La misteriosa compradora del diario La Nación

Compartimos noticia de El Dínamo.

Esta mañana se terminaron los 97 años de historia del único periódico del Estado. La venta de la empresa fue adjudicada a Macarena Duarte, representante de una consultora de la que poco se sabe y de las que sus intenciones son una incógnita.

venta la nación grande

Después de 97 años de historia, la junta directiva del otrora periódico oficialista La Nación decidió su venta por sólo 320 millones de pesos a una misteriosa compradora. Luego de una agónica licitación sólo hubo dos oferentes para el medio: Macarena Duarte, quien finalmente se la adjudicó, y el diario digital El Mostrador. Este último hizo una oferta de 106 millones, triplicada por la consultora privada.

Los trabajadores dijeron a través de una sentida declaración pública que La Nación fue vendida “por una magra cifra a una completa desconocida“, en alusión a quien se atribuyó la empresa y que terminó con la histórica propiedad del Estado del 69,26% del diario. Pero, ¿quién es Macarena Duarte Sepúlveda?

La ingeniero civil de 35 años es la gerente de Administración y Finanzas de Novoa & Compañía, una consultora radicada en calle Nueva Providencia 1860, donde tienen su centro de operaciones desde 1999, y en representación de quien participó en la licitación. La firma se dedica a la asesoría contable, financiera y tributaria, un área totalmente opuesta a los medios de comunicación, razón por la que los trabajadores de La Nación hablan de “una incógnita” respecto a las motivaciones y al destino del diario.

El socio principal de la firma es el ingeniero comercial Luis Novoa, otro experto en materias tributarias y financieras, quien tampoco tiene experiencia en el manejo de diarios.

Las alternativas de esta compra son varias. La consultora tributaria, amparada en el amplio espectro legal que tiene ese tipo de empresas, podría incursionar en nuevos negocios en el área de las comunicaciones. La otra apuesta  es que la compra haya sido realiza a través de esta firma -Novoa & Cía- pero escondiendo detrás otro comprador que prefiere, por ahora, no dar a conocer su nombre ni menos sus intenciones.

Lo único cierto es que La Nación como la conocemos hoy tiene sus días contados.

Ver desde El Dínamo aquí