La Moneda impulsa modelo similar al de TVN para reformular el diario La Nación

la naciónPhillip Durán / El Mercurio / Gobierno analiza crear un estatuto especial para la administración del periódico / Ministro Hinzpeter confirmó que detrás de ello está la intención de profundizar la vocación pluralista de ese medio. En paralelo, presidente del directorio trabaja en un rediseño periodístico y contará con la ayuda de asesores externos.

El próximo miércoles será la primera reunión del directorio de La Nación tras el fuerte impasse del viernes pasado, en el que debieron retirar la designación de Mirko Macari como director periodístico ante las fuertes críticas de la UDI. Desde ese día, el principal desafío de los involucrados en el tema es encontrar un nuevo nombre para encabezar el diario.

Sin embargo, en medio del debate que se abrió en la Alianza sobre la conveniencia de que el Estado mantenga la propiedad de este medio de comunicación, La Moneda decidió trabajar de manera paralela un plan para reformular el modelo de administración del periódico, teniendo como inspiración el caso de TVN.

«Hemos analizado fórmulas de administración que podrían asemejarse al estatuto de Televisión Nacional. Esto, para profundizar la vocación pluralista del diario», afirmó a este medio el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter. «Mi opinión personal es que el diario no debiera cerrarse ni venderse», agregó.

Según una ley especial de 1992 que regula el funcionamiento de TVN, el canal es una «empresa autónoma del Estado, dotada de patrimonio propio». Su directorio, de acuerdo a la misma norma, está integrado por siete miembros: un director designado directamente por el Presidente de la República y el resto propuesto por el Mandatario, pero ratificado por el Senado. Además, participa un representante de los trabajadores, aunque sólo con derecho a voz.

Tradicionalmente, las propuestas de La Moneda para llenar el directorio del canal contemplan nombres tanto de la Alianza como de la Concertación de manera equitativa, lo que asegura su aprobación en el Senado.

Así, por ejemplo, hoy integran dicha instancia el ex diputado UDI Cristián Leay, el profesor de filosofía de la Universidad de Chile y Católica Juan de Dios Vial, el abogado de DD.HH. José Zalaquett, el ingeniero y hermano del ex presidente Eduardo Frei Ruiz Tagle, Francisco, y la ex directora de la Corporación Villa Grimaldi Marcia Scantlebury. Además del presidente del directorio, el economista Leonidas Montes.

Por el contrario, el directorio de La Nación está integrado por siete miembros. Cuatro de ellos nombrados por el Presidente y los otros tres por la empresa Colliguay, que posee el 30% de las acciones de la empresa. Los actuales representantes del Estado son -además del presidente Daniel Platovsky (RN)- Cristina Bitar, ex generalísima de Joaquín Lavín; Gonzalo Müller (UDI), asesor de la vocera de gobierno Ena von Baer, y el asesor de Sebastián Piñera Hernán Larraín Matte.

La iniciativa, dicen fuentes de gobierno, cobró fuerza tras el impasse con la UDI la semana pasada. De hecho, fue uno de los puntos conversados de manera informal entre Piñera y Platovsky durante el fin de semana pasado en Cerro Castillo, donde se analizó la fallida designación de Macari.

En el Gobierno comentan, además, que la tarea inmediata del actual directorio es impulsar un nuevo perfil del periódico, «más ciudadano».

«Durante el último tiempo, y especialmente en períodos de campaña, el diario fue utilizado, tomando un rol de trinchera partisano. Hoy, los propios lectores son los jueces: el periódico no persigue a la oposición. Hay un evidente cambio, el diario busca informar», indicó Hinzpeter.

Precisamente, en paralelo a la definición del nuevo director -tarea para la cual ya hay un par de nombres y podría estar zanjada en un par de semanas-, Platovsky también ha comenzado a trabajar en un nuevo diseño periodístico para el diario. Con ese fin reclutará asesores externos, que -previa aprobación del directorio- ayudarán a diseñar una propuesta en la línea de dar al periódico un énfasis nuevo, «con las informaciones políticas en las páginas interiores», como comentan en Palacio.