera, dudas que él despejó, no nosotros. Unido con la confianza que le daba trabajar con gente con la que había trabajado antes como Jaime de Aguirre, yo y otras personas, nos dijo “quiero irme a trabajar con ustedes”. A qué: a producir telenovelas el 2010, así es que no va a tener ninguna influencia en el 2009. Lo que sucede, por lo que he leído, es que Sabatini encuentra que a él le hicieron daño en TVN y muchos actores que son muy amigos de él, son leales con su amigo.
-O sea que castigarían a la Concertación cambiándose al canal de Piñera.
-No, ellos sienten que los trataron mal. Creo que no tiene más connotación que esa. Lo otro es un espejismo. No es realidad. No dudo que sea la lectura pero no la comparto.

yingoPor Mauricio Valenzuela / La NaciónLa fórmula mágica de CHVNi “¿Dónde está Elisa?”, de TVN, ni “1810”, de Canal 13, logran revertir sus multimillonarias pérdidas de los canales más grandes de Bellavista. En el barrio sólo uno gana. ¿Cuál es el secreto de CHV para navegar indemne sobre la crisis?
“Me gusta ‘Yingo’ porque es alegre y representa a los jóvenes”, reconoció el otro día Sebastián Piñera en el programa del cable “Sin dios ni late”, echándole flores a uno de los productos estrella de su canal favorito, obviamente, Chilevisión. Y es que él mismo, como contó su esposa Cecilia Morel a “El Mercurio”, ve al once como “su último gran proyecto, pensando casi en la vejez. O sea, como diciendo “cuando yo esté jubilado…”.

Y cómo no, si supo poner muy bien su toque de Rey Midas en Chilevisión, incrementando paulatinamente hasta hoy los números felices con que la estación después de años en baja logró cerrar el 2004, justo cuando el presidenciable de la Alianza iniciaba los tramites para su compra. Piñera, como el gran inversionista que es, aplicó su olfato. Desde que subió al bote dejado por el grupo Claxson a cargo del magnate venezolano Gustavo Cisneros, la señal ha mostrado ser una mina de oro cuyos ingresos no envidian a los de viejos monstruos como el 13 y TVN. ¿Cuál ha sido la formula mágica de CHV para superar por mucho las ganancias de la competencia en el último trimestre?

Ni “¿Dónde está Elisa?” ni “1810” (con su millón de dólares en ganancia mensual incluida) han podido dar con respuestas, como no han podido acercarse a los 1.286 millones de pesos de ganancia de Chilevisión tan distintos de los sombríos números alcanzados por ellos en el mismo lapso. TVN: 1.921 millones de pérdida acompañados de una caída de la inversión publicitaria con respecto al año anterior de un 11%. Y el 13, con un déficit aproximado de 860 millones. El único que también sonríe es Mega, con una modesta ganancia de 354 millones.

En TVN desdramatizan estos resultados. Una fuente sostiene que la cuenta definitiva se mide a final de año, a la hora del balance total de ingresos. “Si los números dan en contra en el último trimestre, como ocurre en este caso, es sólo por una tendencia histórica que marca siempre pérdidas en esta fecha, dado que los costos son constantes a lo largo del año, pero la inversión publicitaria es baja en el período inicial”, explica.

¿Es coincidencia que los grandes favorecidos numéricamente sean hasta ahora los que han tenido más choques con el Consejo Nacional de Televisión?

El secreto del éxito parece ser en el caso de CHV que los empresarios afines a Piñera lo han apoyado invirtiendo publicitariamente en su canal. También puede estar en el abuso de contenidos en la parrilla programática. Pareciera ser que apenas el canal se convirtió en la casa televisiva del dueño de Lan, capitalizó en compañía de Mega la molestia del Consejo Nacional de Televisión por transgresiones varias.

Los llamados de atención a CHV por parte del consejo fueron aumentando hasta llegar al doble de los regaños recibidos por los canales de la competencia. Esta tendencia culmina en el 2007, año en que el organismo sancionó programas como “Primer plano”, “Gente como tú”, apoyos promocionales de “Historias de Eva” e “Infieles”, entre otros, principalmente por ir en contra de la formación infantil, la dignidad de las personas y transmitir contenidos no aptos en horarios para menores.

Programas como “En la mira”, “Policías en acción” y el mismo “Infieles” revientan el peak de sintonía, sobrepasando la media de los 15 puntos con sus ardientes noches de sexo, minas en pelota, persecuciones policiales y lucha contra la delincuencia en espectaculares operativos filmados in situ.

El balance del consejo para este último período aparece la próxima semana. Pero echar un vistazo en las actas del organismo permite tener una idea de cuáles han sido los puntos fuertes en contenido con que CHV saca buenas cuentas.

Ya en las de 2009 figuran sanciones a CHV por las chuchadas entre Anita Alvarado y Romina Zalazar en “Primer Plano”; y una condena a pagar 20 UTM por poner en un baile erótico a una niña de 11 años en “El diario de Eva”. Se formulan cargos además por dar avisos de consejería sexual en horario no apto. Hay una denuncia al noticiario por “un reportaje en que aparecen jóvenes comiendo basura” y en que, según el afectado, aparecería su hijo en una entrevista falsa. Se formulan cargos a muchos capítulos del programa juvenil preferido de Piñera, “Yingo”, entre otras cosas, “por explotación de la sexualidad” de los protagonistas. Hay otra denuncia por mostrar, incurriendo “en sensacionalismo”, la imagen de perros agonizando por envenenamiento en un refugio canino de las Rocas de Santo Domingo.

El siquiatra y columnista de LND Marco Antonio de la Parra analiza este auge de ganancias de CHV por sobre sus pares como el resultado de una fórmula más sencilla de lo que se piensa. “Han trabajado sobre productos mucho más populares y populistas; mucho más destinados a un público C2 para abajo y con costos mucho menores. Eso se ve en el tipo de programas. Están invirtiendo menos, no trabajan la telenovela con figuras caras, no están haciendo productos de alto nivel en la serie nocturna. “¿Dónde está Elisa?” es muy caro y éstos son dinerales que el Once o Mega no están interesados en mover”, explica.

Asimismo, De la Parra centra su atención en que la parrilla programática “se conecta directamente con el inconsciente del espectador medio, aterrado de la violencia o estimulado eróticamente de forma muy primaria. Por eso hay bastante éxito”.

-¿Se quiere explotar además en el inconsciente el tema de la delincuencia, central en la agenda de la derecha?

-Sí. Hay algo de eso, pero es una visión sobre la delincuencia más primaria y reaccionaria, sin interpretación social, sin entender bien por qué aparece o por qué crece a pesar de que crece también la cobertura de la policía. En ningún momento se detiene para hacer análisis, sino en el terror. Uno ve esos canales y termina marcando el 133. Eso vende porque se convierte en una ventana a lo más temido por un lado, y a lo más deseado por otro, trabajan en emociones elementales y eso tiene un premio. Son todos productos digeridos.

Por su parte, la jefa de carrera de Periodismo de la Universidad de Chile, Ximena Póo, analiza la buena situación numérica de CHV como una ventaja entre otras cosas del bajo costo para la estación de programas que tienen una cuota de espectacularidad y que exacerban el morbo, junto al componente de farándula y policial, cuya producción al mismo tiempo es encargada a productoras independientes. Otro factor en que, dice, habría que detenerse es en analizar “cómo los empresarios afines a Piñera estarían publicitando más en su canal y no en otro”. Además, plantea que otro punto son las pocas opciones efectivas que tienen ciertos estratos económicos de acceder a una televisión de calidad, así como juegan a favor de CHV algunas políticas de la competencia, como la flexibilidad en la parrilla programática. “El 13 por ejemplo, que tiene toda la política de Vasco Moulian, está muy perdido en cuanto a programación. Juega en contra el hecho de tener una parrilla flexible en países como el nuestro, donde la audiencia no está acostumbrada a que se la cambien a cada rato. El rating online es perverso para el mantenimiento de una política de consolidación a largo plazo en cuanto a la identidad. TVN cayó en el mismo juego”, señala Póo quien da a entender, además, que a diferencia de sus rivales, CHV ha construido una identificación basada en una agenda programática similar a la de “Las Últimas Noticias”. “Yo creo que esa es la concepción que tienen de medio de comunicación. Tienen una idea bastante liberal de la política como farándula permanente. La farandulización de todo, y la morbosidad constante de ingresar a la vida privada de los estratos económicos bajos”, dice. //LND