Medios de (In) Comunicación y Democracia

leporatiCristián Leporati / Director Escuela de Publicidad UDP / Son cada vez más numerosas las voces de analistas políticos y de “mediólogos” que advierten, con algo de fatalidad, que la democracia y sus arreglos institucionales están siendo distorsionados o devorados por la mediatización nuestra de cada día. Así se entienden expresiones tan sugerentes como “mediocracia”, “tiranía de la comunicación”, “video poder”, “ekklesía mediática”, “democracia teledirigida”… Constatación o amenaza, parece evidente que los medios de comunicación ( masivos o interactivos ) están influyendo, de manera creciente, en los (des) andares de las instituciones y el desempeño del régimen político. La democracia nuestra ha sido cercada por los medios. No en vano, como bien señala Castells, el marketing político – electoral pretende tomar por asalto el corazón de las democracias en esta sociedad de la información.

Como sea, mal haríamos si nos quedásemos con esa percepción “mediófoba” que fácilmente puede conducirnos a la parálisis y el lamento. Quizás resulte más útil seguir insistiendo en la utopía, que permanece intacta: construir medios / espacios de comunicación democráticos y democratizantes que impulsen el diálogo plural y la deliberación informada en el espacio público. Ciudadanía comunicativa se llama el desafío.

En este contexto, los medios deben asumir formatos adecuados para el debate, superando la tendencia del posicionamiento de un “slogan” a través de formatos cortos como el debate presidencial en TV y esta semana la radio. Se deben abrir espacios en los que sea posible conocer, contextualizar y entender las propuestas. Y para ello, los medios de comunicación deben asumir como paradigma de la democracia el de la construcción de una ciudadanía integral que es política, civil y social, y no estancarse en el criterio de la ciudadanía civil, que reduce el proceso electoral al ejercicio del voto solamente.