¿Quién es dueño de la concesión de Chilevisión?

Chilevisión. vanOBSERVATORIO / En medio de la preocupación parlamentaria ante el conflicto de intereses de Piñera por seguir siendo dueño de un canal de televisión, el diputado, DC, Jorge Burgos, aclaró, ante la prensa, que lo que comprarán los eventuales interesados en esa estación de TV, es el usufructo de la señal televisiva y no la señal misma, que pertenece a la Universidad de Chile. La abogada Lorena Donoso, asesora de nuestro Observatorio y experta en Telecomunicaciones, reafirma los dichos del parlamentario y puntualiza que “venciendo el plazo de 25 años de usufructo, la Universidad vuelve a tener la propiedad de la señal”.

– Desde el punto de vista jurídico, ¿cuáles son los principales vacíos que presenta la relación contractual entre la Universidad de Chile y Chilevisión?

La situación contractual – explica Lorena Donoso- entre la Universidad de Chile y Chilevisión presenta distintas dificultades desde el ámbito jurídico. Los contratos, a que hemos tenido acceso, dejan en evidencia que entre las partes se celebró una sociedad cuyo objeto era desarrollar el negocio televisivo. La Universidad aportó a la sociedad el usufructo, por 25 años, de las concesiones de radiodifusión televisiva de que era titular. En este contexto se solicitó autorización al Consejo Nacional de Televisión, CNTV, para esta operación. Debemos entender que, tratándose de autorizaciones administrativas, y por la naturaleza de la concesión de servicios de radiodifusión televisiva, la autorización que entrega el CNTV tiene directa relación con la negociación que se produjo a la hora de aprobarla. Siendo así, no se aplicaría la cláusula contractual posterior que establece la renovación automática del derecho de usufructo constituido, menos aún considerando que la sociedad originaria, en cuyo marco fue aprobada, ya no existe.

– ¿Cuál es la diferencia técnica entre ser propietario de una concesión y tener el usufructo de la misma?

La diferencia sustancial es que el usufructo entrega el uso y goce de la concesión y, por tanto, del espectro radioeléctrico asignado con ocasión de la misma. La nuda propiedad de la concesión siempre ha sido conservada por la Universidad. De ahí que la Universidad deba responder frente a sanciones que le imponga el Consejo Nacional de Televisión, aunque el usufructo lo tenga Chilevisión. Siendo así, al momento de vencer el contrato a través del cual se entregó el usufructo a Chilevisión, la Universidad recuperaría el uso y goce de la concesión. Es importante hacer presente que la Universidad de Chile nunca ha dejado de ser propietaria de la concesión, y al habérsele atribuido por ley no podría desprenderse de esta propiedad.

– ¿Qué posibilidades concretas tiene, desde el punto de vista legal, la Universidad de Chile, de recuperar su concesión en el 2018, cuando expire el usufructo por 25 años de Chilevisión?

La Universidad de Chile nunca ha perdido la concesión, al vencimiento del usufructo pactado recuperará el uso y goce de la concesión, lo que significa que podrá transmitir programas a través de las capacidades espectrales asignadas. Ahora bien, desde el Observatorio estimamos que estas capacidades debieran ser atribuidas al porcentaje de espectro radioeléctrico previsto en el proyecto de ley para la televisión cultural, con el propósito de impedir que, en el futuro,  vuelva a suceder lo que ha pasado en este caso, es decir, que una señal universitaria se convierta en comercial con fines de lucro.