Los rostros televisivos del 8.8

ramírezLarry Moe / LUN / L a uniformidad imperante en la cobertura televisiva post 8.8 ha sido casi tan angustiante como el terremoto mismo. La creatividad ha estado impresionantemente ausente. Prácticamente hemos asistido a una cadena nacional. Una de las pocas excepciones: el golpe de Amaro Gómez-Pablos con el comandante en jefe de la Armada reconociendo titubeos frente a la alerta de tsunami. Claro que dentro de ese homogéneo cuadro, han destacado ciertos rostros. Vamos viendo.

Canal 13 . Aldo Rómulo Schiappacasse y Paulo Ramírez. El periodista deportivo ha sorprendido a quienes lo tenían sólo por capacitado para hablar de córners y fueras de juego, mientras Ramírez ha demostrado lo lejos que puede llegar un crítico de TV del otro lado de la pantalla.

TVN . José Antonio Neme, el hijo de Antonio, ha ganado bastante pantalla desde el funeral de Michael Jackson; Rafael Araneda sigue imparable y Davor Gjuranovic (el Matt Damon de Bellavista) ya es más que una promesa. Mención especial para Santiago Pavlovic, quien, viejo zorro, fue el único periodista que no se tragó la falsa alarma de tsunami ayer.

Mega . Vivi Kreutzberger. La heredera natural del imperio solidario de Don Francisco cayó parada en Mega. Tiene el tono preciso para el contexto y la emotividad contenida necesaria sin caer en la sensiblería. Nada que decir.

Chilevisión . Carmen Gloria Arroyo (“La jueza”). De todas las damas que ha lanzado ese canal a coconducir la transmisión, es la más cercana a los dramas de la gente y, por lo tanto, la más creíble.