Propuestas tecnológicas de los candidatos

Francisco ÁlvarezINTERNET 1 / Emol / Desde Santiago “iluminado” hasta prevenir adicción web proponen los presidenciables / En un seminario realizado esta mañana, representantes de los cuatro aspirantes a La Moneda presentaron sus planteamientos en materia de Tecnologías de la Información. Los candidatos se mostraron partidarios de convertir a Santiago en una gran zona Wi-Fi.

En el marco de un seminario realizado esta mañana, representantes de los cuatro candidatos presidenciales plantearon las propuestas tecnológicas de los aspirantes a La Moneda, que comprendieron desde la ya conocida idea de un computador por estudiante hasta la posibilidad de tener todo Santiago “iluminado” con Internet inalámbrica.

Fue precisamente esta última idea la que planteó Manuel Riesco, representante de Jorge Arrate -en el encuentro de la Asociación Chilena de Empresas de Tecnologías de la Información (ACTI)- para quien esto podría llevarse a cabo subsidiando a lo habitantes de la capital para que compartan cierta porción de sus conexiones inalámbricas a cambio de que el Estado les subsidie el aumento al doble de la velocidad.

Cecilia Casanova, representante de Marco Enríquez-Ominami, también se mostró partidaria de tener más ciudades “iluminadas” en Chile –aparte de Salamanca- y destacó que en materia tecnológica esta candidatura tendrá dos ejes centrales: desarrollo sustentable y desarrollo humano de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC).

En este contexto, planteó que se fortalecerá la institucionalidad para el desarrollo digital, especialmente entre cambios de gobiernos, así como se buscará terminar con la exclusión digital y se plantearán mecanismos para prevenir la adicción a las tecnologías de información,

Casanova planteó además que en un eventual gobierno de Enríquez-Ominami la “votación digital” sería una realidad, así como también aseguró que es necesario el desarrollo de habilidades y competencias desde niños, lograr más investigadores jóvenes en las empresas y un número mayor de financiamiento total o parcial a tesis universitarias.

Piñera y Frei, los más propositivos

Tras estas dos ponencias, fue el turno de los representantes de Sebastián Piñera y Eduardo Frei, quienes presentaron un mayor número de propuestas concretas. El primero en exponer fue Alfredo Barriga, integrante del grupo asesor del abanderado de la Alianza.

Barriga afirmó que la meta en términos de las TIC es que el 2018 Chile llegue a la “sociedad del conocimiento”, es decir, generando puestos de trabajo de conocimiento, logrando acceso universal a fuentes gratuitas de conocimiento y cultura y que las personas trabajen en lo que tienen más habilidades y en lo que más le gusta.

En términos concretos estableció que durante una eventual presidencia de Piñera se dará acceso a Internet banda ancha a todos los colegios de Chile y a todos los hogares, lo cual se realizaría a través de un subsidio escalonado para alcanzar la meta de cuatro millones de casas.

Otra de las propuestas en términos educacionales fue la ya conocida de “un computador por alumno”, para lo cual se entregará un Tablet PC con conexión a Internet vía 3G o Wi-Fi.

Otro de sus objetivos será volver “más digital” aspectos como la red social, educación, salud, gobierno, trabajo y seguridad, para lo cual planteó varias ideas. Entre las más atractivas destacan la digitalización de textos escolares, el pizarrón electrónico en todas las aulas.

También propuso la digitalización de archivos judiciales, conservadores y notarías, el 100% de los trámites del Estado y las municipalidades disponibles a través de Internet, ficha médica electrónica básica unificada, entrega gratuita de un aparato que mide peso, presión y nivel de azúcar, una ley que regule el teletrabajo y la generación de una red social de seguridad para gestionar un “barrio seguro”, como el caso de Inglaterra y su “Safe Neighbourhood”.

Finalmente fue el turno de Alejandro Barros, el representante del candidato de la Concertación, quien estableció siete ejes fundamentales.

Primero, la generación de una institucionalidad de desarrollo digital, que busca romper la “dualidad” de la Subtel, que es un ente fiscalizador y promotor, para lo cual proponen que hay que crear una superintendencia y una subsecretaría de las TIC.

Educación será otro de sus ejes. En este punto Barros plantea que hay que mejorar la infraestructura, y a diferencia de lo propuesto por Piñera, cree que sólo es necesario entregar netbooks a alumnos de séptimo básico y tercero medio, ya que para los más pequeños se potenciarán los laboratorios móviles.

En términos de conectividad plantean que el desafío es llegar a los quintiles más pobres, lo cual se debería hacer con nuevos actores. Como cuarto punto establecen la necesidad de consolidar a Chile como la principal plaza occidental para establecer operaciones de servicio globales y promover la instalación de centros de desarrollo e innovación, así como los de I+D.

En cuanto a los servicios electrónicos del Estado, Frei plantea que tanto los notarios como el conservador deben volverse digitales, al igual que los trámites municipales. Respecto de la inclusión digital, proponen una red articulada de accesos públicos gratuitos a Internet y un “Servicio País” para erradicar la pobreza digital.

Finalmente, crear leyes de protección de datos personales y de delitos informáticos y desarrollar el marco jurídico para la TV digital.