Niños que ven más de tres horas de TV al día son más propensos a problemas conducta

Compartimos esta noticia aparecida en Cooperativa con los resultados de un estudio sobre los posibles efectos de la excesiva exposición de niños a la televisión. Como país, vivimos la preocupante realidad que nuestros niños ven casi 4 horas de TV al día, y a pesar de esto, existe poca oferta para ellos en la TV abierta,  siendo la única programación infantil los dibujos animados transmitidos en las mañanas, algunos con alto contenido de violencia (CNTV).

Esto es indignante considerando que los niños ven principalmente TV en la tarde, y que existe gran cantidad de programación educativa y de calidad -tanto en canales de cable como de otros países-,la cual, tal como muestran diversos estudios,  puede llegar a constituirse como  un  aporte en el proceso de aprendizaje y de socialización de los niños. A pesar de esto, los canales chilenos decidieron que el público infantil no es negocio y no invierten en ellos, incluso con el antecedente de éxito del programa 31 Minutos (el cual se financia con fondos del CNTV).

En el escenario actual,  los niños y adolescentes en casi todos los horarios no tienen más opciones  para ver que  programas de farándula, teleseries y realitys.

Es irresponsable continuar aceptando esta situación, la cual sólo puede revertirse si como ciudadanía exigimos medios pluralistas y diversos, que innoven, se arriesguen, y programen en correspondencia de la responsabilidad social  que les nace del uso del espectro radioeléctrico que es un bien público y pertenece a todos los chilenos.  

Niños que ven más de tres horas de TV al día son más propensos a problemas conducta

– Infantes incluso pueden desarrollar comportamientos antisociales.

– La exposición a la pantalla se asocia con la agresividad y la intimidación.

Los niños de cinco años que ven más de tres horas de televisión al día pueden ser más propensos a presentar «problemas de conducta» e incluso desarrollar comportamientos antisociales, según un artículo que publica la revista Archives of Disease in Childhood, que advierte, sin embargo, que el riesgo es pequeño.

Los autores encabezados por Alison Parkes, de la Unidad de Ciencias de Salud Pública en la Universidad de Glasgow, Escocia (Reino Unido) señalan que un tiempo prolongado ante la televisión puede conllevar también problemas emocionales en los niños.

«Ver televisión, videos o DVDs durante 3 horas o más al día se asoció con un pequeño aumento en los problemas de conducta entre las edades de 5 y 7 años», indicó el estudio.

Los resultados están en línea con otras investigaciones que han asociado la exposición a la TV con «la conducta agresiva y la intimidación», aunque este estudio incluyó otros factores como la familia, que también puede influir.

Los expertos advierten que la exposición de un niño a un contenido violento le pueden llevar a imitar la conducta vista y también hacerlo más «insensible» a la propia violencia.

También indican que los contenidos violentos pueden hacer creer al niño que el mundo es un «sitio terrorífico» y le pueda acarrear un trauma que le provoque depresión o ansiedad.

La mayoría de los estudios previos de este tipo se ha centrado en la televisión y se ha realizado Estados Unidos, por eso el equipo quería explorar el impacto psicológico y social del tiempo que los infantes de cinco a siete años pasan frente a la pantalla chica y jugando con juegos electrónicos.

Para su trabajo tomaron una muestra representativa de poco más de 11.000 niños que participaron en el «Estudio de Cohorte del Milenio», que ha seguido el curso de salud y desarrollo a largo plazo de los infantes nacidos en el Reino Unido entre 2010 y 2012.

Ver desde sitio Cooperativa