La mayoría de los medios de comunicación acompañaron la versión del Gobierno sobre hechos que no parecían verosímiles. El testimonio del menor que fue testigo del asesinato del comunero mapuche fue clave para romper la uniformidad de versiones que daban los medios.

 Los hechos han sido demoledores  de  los discursos del Gobierno intentando justificar la violencia policial que terminó con el asesinato de un supuesto delincuente arrancando en un tractor, versión por lo  menos, inverosímil, pero que  se repitió, sin cesar, durante más de un dia. Sin el coraje del joven mapuche testigo que testimonió de torturas muy rápidamente ante organismos de DDHH, no se habrían conocido las conductas de la policía ni las del Gobierno. Los medios de comunicación se vieron paralizados al inicio. Fueron los organismos de derechos humanos y un joven comunero los que lograron restablecer la verdad, no los medios de comunicación chilenos. 
El Ministro del Interior debiera renunciar no solo como un gesto de decencia, históricamente practicado en Chile, sino  porque lo ocurrido muestra lo inútil y fuera de todo estado de derecho que resulta alentar la intervención de un comando policial como Jungla. 
Compartimos a continuación los nexos para entrar el testimonio clave del acompañante del comunero ejecutado publicados por  el sitio de CIPER el 19/11/2018
Y a continuación el reportaje gráfico de Interferencias.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *