La Tercera cambió

la terceraLa Tercera de hoy, en una nota editorial, explica los cambios de su diagramación, diseño y organización de contenidos. La idea sería darle un mejor despliegue a los artículos, reordenar las secciones e imprimirle una mayor flexibilidad y amplitud al menú informativo, con el propósito general, según la editorial, de hacer un «mejor periodismo».

Lea a continuación la nota aparecida en La Tercera, anunciando el cambio:

Las razones de nuestro cambio

A partir de los valores y principios que sustenta, La Tercera aspira a reflejar e interpretar los intereses e ideales de la sociedad chilena.

Los lectores de La Tercera se han encontrado hoy con un diario que tiene un nuevo diseño, con otra fisonomía y también una secuencia distinta en el orden y presentación de sus contenidos, que responde a la voluntad de elevar una vez más nuestros estándares periodísticos. Todos estos cambios no son meramente formales: traducen el ánimo de estar al día con un país, el nuestro, que también ha cambiado de manera intensa en los últimos años.

Hemos ajustado el diseño de las páginas para facilitar la lectura y permitir un mejor despliegue de los artículos y notas en ellas. Hemos reordenado algunas secciones, porque queremos darle mayor flexibilidad y amplitud al menú informativo que presentamos a nuestros lectores. También hemos creado un nuevo suplemento dominical de Negocios y una sección diaria de Santiago, donde se dará cuenta de la cada vez más compleja y diversa textura de la ciudad, en la cual convergen mundos cada día más singulares y autónomos. Esto no significa, por supuesto, olvidarnos de que Chile no se limita ni se resume en su capital: la cobertura de regiones seguirá siendo un aspecto imprescindible de nuestra oferta informativa.

Entendemos que una de las contribuciones fundamentales que debemos hacer al país es realizar una constante fiscalización desde una perspectiva independiente y crítica, y por eso creemos que los medios no pueden estar ajenos a ella. Por esa razón, y más allá del test de las lectorías y de los mercados, se incorpora desde hoy la figura de un Representante del Lector, que acogerá las inquietudes de los lectores y les dará oportuna respuesta, desde una posición de autonomía y actuando como contraparte del área editorial del diario.

A partir de los valores y principios que sustentan su proyecto editorial, La Tercera aspira a reflejar e interpretar con respeto y apertura los intereses e ideales de la sociedad nacional, buscando con un periodismo de calidad contribuir al progreso de Chile.

El fuerte nexo del diario con la sociedad chilena es el rasgo que mejor describe su historia. En sus inicios, hace ya seis décadas, este matutino fue un vigoroso canal de expresión de los intereses de los sectores medios del país y ha sido un proyecto periodístico con un sostenido desarrollo y expansión de sus públicos y audiencias. En los últimos 10 años, ha diversificado sus temáticas y ampliado con éxito su cobertura en los temas más relevantes e interesantes de la agenda pública.

La Tercera es un diario que ha crecido mano a mano con Chile. También es un diario que se reconoce a sí mismo en las grandes transformaciones que nuestro país ha experimentado en las últimas décadas en el plano económico, político y cultural. El Chile de hoy es muy distinto al que vio nacer estas páginas y al de los años finales del siglo XX. Todo indica que va camino de convertirse en una sociedad cada vez más diversa, más compleja y más resuelta a dar el salto al desarrollo y la modernidad.

Queremos hacer mejor periodismo. Queremos reflejar mejor lo que sucede en el ámbito público y también las tensiones, oportunidades y estímulos que cruzan la vida de los chilenos. Queremos, sobre todo, encarnar las mejores virtudes de este oficio e interpretar a una sociedad que aspira al desarrollo y que valora cada vez más los espacios pluralistas y el espíritu crítico. Esas son las coordenadas en las que se enmarca el diario que presentamos hoy y las razones que nos llevaron a introducir los cambios que ahora ponemos a disposición de nuestro público.