“Informe especial” versus “Contacto”

informeGabriela García / La Nación / Pilar Rodríguez e Iván Valenzuela reflexionan sobre la salud del periodismo de investigación / Los primeros levantaron polvo con sus reportajes sobre el grooming y la Cámara de Diputados. Los segundos denunciaron el vínculo que habría entre funcionarios de Investigaciones y una red de prostitución infantil. ¿Cuánto cuesta fiscalizar al poder? ¿Cuáles son los límites? Representantes de Canal 13 y TVN responden.PILAR RODRÍGUEZ: “FISCALIZAR A UN PODER DEL ESTADO FUE MUY COMPLEJO”

Veinticinco años está cumpliendo “Informe especial” y la editora general de programas periodísticos, Pilar Rodríguez, confiesa que “toda temporada incluye investigaciones con alto grado de complejidad y dificultad”. Por nombrar algunas, está la única entrevista que concedió Michael Townley. “Fue un proceso de un año y medio de conversaciones previas y produjo un vuelco en el caso Letelier. También el caso Frei y la investigación sobre las causas de su muerte fue un reportaje complicado. La Operación Anastasia, en La Legua también fue riesgosa, pero logró desarticular a la principal banda de narcotraficantes de ese momento en la población. Asimismo, la investigación a la Cámara de Diputados fue un trabajo complejo y con altos requerimientos de rigor, porque implicaba fiscalizar un poder del Estado”.

-Algunas voces cuestionaron los métodos de investigación de “Los cazadores de menores”. ¿Siguen pensando que es legal usar actores y falsificación de identidad para develar delitos?
-El objetivo del reportaje era demostrar que los acosadores de menores en el chat están dispuestos a traspasar la barrera virtual, e ir a su encuentro. Nuestro propósito era alertar a los padres acerca de los graves riesgos que corren sus hijos adolescentes al interactuar con adultos. Por lo mismo, no estábamos dispuestos a exponer a una menor a esta situación.

-El segundo, sobre la Cámara de Diputados, hizo hablar hasta al Consejo Directivo de TVN. ¿Cuál es la moraleja que les dejó el debate?
-No queremos polemizar. No es nuestra tarea. Aceptamos y acogemos los comentarios positivos y, por supuesto, las críticas. El reportaje ha servido para debatir ampliamente la importante tarea de los diputados y ha dejado el terreno propicio para las oportunidades de mejoramiento que tienen todas las instituciones.

-El lema del programa es develar verdades que impactan, fiscalizar a quienes no quieren ser fiscalizados. ¿Es posible cambiar el curso de los acontecimientos a través del periodismo de investigación?
– Hay muchos ejemplos de reportajes que han generado consecuencias: la denuncia del Servicio Médico Legal logró un reordenamiento en las autoridades y cambios en los procedimientos internos; la investigación sobre el caso Anfruns, reabrió el caso judicial; y el de la fortuna personal de Pinochet aportó declaraciones exclusivas de intermediarios en la venta de armas. Asimismo, el capítulo de tráfico de armas cambió el sistema de fiscalización de armas inscritas.

IVÁN VALENZUELA: “NO HAY MEDIO DE COMUNICACIÓN SIN PRESIONES”

Conductor de “Contacto” desde 2007, Iván Valenzuela ha sido un fiel espectador del programa que conducía Mercedes Ducci. “Ha sido un deleite verlo crecer durante 19 años y vivir sus años más gloriosos. El caso Paul Shäfer es el más emblemático”, recuerda el hombre que la noche del martes presentó un capítulo que denunciaba el vínculo entre funcionarios de la Policía de Investigaciones y una red de prostitución infantil. El reportaje provocó que la institución abriera un sumario y que el gobierno repugnara los abusos (ver págs. 2 y 3) que se les imputa a un grupo de funcionarios.

Pero hacer periodismo de investigación en estos días no es fácil, reconoce el profesional. “Los presupuestos de la televisión no son los de antes. Y uno de los más afectados es el periodismo de investigación. Porque es caro y exige un estándar de calidad y ética súper alto”, afirma. Acerca del trabajo que la competencia realizó con los cazadores virtuales de menores, dice: “No lo vi, pero entiendo que fue bastante jugado y que una periodista se tuvo que disfrazar. Pienso que es como usar las cámaras ocultas: no es bonito, no es lo ideal, pero si hay cosas que no pueden conseguir genuina y honestamente de otra manera, me parece que está absolutamente legitimado”, plantea. El capítulo de TVN que sí no se perdió fue el que develaba irregularidades al interior de la Cámara de Diputados, ya que Canal 13 también prepara uno. De hecho, en algún momento se pensó en adelantar la temporada de “Contacto” para golpear a TVN, lo que desató un huracán de especulaciones. “Se dijo que había habido presiones y yo pienso que no existen los medios de comunicación sin presiones. Todos las sufrimos, particularmente si vienen del poder. El punto es si uno las acepta y en este caso no vamos a tirar por la borda un trabajo de ocho meses”, dice sobre el capítulo que se aproxima. “Evidentemente tenemos el mismo punto de partida que ‘Informe especial’, pero nosotros descubrimos e investigamos cosas distintas. Es una lata tener el mismo tema, pero la gracia es corregir cualquier debilidad y hacer algo, ojalá más redondo y mejor”, señala.

-Pablo Longueira dijo que reportajes como éstos dañaban la imagen de la institución…
-Me parece interesante corroborar que hay harta diferencia entre lo que opinan las elites y el público. Y aunque había cosas triviales que eran presentadas como grandes escándalos en “Informe especial”, es un buen punto de partida. No podemos perder la humanidad del análisis y en ese sentido puedo decir que “Contacto” no tiene vocación antidemocrática ni ganas de destruir una institución.