MENU

La sátira como un derecho. A dos años de los atentados a “Charlie Hebdo”

10 enero 2017 • Columnas de opinión

charlieFucatel, 07 de enero de 2017

A dos años del ataque yihadista contra la revista satírica “Charlie Hebdo” y contra un supermercado judío dos días después en París nos lleva a reflexionar sobre la sátira y el humor como ejercicio de la libertad de expresión. En efecto, es una práctica común el aprovechar el humor para evidenciar las debilidades, inconsistencias o errores que se evidencian en una sociedad.

La sátira es una forma inteligente de evidenciar las falencias de algo o alguien, sin embargo no pocas veces el aludido considera que se ha  sobrepasado los límites del humor, llegándose a la ofensa o denostación de la persona.

Es así como la sátira como todo género a través del cual se ejerce la libertar de expresión tiene límites. Tim Parks en “Los Límites De La Sátira” explica que “la sátira alude a circunstancias contemporáneas y reconocibles de una manera sesgada y cómica para llamar la atención de su absurdo. Es una parodia o burla pero con un motivo noble: el deseo de avergonzar a una persona o grupo de personas que se están comportando de manera incorrecta o ignorantemente. La razón de ser de la sátira es que a largo plazo traiga cambios a través de la ridiculización; o si un cambio fuera demasiado pedir, podríamos decir que busca dar una nueva y fresca perspectiva sobre los absurdos y maldades entre las que vivimos, tanto como para querer cambiar…Pero, crucial para la sátira es que atraiga al “sentido común” y a códigos morales compartidos” (www.nybooks.com/blogs/nyrblog/2015/jan/16/charlie-hebdo-limits-satire).

En estas circunstancias la tensión entre el humor y la molestia del aludido habrá de ser resuelta en tribunales. Al respecto, ya el 1986 el tribunal europeo de derechos humanos, en el caso Lingens se refirió al tema, considerando que “la libertad de expresión comprende no sólo las expresiones  consideradas como inofensivas o indiferentes, o que se acojan favorablemente, sino también aquellas que puedan inquietar al Estado o a una parte de la población, pues así resulta del pluralismo, la tolerancia y el espíritu de apertura, sin los cuales no existe una sociedad democrática”. El caso trata de las medidas que se tomaron contra un periodista -de condena, secuestro de un artículo y exigencia de publicar en su revista el fallo de una sentencia- por no respetar el honor de un personaje político.

Más directo aún, el tribunal Constitucional Español (STC20/1990) resolvió que “la libertad de expresión ampara, la crítica, incluso “la crítica molesta, acerba o hiriente”, que es lo propio de la sátira.

Asimismo, en Estados Unidos el asunto ha sido objeto de tratamiento jurisprudencial. Es el caso  también protege el derecho a parodiar figuras públicas, incluso cuando esas parodias son “ultrajantes” y causan graves efectos emocionales en quienes son objeto de las mismas. (Caso Hustler Magazine, Inc. vs. Falwell:485U.S.46(1988).

 

 

Si quiere profundizar sobre este tema recomendamos los siguientes enlaces:

http://acento.com.do/2015/opinion/8214931-charlie-hebdo-y-la-satira-la-libertad-de-expresion-y-la-ofensa/

http://www.unav.es/fcom/communication-society/es/articulo.php?art_id=374

 

 

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

« »