Jaime de Aguirre: «La TV es inviable si no dialoga con las audiencias»

OBSERVATORIO / De una variada gama de temas televisivos habló Jaime de Aguirre, durante un debate realizado en la Cineteca del Centro Cultural La Moneda, en la conmemoración del Día Mundial de la Libertad de Prensa. El director ejecutivo de Chilevisión partió analizando lo que el denomina «el fin del paradigma de la televisión de los años 60». Reivindicó, asimismo, la programación actual  de la TV abierta como un fruto del “diálogo con las audiencias” y detalló las posibilidades que representa la televisión digital, tanto en la calidad técnica de la imagen como en la incorporación de nuevos contenidos. En la Mesa de diálogo sobre “¿quienes ganan y quiénes pierden en el escenario de la televisión digital”, estuvieron presentes, además de Jaime de Aguirre, Luis Rivera de la televisión comunitaria “Umbrales” de Villa Francia, Herman Chadwick, presidente del CNTV y Vicente Parrini, editor periodístico del Observatorio de Medios Fucatel.

Lea a continuación un resumen de las principales intervenciones del ejecutivo de Chilevisión:

La calidad de la televisión actual

El paradigma de la televisión de los 60 se acabó. Ahora tienes que ponerte de acuerdo con tu audiencia. Si no tienes un diálogo con la audiencia, fracasas. Desde la década de los 90 que veníamos hablando del empoderamiento ciudadano y cuando eso ocurrió no les gustó a las élites. No les gustó que las personas por la noche del domingo vieran Tolerancia Cero y el lunes a las tres de la tarde una teleserie mexicana. No les gustó, pensando que la televisión tiene que ser aquella imposición que iluministamente se determine desde algún lugar donde se dice “esto es calidad, esto no es calidad”. Creo que nosotros hemos cometido muchos errores en la televisión abierta, pero el error de no dialogar con la audiencia simplemente la hace inviable.

Las buenas noticias de la TV digital

La buena noticia es que la llegada de la televisión digital abre una cantidad increíble de oportunidades para todos. Abre una oportunidad de ver mejor televisión en lo técnico. Se va a ver y escuchar definitivamente mejor, cosa que a los que somos mayores de 50 años nos va a llenar de alegría, porque se van a ver hasta las letritas de abajo. Pero también vamos a tener multiprogramación, televisión en celulares, sistemas de alerta temprana para los maremotos o erupciones volcánicas, interactividad. La verdad es que la televisión digital representa avances muy sustantivos. Además, otra cuestión muy interesante: abrirá espacios nuevos para contenidos nuevos. El sueño del canal propio está ahí.

“El espacio radioeléctrico en el mundo digital no es escaso”

La otra gran noticia es que el espacio radioeléctrico en el mundo digital, no es escaso. Es falso que haya escases: hay limitación, porque no podemos poner 2 millones dos mil 200 doce canales, porque no caben. Pero sí caben, para que ustedes se hagan una idea, con las mismas características de Megavisión, Chilevisión, por lo menos 20 canales más en Santiago. Y eso multiplíquenlo por cada una de las zonas de cobertura. O sea, espacio radioeléctrico hay, limitado, pero no escaso. Va a haber espacio para el que quiera: televisión temática, comunitaria, etcétera, etcétera.

La voluntad del Estado para financiar TV comunitaria y educativa

El compromiso que tenga el Estado con aquellos canales que no tengan la capacidad de auto financiarse, como lo ha hecho la televisión que ya lleva 50 años en el país, la de los canales viejos, anticuados y pésimos, es importante. Es una discusión muy pertinente preguntarse qué va a financiar el Estado. ¿Va a financiar la cultura, va a hacer educación a distancia? Porque, cuidado: la gente ve lo que tiene ganas de ver, se informa donde tiene ganas de informarse, y, por lo tanto, para hacer proyectos voluntaristas no están los tiempos. Uno puede proponer y diseñar estrategias, pero con cuidado, con prudencia y sobre todo con respeto por las audiencias.

“La televisión de pago es un negocio brutal y debe ser regulada”

Hay un par de temitas que nos preocupan como TV abierta y aquí quiero hacer eco de lo que plantean todos los canales. A la televisión abierta le imponen todas las obligaciones, a la televisión de pago, cero obligación. ¿Alguien le va a poner a nuestra principal competencia, la televisión de pago, alguna obligación?

La televisión de pago es un negocio brutal. En Chile se transan 1200 millones de dólares en televisión, entre gente que paga directamente y la publicidad. La televisión abierta se lleva 450 millones y el resto se lo lleva la televisión de pago. Y usa nuestro contenido gratis. Es como si nosotros pescáramos una teleserie brasileña y la pasáramos gratis. Nos caen las penas del infierno.

“Nosotros también estamos en condiciones de hacer TV de pago, baratita para el pueblo”

Nosotros pagamos por todo, discutimos con Chileactores cuáles son las tarifas, le pagamos a los rostros…Y nuestra principal competencia que no tiene obligaciones de transmitir franja electoral y que está dudosamente controlada por el Consejo en cuanto a contenidos, no paga nada. Digo esto para que se entienda en qué contexto estamos discutiendo y qué estamos defendiendo. A nosotros nos gustaría que si la televisión de pago puede cobrar a los usuarios y vender publicidad, nosotros podamos hacer lo mismo. También estamos en condiciones de vender publicidad y hacer televisión de pago, baratita, para el pueblo, ¿por qué no? Nos gustaría remar con los dos brazos y no con una mano amarrada. Vienen muchas cosas buenas con la televisión digital y también tenemos posibilidades de poder competir, de abrirnos hacia nuevos contenidos Estamos dispuestos a hacerlo y contentos de hacerlo, porque creemos que este país va a ser mejor con la TV digital.

(Audio original, gentileza de Radio Tierra)