Google, el gigante que también quiere ser un medio

googleLaura Pintos/ lainformacion.com / Google afianza cada vez más su relación con las noticias. Tanto ha avanzado el gigante de internet en su oferta de aplicaciones y servicios vinculados con la información que, aunque de una forma novedosa y rompedora, su intrincada red de desarrollos ya puede considerarse un medio de comunicación en sí mismo. Un medio que utilizan millones de usuarios en todo el mundo y que crece como un niño ávido y vigoroso en un contexto de ancianos apegados a la tradición que se resisten o simplemente desconocen cómo adaptarse a las nuevas reglas de juego.

Resulta complicado calibrar el peso de la estrategia de Google respecto de la información por cuanto todas las piezas están dispersas y van apareciendo por separado y sin grandes anuncios, muchos de ellos bajo el paraguas de experimentación e innovación de Google Labs.

El centro de su apuesta noticiosa es su poderoso agregador Google News, al que se han ido sumado una hemeroteca online, el visualizador Fast Flip, el selector de artículos recomendados Spotlight y su Timeline para ver los resultados en forma cronológica, entre otros proyectos en desarrollo o pequeñas empresas que podría adquirir en el futuro.

Algunos expertos, como el periodista de The Guardian y autor del libro What would Google do? Jeff Jarvis, creen que determinadas aplicaciones del rompecabezas Google como la aún en pruebas Google Wave también podrán utilizarse en términos periodísticos en los nuevos medios colaborativos y participativos surgidos en esta era digital, más allá del uso individual que cada vez hacen más periodistas del resto de herramientas de la compañía.

Mediador y no medio

Google, sin embargo, no se ve a sí mismo como medio, sino como un mediador entre la audiencia y los medios de comunicación, reforzando la idea de que su cometido, al menos de momento, es ser el más completo centralizador y catalogador de información del mundo.

“No somos un medio, sino un punto de contacto entre los usuarios de internet y los medios que ofrecen la información. En ningún caso nuestra idea es ser un editor de noticias o un medio de comunicación”, explica a lainformacion.com Luis Collado, responsable de Google Books en España.

Acuerdos y roces

Lo cierto es que Google ha entrado de lleno, aupado por la irrupción de las nuevas tecnologías digitales, en un territorio que hasta hace muy poco ocupaban exclusivamente los medios de comunicación tradicionales y más recientemente algunos exclusivamente digitales. Y se ha convertido en un nuevo competidor, tremendamente agresivo, en la lucha por la cada vez más dividida tarta publicitaria.

Google intenta convencer a los medios de que su apertura a nuevas formas de colaboración y a nuevos operadores es inevitable y, lo que es más importante, beneficiosa para todos en términos de tráfico y por tanto de ingresos. Así, la compañía nacida en 1998 está inmersa a nivel mundial en un plan de diálogo con los medios para explicarles la mejor manera de relacionarse con sus diversos tentáculos. No sólo eso, sino que también está trabajando en nuevos desarrollos que respondan a las inquietudes de algunos editores proclives a volver a sistemas de pago o micropagos por contenidos en internet para ampliar sus alicaídas fuentes de ganancias, aún cuando no crea en el éxito de esta corriente.

Igualmente no todos reaccionan ante este ímpetu emprendedor con los brazos abiertos. Algunos editores, asociaciones y empresas como la agencia de noticias Associated Press están presentado un frente cerrado de oposición al avance del gigante californiano, alegando que el perjuicio para ellos a raíz de la pérdida de visitas y de lectores es más grande que el beneficio, que Google roza peligrosamente la violación de la propiedad intelectual y que no hace sino contribuir a la caída que registra la prensa.

Exceptuando algunos ataques aislados que no pasan de pataletas, esto no ha sucedido por ahora en España. Lo asegura Collado, quien precisa que nadie ha pedido ser excluído del alcance de los afanosos robots de Google sino “más bien al contrario”. “Aquí la mayoría de los medios, tanto nacionales como regionales y locales, trabaja con nosotros. Pero además llevamos a cabo una labor de comunicación permanente con todos ellos para explicarles las posibilidades de colaboración que existen y recalcarles que siempre, en todo lo que aparece en Google, el control lo tiene el editor”, señala.

Medio sin periodistas

La tesis de Google como medio informativo sería rotunda si a todas las aplicaciones de noticias disponibles se le sumara una redacción propia. O no. Google se sustenta en la convicción, compartida por muchos nuevos medios “nativos digitales”, de que una agregación de fuentes completa, organizada, personalizable y pertinente ofrece un panorama informativo más que decente y muy práctico para usuarios hiper conectados. Al menos, de momento. Con Google nunca se sabe.