Ignacio Agüero : “Para la CIA, Agustín Edwards era el mejor de sus hombres”

agueroMargaux Collet / desde Toulouse, Francia / El Ciudadano / En el marco del festival de cine latinoamericano de Toulouse, en Francia, se proyectaron 3 documentales de Ignacio Agüero. Pero el que tomó toda la atención y presentó en esa ocasión fue su último documental “El diario de Agustín” que analiza en detalle los vínculos entre El Mercurio, la CIA y la junta militar.

-¿Por qué sintió la necesidad de hacer esa película sobre el tema de los vínculos entre El Mercurio y los golpistas?

-Porque yo soy realizador de documentales y soy chileno y participo en la vida de Chile. Y, como ciudadano también, apareció hace poco tiempo atrás durante el gobierno de Lagos, el informe de la comisión Valech sobre la prisión política y la tortura durante la dictadura. Y ese informe tiene un capitulo dedicado a la prensa. Y revela su responsabilidad en las violaciones a los DH como una responsabilidad importante, en particular la de El Mercurio.
El Mercurio es el diario más importante y más influyente, se llama así mismo el decano de la prensa. Entonces a partir de que aparecía en ese informe me motivé a hacer un documental, sentí que tenia que hacerlo. También sentí que muy poca gente podía hacerlo porque soy de una generación que vivió en Chile todo el tiempo, al momento del golpe tenia 21 años y era militante de un partido de izquierda, tengo amigos muertos por la represión.
Entonces me importa mucho. Y al mismo en mi casa se leía el diario El Mercurio, yo conozco El Mercurio desde que nací.

-¿Y qué espera de la película ? ¿Piensa que pueda tener repercusiones a nivel nacional? ¿Por qué no se proyectan muchos documentales en salas comerciales?

-Esa película se exhibió hasta en 5 salas de cine en Santiago.

-Y se estrenó en la Universidad Católica, algo que es muy simbólico

-Si, la primera semana de noviembre, entonces la película adquirió un impacto importante en Chile. Se ha conocido y ha tenido un público medianamente masivo, si lo comparamos con el público que va habitualmente a ver documentales.

-¿Cuál fue la respuesta de los medios?

-A mi me sorprendió que también hubo tratamiento mediático de esta película, principalmente en la radio. Muchos periodistas que trabajan tanto en la prensa escrita como en la TV tienen programas de radio y, como los propietarios de radio son empresas transnacionales, no tienen intereses nacionales. Entonces ellos pueden hablar libremente en la radio y por eso en la radio la película tuvo mucha difusión y apoyo. La TV ha hablado de la película también y han sido los dos medios de prensa escrita más importantes- que son El Mercurio y La Tercera- que la han silenciado.

DENUNCIAR A UN CRIMINAL

-¿A quién designa cuando titula la película “El Diario de agustín”? ¿A los Edwards en general o al dueño actual, Agustín Edwards?

A Agustín Edwards Eastman porque este es el más malo de los Edwards. El diario es muy antiguo en Chile, tiene más de 150 años. Por lo tanto han pasado en la dirección del diario 5 generaciones de Agustines Edwards. En un primer tiempo, el diario tenia un rol más importante en el sentido de informar y jugó un rol progresista. Cuando en la sociedad el sector dominante era el agrario y el diario representaba a sectores financieros e industriales, tenia un rol progresista.

-¿Progresista en qué sentido? Porque ahora El Mercurio es más bien conservador

-Porque portaba voces de cambio en la sociedad, en la economía. Porque en un momento había sectores más conservadores que El Mercurio. En un momento existía el diario Ilustrador y El Mercurio. El Ilustrador era un diario conservador de los sectores más conservadores de la sociedad. El Mercurio representa entonces sectores más progresistas, no tenia la connotación de diario monopólico que manipulara la información como ha ocurrido con el periodo de este último Agustín Edwards Eastman. El ha tenido un comportamiento delictual, criminal. Ningún otro Agustín Edwards tuvo ese comportamiento. El tuvo una vinculación directa con la CIA. Para la CIA, Agustín Edwards era el mejor de sus hombres.

-¿Y nunca intentaron silenciar la película ?

-No.

-Supe que intentaron impedir que la película se titule así

-Agustín Edwards y yo tuvimos un pleito judicial por el nombre del diario de Agustín. Y lo ganamos. No hizo intentos de nada contra la película porque la información que entrega la película es muy rigurosa y para el propio Mercurio es irrebatible. Entonces si El Mercurio pone la película en discusión se desprestigia.

MONTAJES DEL DECANO

-¿Cuáles son las informaciones nuevas que salen en la película que no se conocían antes?

-Varias cosas nuevas. Por ejemplo, en el caso de Marta Ugarte en el cual hubo un montaje hecho por El Mercurio, La Segunda y Las Ultimas Noticias, y nadie había hecho la relación de esos diarios con la DINA para ocultar la identificación de Marta Ugarte y hacerla aparecer como una mujer que había aparecido en la playa, joven y que había sido violada y que era hermosa. Entonces había un acuerdo comunicacional de montaje que aparece en todos los montajes de El Mercurio. Esa relación no la había hecho nadie.

-¿Ese constituiría el caso más emblemático de la desinformación que existió en ese momento?

-No, no es el mas el emblemático. Es solo uno de los casos.

-¿Pero el más grotesco?

-No, tampoco el más grotesco, aunque haya muchos casos que no aparecen en la película en que don Agustín Edwards fue directamente responsable porque era director en ese momento de la información que apareció con motivo del Parque O-Higgins. Fue decisión personal de él ese titular que dos jóvenes inocentes que ni siquiera estuvieron en el lugar fueron torturados y acusados. Eso es una responsabilidad directa de él que hizo que los jóvenes lo demandaran a la justicia y la justicia lo declarara reo. Nunca nadie informó que Agustín Edwards había sido declarado reo. Y eso muestra el poder de Agustín Edwards en la prensa, mas allá de El Mercurio. Es una novedad.

Además el documental muestra una película de archivo de TVN en la cual la periodista le pregunta que le diría a las madres de los detenidos desaparecidos luego de su experiencia con su hijo secuestrado. Esa entrevista se transmitió una sola vez en Televisión Nacional y está lejos del alcance de la memoria de la gente. Pero la película la pone en el contexto del poder de El Mercurio y su responsabilidad en los derechos humanos. Entonces adquiere una significación mucho mayor, un gran aporte del documental.

El primer caso que cuenta, el de la Operación Colombo o “de los 119”, nunca se había realmente explicado. Es un caso muy difícil de comprender porque es muy enredado, y eso justamente por la operación de desinformación que armó la prensa con la DINA y el gobierno. El hecho de ocultar que los desaparecidos estaban muertos. Así queda claro que toda la operación colombo es una operación de comunicación que tenia a El Mercurio como el destinatario final.
Hoy es públicamente sabido que Agustín Edwards fue a EEUU, habló con Kissinger y se juntó con el director de la CIA apenas ganó Allende. Desde el momento en que Clinton desclasificó los archivos de la CIA y del gobierno norteamericano son hechos conocidos, pero al mismo tiempo silenciados: lo que hace la película es ponerlos en primera plana.
Y dice: este señor, dueño de El Mercurio es un señor de la CIA que tiene responsabilidad criminal.

-¿Y eso usted cree que lo sabe mucha gente en Chile? Porque parece que los chilenos tienen solo una impresión de esos vínculos.

-Claro, pero aquí está establecido de una manera que no ha sido contradicha ni desmentida por El Mercurio. Porque la investigación que se hizo es rigurosa y seria, estaba la Universidad de Chile, la Escuela de periodismo y duró 1año y medio.

-Y justamente ¿por qué eligió poner en primer plano a esos jóvenes que hacen su tesis sobre El Mercurio? ¿Por qué no aparece usted mismo haciendo las entrevistas?

-Porque tenia mucho interés en que la película fuera del presente. Hubiera podido haber contratado un equipo de periodistas que hiciera la investigación, pero preferimos hacerla de esta manera: un grupo de estudiante enfrenta al grupo de El Mercurio hoy. Y son periodistas contra un periodista, porque Agustín Edwards es miembro del Colegio de Periodistas.
Además la película va teniendo su curso que no es algo dirigido por la película, los estudiantes hacen su propia investigación, que va a aparecer en un libro.

-Lo que hizo El Mercurio bajo la dirección de Agustín Edwards Eastman le parece ilustrar un tipo de periodismo que existe en varios países de América Latina o es típico de Chile

-Es un caso muy particular de Chile. Porque en todos los países existe una prensa ligada a grupos económicos y que constituye su medio de difusión, pero al mismo tiempo está la prensa independiente que puede contraponer esa información; pero en Chile eso no existe. Existe un duopolio – La Tercera y El Mercurio – que representa intereses económicos muy claros y toda la línea del diario tiene que ver con eso.
Pero la prensa independiente no alcanza a ocupar un espacio en la opinión pública que le haga el peso a eso. Y tiene la particularidad de contar también con el visto bueno del estado. El estado apoya esta situación porque la mayor cantidad de inversión publicitaria va a El Mercurio.

DICTADURA Y PRENSA INDEPENDIENTE

-Justamente sobre eso Fernando Villagrán y Juan Pablo Cárdenas opinan que había más prensa independiente durante la dictadura, con la prensa de oposición. Pero que después de la transición democrática los diarios independientes no pudieron superar la abertura al mercado.

-No han podido hacerlo y yo creo que hace falta una masa crítica lectora como en México, con la revista “Proceso”. Hace falta la gente o la voluntad política de tener una prensa independiente, pero el estado de las cosas parece ser cómodo para todos los grupos políticos.
Al final existe una complicidad con un sistema que no es democrático. Porque no se puede conseguir una democracia en la cual no hay prensa independiente. O sea, hay democracia porque cada tiempo se vota por los parlamentarios y el presidente de la republica pero entre cada votación, no hay democracia.

-Se dice que Pinochet, al final de la dictadura y a través del Banco de Estado salvó de la quiebra a El Mercurio. Y que eso tiene que ver con que hoy la mayoría de los avisos estatales van a ese diario.

-No creo que tenga una vinculación directa pero yo creo que hubo un acuerdo que no conocemos aun y ese es una labor por investigar. Evidentemente hubo un acuerdo entre los políticos de la transición, las fuerzas armadas y grupos dominantes de la derecha y El Mercurio.

-¿No alcanzó a tratarlo en el final de la película?

-¡Bueno es que esa es otra película!

-Esos últimos meses, hubo en Chile una polémica acerca de desaparecidos que “reaparecieron” y la prensa habla mucho de eso, con el riesgo que se pueda generalizar sobre esos casos.
-Esos no son más que errores de la investigación, porque estamos hablando de las listas oficiales. Esas listas que certifican la cantidad de muertos y de desaparecidos se hacen con las informaciones que provienen de las comisiones de reconciliación y de tortura. Hicieron un sistema de investigación que fue muy claro y con personalidades de todos los grupos políticos. Ahora por supuesto hay errores pero eso no puede dar para descalificar el hecho contundente de la represión.

-¿Y que le parece esa prensa que describe los casos y hasta cuestiona sobre las ayudas que recibieron las familias?

-Claro, la prensa le da mucho espacio a esos errores en relación al cero espacio que le dio a los muertos o las detenciones en su momento.
Si esa prensa hubiera informado de esa manera cuando había un desaparecido la situación hubiera sido muy distinta. Entonces lo que hacen ahora aumenta su culpabilidad porque quiere decir que pueden decir pero no lo hicieron antes.