La mala onda con CHV

 chilevision 2Claudia Guzmán / El Mercurio / Es tenue, casi imperceptible. Pero es real. Este próximo Festival de Viña llegará a las pantallas de Chilevisión bajo el influjo de la mala onda lanzada desde el resto de la televisión.

Es dable pensar que la envidia cunda entre los canales que no son dueños del evento que se adjudicó, por cuatro años, la red con mayor crecimiento en rating y ganancias de la última década. No es raro que TVN y Canal 13, estaciones otrora dueñas del certamen, contraprogramen por anticipado repitiendo cuántas rutinas de humoristas como Dino Gordillo u Óscar Gangas figuren en sus archivos de festival, o que levanten documentales de última hora con la vida y obra de los artistas más célebres que este año pasarán por Viña del Mar. Quitar novedad es una estrategia válida, y que incluso CHV usó cuando le tocó el rol de observador.

Pero ahora que el ex canal de Piñera tiene el bastón del mando, surge un inusual hálito de desprecio hacia el certamen musical. Un par de ejemplos: “Alfombra roja”, el espacio farandulero de Canal13, finalmente no se emitirá desde la Ciudad Jardín, y el matinal del TVN “Buenos días todos” ya no se trasladará en pleno a la Quinta Región, una costumbre que databa incluso de cuando no eran coproductores del festival. Eso, sin contar que en términos de contenido hay días en que no se nota que sólo falta una semana para el gran espectáculo estival; simplemente pareciera no existir. En los segmentos de farándula de Mega y La Red han sido particularmente agresivos en el tratamiento de todo lo que implica el evento -desde la legitimidad de la animadora hasta la filtración de libretos de humor-, y han llegado a desatar amenazas de acciones legales desde la plana ejecutiva de CHV.

¿Son estas prácticas comunes en nuestra TV?¿O hay algo más? El revanchismo es evidente. Muchos rostros sienten que CHV, con su histórica avanzada de farándula, los ha golpeado fuerte en años anteriores y creen que ya es tiempo de que deguste ese amargor. Otros sugieren que la plana ejecutiva liderada por dos ex TVN (Jaime de Aguirre y Mario Conca) y un ex Canal 13 (Pablo Morales) tiene boletas pendientes que pagar.

A todos quienes argumentan sobre las razones de este descrédito, un llamado de atención: el Festival de Viña del Mar no es sólo propiedad de un canal. Es un evento que por décadas ha conectado con el telespectador, y éste -viéndose desinformado o derechamente manipulado- puede ser el peor cobrador.