La Vanguardia / Jean-François Leroy: “Los fotógrafos de guerra no ven nada romántico en la violencia del mundo”

 

Joel Albarrán Bugié / La Vanguardia / Barcelona

Jean-François Leroy (París, 1952)Un total de 30 exposiciones gratuitas distribuidas por distintos puntos de la ciudad francesa convocarán a miles de personas desde mañana y hasta el 14 de setiembre y más de 3.500 profesionales -desde leyendas vivientes de la fotografía a jóvenes promesas- participarán hasta el 7 de septiembre en las conferencias, pases y debates del apartado profesional del festival.

-¿Cómo empezó Visa pour l’Image?
-Hace veinte años decidí empezar este festival porqué pensé que no había nada parecido en el mundo y creía que los profesionales necesitaban un lugar donde encontrarse. Hace 20 años vinieron 123 profesionales y este año esperamos a más de 3.500, así que… ¡lo conseguimos!

-Pero no se trata de un encuentro sólo profesional. Los mejores fotoperiodistas exponen aquí sus fotografías de todo el año y lo hacen gratuitamente. ¿Cómo se consigue eso?
-Con espónsors realmente generosos y porque hace veinte años lo planteamos así.

-¿Al público le interesa este tipo de fotografías?
-A la gente le interesa el fotoperiodismo porque quiere ver el mundo real. Cada vez más publicaciones piensan que a la gente no le interesan las noticias, que sólo le interesan las noticias de la prensa rosa. Visa pour l’Image es la prueba de que no es cierto. A la gente realmente le interesa comprender el mundo real.

-Muchas de estas fotografías muestran conflictos…
-¡No sólo eso, no sólo eso! Aunque sí es cierto que mostramos todos los conflictos. En Visa pour l’Image se habla de Darfur, de Irak, de Chechenia, de Georgia… Son temas de los que no se ha estado hablando a causa de los Juego Olímpicos. Aquí creemos que los Juegos Olímpicos no son la única noticia. Nosostros lo mostramos todo: Irak, Afganistán, Darfur… Enseñamos todos los lugares donde sucedieron cosas este año. Esta es nuestra misión.

-¿Cree que los medios dan cada vez noticias más espectaculares o sobre famosos?
-Sí, es así y no me gusta. En Perpiñán no mostramos estas fotos.

-¿Porqué?
-Para mi el periodismo tiene un significado. Georgia, Darfur, Chechenia o Irak son auténtico periodismo. No creo que Britney Spears o David Beckam tengan nada que ver con el periodismo. Lo siento, pero esta es mi forma de ver el periodismo.

-¿Fotografiar lo que usted llama “mundo real” es cada vez más difícil?
-Sí, cada vez más y más. Los fotoperiodistas no reciben encargos de las publicaciones y así es muy y muy difícil hacer auténtico fotoperiodismo.

-Se dice que los medios están en crisis. ¿Qué opina?
-No es cierto. El problema es que hace 20 años quienes mandaban en las publicaciones eran periodistas y ahora quienes mandan son banqueros ¡Y quieren hacer dinero! Es algo que no tiene nada que ver con el fotoperiodismo o el periodismo en general. Es un problema a nivel internacional. En Perpiñán se puede ver que muchos fotoperiodistas siguen cubriendo las noticias incluso aunque los medios no se las publiquen. Tenemos cada vez más buenas fotos, pero los medios las publican cada vez menos, aunque parezca una paradoja.

-¿La irrupción de la fotografía digital ha facilitado el trabajo del fotoperiodista?
-Viajar a Georgia, Chechenia o Sudán no es nada fácil. El trabajo del buen periodista no se hace más fácil por tener una cámara digital.

-Gracias a las cámaras digitales ahora hay muchas más personas haciendo fotografías. ¿Esto ha sido bueno para el fotoperiodismo?
-Definitivamente no me importa cómo se toma una foto. Si es buena, es buena.

-¿Qué buscan cuando eligen la foto ganadora del premio Visa d’Or?
-Buscamos una foto con un significado real y profundo, que es algo mucho más interesante que una foto bonita.

-¿Hay algún secreto para tomar una foto así?
-Si alguien me dice que quiere ser fotoperiodista, lo único que le puedo responder es buena suerte.

-¿Ningún otro consejo?
-No puedo dar consejos. Convertirse en fotoperiodista es tan difícil incluso para las personas con talento… El trabajo en este campo es tan difícil que nunca daré ningún consejo. A quien me pide consejo sólo puedo decirle “vale, podrías ser un buen fotógrafo si tienes compromiso”. Los fotógrafos necesitan estar muy comprometidos para convertirse en auténticos fotoperiodistas.

-¿Visa pour l’Image ejerce este compromiso?
-Tratamos de enseñar auténtico fotoperiodismo. Auténtico fotoperiodismo. Y el auténtico fotoperiodismo muestra el mundo real.

-¿La mayoría de europeos que vivimos en París, Barcelona o Perpiñán no conocen este “mundo real”?
-No, creo que no. En la televisión o el quiosco sólo hay fútbol, Juegos Olímpicos y todo este tipo de cosas.

-Algunas imágenes de conflictos son muy fuertes y explícitas. ¿Debería haber algún tipo de limitación con este tipo de imágenes?
-No hay nada que limitar. cuando Rusia decidió atacar a Georgia en Osetia del Sur fueron muy violentos. ¿Por qué debería limitarme de tomar este tipo de imágenes? No soy violento, no me gusta la violencia, odio la violencia. Pero, tristemente, forma parte de este mundo. Si la gente es violenta, si las historias son violentas…

-Aunque sea peligroso, existe un mito romántico acerca del trabajo de los fotoperiodistas.
-No creo que Stanley Greene, Paolo Pellegrin, Laurent Van der Stock o cualquiera de los fotógrafos que exponen en Visa encuentren nada romántico en la violencia del mundo, son periodistas y nada más.