La paz garantiza la libertad de prensa

EFE / Islandia lidera la clasificación mundial sobre el estado de la libertad de prensa en el mundo que ha hecho pública hoy Reporteros sin Fronteras (RSF), un índice de 173 Estados que cierran Turkmenistán, Corea del Norte y Eritrea, y que sitúa a la cabeza a los miembros de la Unión Europea. España, donde se mantiene la amenaza de ETA a la prensa, ocupa la posición número 36, compartiendo lugar con Suráfrica, Bosnia Herzegovina, Cabo Verde, Estados Unidos y Taiwán, y cae tres puestos respecto al ránking del año pasado.“No es la prosperidad económica sino la paz lo que garantiza la libertad de prensa”, señala RSF, que subraya también que el comportamiento de la comunidad internacional hacia regímenes autoritarios como Cuba y China no es lo suficientemente eficaz, como demuestra el que ocupen los puestos 169 y 167, respectivamente.

El secretario general de la organización por la libertad de prensa, Jean-François Julliard, ha destacado el importante avance de países caribeños como Costa Rica, Jamaica o Trinidad y Tobago, y se ha referido a China y Cuba como las mayores cárceles de periodistas del mundo.

Los ocho primeros países del ránking son europeos: Islandia, Luxemburgo, Noruega, Estonia, Finlandia, Irlanda, Bélgica y Letonia, fenómeno que se repite hasta el puesto 27 si se exceptúa a Canadá y Nueva Zelanda. Además, todos los miembros de la UE están entre los sesenta primeros países de la clasificación. Estados Unidos ocupa el puesto 36 del índice, empatado con España, Suráfrica, Bosnia Herzegovina, Cabo Verde y Taiwán.

A pesar de la discreta posición de la primera potencia económica mundial, la liberación tras seis años en la cárcel de Guantánamo del cámara de la cadena Al Yazira Sami Al-Haj contribuye a que EE UU gane ocho posiciones, hecho que queda empañado por las “numerosas detenciones de periodistas” durante las pasadas convenciones demócrata y republicana, según RSF.

Países del Caribe como Jamaica (puesto 21), Costa Rica (22) o Trinidad y Tobago (27) han superado a otros como Italia (44), donde la amenaza de la mafia incide de manera significativa en la libertad de prensa, o España (36), donde se mantiene la amenaza de ETA a la prensa. A esta ascensión caribeña y de algunos Estados africanos se adhieren también países como Hungría (23) o Surinam (26), que se sitúan por delante de países como Australia (28), Japón (29), Francia (35) o Israel (46).

Los países inmersos en conflictos de gran violencia ocupan malas posiciones en el índice, como Irak (158), Pakistán (152), Afganistán (156) o Somalia (153), Estados que RSF califica como “zonas negras” para la prensa.

“La omnipresencia del retrato del jefe del Estado en las calles y en las portadas de los periódicos” en países como el “Túnez de Zine el-Abidine Ben Ali (143), la Libia de Muamar el Gadafi (160), la Bielorrusia de Alexander Lukashenko (154)” debería “convencer a los escépticos de la ausencia de libertad de prensa”, dice RSF.

La organización señala como otros importantes peligros para el ejercicio de este derecho la corrupción y las rencillas políticas, los tabúes o la tendencia de algunos Estados a considerar a todo usuario de Internet como un peligro potencial, tal como ocurre en China, Cuba y Egipto.